El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

domingo, 5 de febrero de 2023

Princesa tailandesa en coma tras la inoculación

 

Princesa tailandesa en coma tras la inoculación



Un microbiólogo de alto nivel denuncia que Tailandia podría anular el contrato con Pfizer tras sospechar que la princesa resultó dañada por la vacuna

No sólo es probable que el gobierno de Tailandia anule su multimillonario contrato con Pfizer-BioNTech, sino que la familia real del país está ocultando supuestamente el hecho de que la princesa Bajrakitiyabha, de 44 años, se encuentra en coma tras recibir una tercera inyección de COVID.

El renombrado microbiólogo tailandés-alemán Dr. Sucharit Bhakdi acaba de hacer dos afirmaciones explosivas que, de ser ciertas, equivaldrían a revelaciones que podrían causar importantes problemas a la clase dirigente médica y política mundial.

En una reciente entrevista con el banquero suizo Pascal Najadi, Bhakdi alegó que no sólo es probable que el gobierno de Tailandia anule su multimillonario contrato con Pfizer-BioNTech, sino que la familia real del país está ocultando el hecho de que la princesa Bajrakitiyabha, de 44 años, se encuentra en coma tras sufrir un infarto después de recibir una tercera dosis de la inyección de COVID a finales de 2022.

"Cuando decidimos volver a Tailandia de vacaciones... en enero de este año... los activistas tailandeses dijeron: 'Si venís a Tailandia, os pondremos en contacto con autoridades y asesores de las más altas autoridades de Tailandia'. Y esto es lo que ocurrió", dijo Bhakdi.

"Así que tuve la oportunidad, la primera en tres años, de hablar con los principales asesores de un gobierno. Fue muy, muy impresionante. Les expuse que toda esta agenda de COVID-19 es falsa y por qué lo es", afirmó además. "Pude exponerles las pruebas de que las vacunas COVID se basaban en un fraude... Estuve allí con muy poca gente, pero lo sabían todo".

Bhakdi, de 76 años, ha disfrutado de una larga y distinguida carrera en el campo de la medicina durante más de cinco décadas, habiendo enseñado en varias universidades prominentes de Europa y escrito cientos de artículos sobre inmunología, bacteriología, virología y más.

En 2020 publicó un libro titulado Corona, ¿falsa alarma? que supuestamente vendió más de 200.000 ejemplares en sus primeras seis semanas. En los últimos tres años, ha sido una de las principales voces que se han pronunciado en contra de la narrativa dominante sobre el COVID impulsada por personas como el Dr. Anthony Fauci. Durante una entrevista en 2020 con Laura Ingraham, de Fox News, Bhakdi afirmó que el distanciamiento social y el enmascaramiento "no están respaldados por la ciencia" para prevenir la propagación del coronavirus.

En su entrevista con Najadi, Bhakdi dijo que también hizo una pequeña presentación sobre los peligros de la inyección de Pfizer a asesores del gobierno tailandés. Cuando terminó, " se levantaron de un salto en la sala" y le dijeron "nos encargaremos de que Tailandia sea el primer país del mundo que va a declarar nulo este contrato".

Bhakdi argumentó que tal proceder significaría que Pfizer-BioNTech "va a tener que devolver esos miles de millones a Tailandia, con los que Tailandia compensará a las personas que han perdido su vida".

Tailandia ha confiado en diversas empresas farmacéuticas para vacunar a su población en los últimos años. La propia empresa del rey Maha Vajiralongkorn -Siam Bioscience- contrató a AstraZeneca para producir una vacuna en 2021. Según los informes, la empresa ha multiplicado por 50 sus beneficios desde entonces. También se han utilizado la inyección china Sinovac y la de Moderna. Hasta la fecha, Pfizer ha suministrado más de 30 millones de dosis al país. No se sabe a ciencia cierta si Tailandia seguiría utilizando las vacunas que no son de Pfizer o cancelaría todos sus contratos COVID existentes si, como dice el profesor Bhakdi, anulara su acuerdo con Pfizer.

En cuanto a la princesa Bajrakitiyabha, Bhakdi observó que "nunca ha estado gravemente enferma", pero que "sufrió un colapso y ahora está en coma". Y el diagnóstico dado por las autoridades y la universidad es ridículo. Se supone que tiene una infección bacteriana".

Bajrakitiyabha es uno de los tres hijos del Rey, aunque éste aún no ha nombrado sucesor. Licenciada por la Universidad estadounidense de Cornell, ha sido embajadora de su país en Eslovenia, Eslovaquia y Austria. El 14 de diciembre fue hospitalizada tras sufrir un problema cardíaco mientras paseaba a sus perros para preparar una competición canina. Los rumores de que su enfermedad se debía a la vacuna COVID se extendieron instantáneamente por Internet, aunque no consta que se haya hecho público su estado de vacunación. Un comunicado publicado por el palacio en enero reveló que se estaba utilizando equipo médico para asistir a su corazón, pulmones y riñones.

Bhakdi dijo al presentador Najadi que un profesor de la Universidad de Bangkok ha podido ponerse en contacto con la familia real y que está "enviando información... para alertarles del hecho de que, con toda probabilidad, la princesa está sufriendo como víctima de este pinchazo, como están sufriendo tantas personas en todo el mundo".

"Es cardíaco", afirmó. "Su corazón falló... y como su corazón falló, su cerebro no recibió oxígeno, y ahora sigue en el departamento de cuidados intensivos, más de seis semanas. Así que es muy, muy grave".


Psicosis aguda después de la va cunación —Dr McCullough

 

Psicosis aguda después de la va cunación —Dr McCullough




Psicosis aguda después de la va cunación —Dr McCullough




Psicosis aguda después de la vacunación COVID – Se deben investigar los suicidios posteriores al 10 de diciembre de 2020

Pacientes no vacunados han mencionado tímidamente que la vacunación con COVID-19 en algunos de sus amigos y familiares les está volviendo "locos" a algunos de ellos. Siempre he considerado que la ideología de la vacunación impulsada por el miedo prevalece sobre el sentido común de algunos fanáticos, pero la creciente literatura sobre síntomas neuropsiquiátricos es alarmante. En la actualidad hay unos 10 artículos que describen cefaleas, fiebre y una serie de síntomas neuropsiquiátricos agudos tras la vacunación con ARNm o mediante adenovirus COVID-19. La fuerte parcialidad de los editores y las editoriales ha hecho que innumerables trabajos no hayan aparecido en los principales medios de comunicación médicos, por lo que hay que buscar mucho para encontrar información sobre la seguridad de las vacunas. Borovina et al. de Croacia describieron tres casos de cefalea aguda seguida de psicosis.

Todos nuestros pacientes se quejaron de dolor de cabeza en los cinco días después de la vacunación, también parestesias y una de ellos experimentó un síncope. En dos casos (vacuna ARNm y vector), los síntomas neurológicos y psicóticos comenzaron simultáneamente, y en un caso (vacuna ARNm), los síntomas neurológicos precedieron a los síntomas psicóticos.

En todos los casos, el examen neurológico y la resonancia magnética/TC  del cerebro no revelaron anomalías. Dolor de cabeza, mareos- Estos incluyen mareos, mialgia y parestesia se encuentran entre los síntomas neurológicos más comunes comunicados como efectos de la vacunación (Goss et al. 2021)

Los tres pacientes tuvieron que ser hospitalizados, donde se les realizaron numerosas pruebas diagnósticas y tratamientos médicos. En uno de los casos, hubo un intento de suicidio con una puñalada en el abdomen, que requirió cirugía abdominal de urgencia. Como médico, me inquietan las pruebas médicas que detectan la proteína espiga del SARS-CoV-2 codificada por el gen del SARS-CoV-2 del Instituto de Virología de Wuhan en el cerebro humano tras la vacunación. Me pregunto cuántos cambios sutiles pasan clínicamente desapercibidos. Aunque el número de afectados sea pequeño, la gran cantidad de casos notificados convierte cualquier complicación "rara" en un problema común en la práctica clínica.


En resumen, no debemos restar importancia ni tratar de normalizar los síntomas neuropsiquiátricos tras la vacunación con COVID-19. Todos los casos deben tomarse en serio. Los suicidios posteriores al 10 de diciembre de 2020 deben ser investigados y la marca, dosis y fecha de vacunación deben ser registradas por el personal médico y anotadas por los familiares.


Peter A. McCullough, MD, MPH


http://www.verdadypaciencia.com/


sábado, 4 de febrero de 2023

Doble amputación para un ¿inoculado?

 

Doble amputación para un ¿inoculado?

 

Doble amputación para un ¿inoculado?



A un futbolista aficionado le amputaron ambas piernas días antes de cumplir 21 años después de enfermarse con síntomas de gripe.

Levi Dewey, ahora de 21 años, sufrió una falla orgánica múltiple después de contraer una forma de gripe y posteriormente sufrió sepsis severa; en un momento fue descrito como la persona más enferma del Reino Unido.

La familia quedó desolada al enterarse de que Levi solo tenía un 30 por ciento de posibilidades de sobrevivir. El futbolista de Willington era deportista y vivía un estilo de vida activo, jugaba fútbol para el Willington F.C. y es fanático de toda la vida del equipo de Derby County.

Leer más:

https://www.independentespanol.com/noticias/mundo/reino-unido/sepsis-flu-sintomas-enfermedad-jugador-futbol-b2274644.html



jueves, 2 de febrero de 2023

Un oncólogo arrepentido da la voz de alarma

 

Un oncólogo arrepentido da la voz de alarma



Vacunas y tumores


El profesor británico Angus Dalgleish, lumbrera en el campo de la oncología y otrora ferviente partidario del desarrollo de las vacunas Covid,  ha cambiado de opinión sobre su eficacia. Ante la evidencia de los efectos secundarios y con gran honestidad intelectual, denuncia el resurgimiento de tumores y pide que se suspendan todos los programas de vacunas.


Un artículo del notable oncólogo Angus Dalgleish sobre los efectos de las vacunas contra la Covid, denuncia la reaparición de tumores y pide que se suspendan todos los programas de vacunación. Se suma así a la creciente presión en el Reino Unido para que se debatan e investiguen los numerosos casos de efectos adversos causados por las vacunas Covid. La persistente censura del tema por parte de los principales medios de comunicación británicos dio lugar a la masiva protesta organizada por Truth be Told London el 21 de enero ante la sede de la BBC para exigir transparencia al gobierno británico. He aquí un resumen de la investigación del eminente doctor.

El profesor Angus Dalgleish, catedrático de Oncología de la Facultad de Medicina del Hospital St. Georges de Londres, es conocido sobre todo por sus destacadas contribuciones a la investigación sobre el VIH/sida. Es miembro de la Academia de Ciencias Médicas, del Royal College of Physicians, del Royal College of Pathologists y del Royal Australasian College of Physicians. También fue director de investigación de la empresa biotecnológica Onyvax, dedicada al estudio de vacunas contra el cáncer.

Recientemente, el científico británico dio la voz de alarma preocupado por los efectos secundarios de las vacunas Covid, a partir de su trabajo como oncólogo. En efecto, el profesor ha constatado un aumento del fenómeno de las recidivas tumorales en los pacientes sometidos a vacunación. En concreto, informó de la reaparición del cáncer en un porcentaje de sus pacientes con melanoma (un tumor maligno de la piel) que habían permanecido estables durante largos periodos, de cinco a dieciocho años, para luego rebrotar. Dalgliesh también dijo que otros oncólogos se habían puesto en contacto con él para informarle de que estaban observando fenómenos similares.

Dalgliesh había comprobado qué otras afecciones podrían estar relacionadas con estos despertares de tumores, y en conclusión descubrió que todos estos pacientes tenían un único factor en común que podría desencadenar el fenómeno: las dosis de la vacuna Covid, sobre todo después de la tercera dosis. Además, señaló que algunos de estos pacientes habían sufrido una recidiva explosiva, con metástasis simultáneas en varias localizaciones. Durante un periodo de tres meses, Dalgliesh pudo identificar a ocho personas que desarrollaron neoplasias de células B tras el refuerzo, y dos de ellas declararon que se habían sentido muy mal inmediatamente después del refuerzo, tras no haber tenido ningún problema después de las dos primeras vacunas. Describieron síntomas de fatiga extrema, diagnosticados como Long Covid antes de ser investigados y descubrirse que padecían leucemia de células B en dos casos, linfoma no Hodgkin en cinco y mieloma muy agresivo en el otro.

La hipótesis científica de Angus Dalgleish es que el refuerzo puede haber provocado un gran exceso de anticuerpos a expensas de la respuesta de las células T; en la práctica, la parte inflamatoria humoral de la respuesta inmunitaria pide al sistema inmunitario una respuesta excesiva, sobre todo contra una variante del virus que ya no existe en la comunidad. Este esfuerzo conduce al agotamiento inmunitario, lo que hace que estos pacientes experimenten una recuperación de los tumores silenciosos.

Además, Dalgliesh, que -como ya se ha mencionado- trabajó durante años en el desarrollo de vacunas, al principio de la pandemia era un partidario convencido de encontrar una solución vacunal al Covid. Pero ante la evidencia de los efectos secundarios y con gran honestidad intelectual, se ha visto obligado a cambiar de opinión. En efecto, además del recrudecimiento de los tumores, ha observado y estudiado otras manifestaciones de efectos secundarios graves. En particular, destacó los problemas en los vacunados de plaquetas y factores de coagulación, miocarditis y pericarditis, problemas neurológicos, como la mielitis transversa, ambos reconocidos ahora como efectos secundarios de la vacuna también por la MHRA, la agencia británica del medicamento.

Aunque se ha tardado algún tiempo en publicar estos resultados, ya se han entregado y difundido ampliamente al Gobierno británico y a diversas juntas médicas. "A finales de 2021, se estaba haciendo evidente que estas vacunas estaban lejos de ser seguras y efectivas y que la enfermedad no era tan problemática como a principios de 2020", escribió el científico. "A medida que los hechos cambian, o surgen nuevos hechos, la posición de todos los que tienen autoridad para dirigir los mandatos debería cambiar, pero desgraciadamente no ha sido así", añadió. Pero, junto a la amargura y la rabia por lo ocurrido, lo que ahora debe prevalecer es la determinación de sacar a la luz la verdad y no repetir los errores cometidos.