El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

lunes, 3 de marzo de 2014

Para no ser menos, también el rey Felipe de Bélgica sancionó la perversa ley de eutanasia infantil



CitizenGO entregaba el pasado jueves en el Palacio Real de Bruselas las 210.000 peticiones ciudadanas dirigidas al monarca para que no firmara.

(HO / ArgentinosAlerta.org) El Rey Felipe de Bélgica sancionó este lunes 3 de marzo la ley de eutanasia infantil que autoriza sin limite de edad poner fin a la vida de un menor en determinados casos, pese a las protestas de parte de la ciudadanía, contraria a la ley.
El pasado viernes la plataforma de participación ciudadana CitizenGo presentó en el Palacio Real de Bruselas una solicitud dirigida al rey Felipe y firmada por 210.000 personas, que suplicaba al monarca de los belgas que no sancionara la extensión de la ley de la eutanasia para los menores.
El Parlamento belga aprobó a mediados de febrero una extensión de la ley sobre la eutanasia, para que los niños y adolescentes puedan optar a ella en supuestos muy restringidos, cuando padezcan un "sufrimiento físico insoportable y su muerte a corto plazo sea inevitable".
Como en la mayoría de monarquías constitucionales modernas, el rey es el Jefe de Estado y su sanción real es necesaria para que una ley entre en vigor. El Rey Alberto, padre del actual monarca, firmó en 2002 la ley de la eutanasia.
Su antecesor, el Rey Balduino, fue en cambio un ejemplo de fidelidad a su conciencia y a la de defensa de derecho a la vida: en 1990, el Parlamento aprobó una ley propuesta por Roger Lallemand y Lucienne Herman-Michielsens que ampliaba los supuestos legales del aborto. Sin embargo, el 29 de marzo de ese año Balduino rehusó sancionarla en base a sus profundas convicciones cristianas, un acto sin precedentes en la historia belga.
Tras varios intentos de convencer al rey para que sancionara la ley, se adoptó una solución de compromiso: el 4 de abril el rey Balduino abdicaba y el gobierno de Wilfried Martens, basándose en el artículo 82 de la Constitución belga, tomó la Regencia. Así, el Consejo de Ministros firmaba y sancionaba la ley y ésta entró en vigor. Al día siguiente el Parlamento belga se reunió y, por 245 votos a favor y 93 abstenciones, se declaró que Balduino volvía a ser de nuevo Rey de los belgas.

El pasado viernes la plataforma de participación ciudadana CitizenGo presentó en el Palacio Real de Bruselas una solicitud dirigida al rey Felipe y firmada por 210.000 personas: 



Etiquetas: 

Comentarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada