El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

lunes, 24 de julio de 2017

Austria vuelve a decir ‘no’ al homomonio tras el ‘sí’ de Alemania


Mapa matrimonio homosexual en Europa/Actuall-AMB
El Gobierno austriaco de los verdes ha querido imitar a su vecino alemán y fijar una fecha para aprobar el matrimonio homosexual, pero la jugada no le ha salido bien y el matrimonio hombre-mujer sale reforzado.
 
El matrimonio homosexual sigue siendo objeto de discrepancias en Europa, aunque en la parte más occidental del continente la mayoría de los países lo han legalizado en el último decenio.
Esa diferencia se ha plasmado en la última semana en dos países que hacen frontera entre sí: Alemania y Austria. Tras la libertad de voto de la canciller Angela Merkel a sus diputados y la aprobación del matrimonio homosexual, el Gobierno austriaco quiso copiar a sus vecinos y propuso delimitar una fecha para votar un proyecto de ley al respecto.


El SPÖ -los verdes- tenían prisa por cerrar la fecha de la votación y apremiaron a sus socios de Gobierno, el partido conservador ÖVP para que les apoyase. Pero estos no estaban por la labor.
La intención de los verdes era aprobar el matrimonio homosexual antes de las elecciones de octubre, lo que ya no será posible
Al final se intentó acordar un día en el calendario o se zanjar el tema como en 2015 -cuando Austria votó ‘no’ al matrimonio homosexual- y la respuestas ha sido negativa.
El partido conservador, socio de gobierno de los verdes para evitar que el partido de extrema derecha FPÖ llegase al poder, no apoyo la moción y ha abierto una pequeña crisis. En especial teniendo en cuenta que la intención de los verdes era aprobar el matrimonio homosexual antes de las elecciones de octubre, lo que ya no será posible.

Europa dividida

Este contraste entre Alemania y Austria es un fiel reflejo de la división de Europa frente al matrimonio igualitario. De un lado, como se aprecia en el mapa, en la parte más occidental reina una unanimidad casi completa, con 14 países favorables.
España, Holanda, Bélgica, Alemania, Francia, Reino Unido, Irlanda, Luxemburgo, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia, Islandia y Portugal.
Sin embargo hay más países que se oponen a estas uniones, aunque su peso dentro del continente es mucho menor. Hablamos de 36 países:
Austria, Bulgaria, República Checa, Chipre, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, Rumanía, Albania, Andorra, Armenia, Bielorrusia, Bosnia-Herzegovina, Chipre, Ciudad del Vaticano, Georgia, Liechtenstein, Macedonia, Moldavia, Mónaco, Montenegro, Rusia, San Marino, Serbia, Suiza, Turquía, Kazajistán y Ucrania.
También te puede interesar:

Linchamiento mediático al psicoanalista italiano que defiende ser criado por un padre y una madre y no por dos padres

Una de las frases que más ha encendido a los detractores de Ricci es la siguiente: "La función del padre y de la madre es esencial y constitutiva del recorrido del crecimiento", algo con lo que hasta hace unas décadas prácticamente todo el mundo estaba de acuerdo.
 
Se llama Giancarlo Ricci, es psicoanalista y está recibiendo las críticas del lobby gay. El motivo no es otro que los estudios en los que sostiene que hay diferencias notables para los menores que son educados por un padre y una madre que por dos ‘padres’ o dos ‘madres’.
Una de las frases que más ha encendido a los detractores de Ricci es la siguiente: “La función del padre y de la madre es esencial y constitutiva del recorrido del crecimiento”, algo con lo que hasta hace unas décadas prácticamente todo el mundo estaba de acuerdo.

A continuación, reproducimos el artículo publicado en Religión en Libertad sobre el asunto:
Un psicoanalista italiano, Giancarlo Ricci, se halla en el punto de mira del lobby gay por sostener que no es lo mismo ser criado por un padre y una madre que por dos “padres” o dos “madres”.
Un compañero de profesión, Stefano Parenti, ha salido en su defensa en La Nuova Bussola Quotidiana, citando casos y estudios que documentan “la vida complicada de los hijos de parejas gay”:
La función del padre y de la madre es esencial y constitutiva del recorrido del crecimiento“. Ésta es la frase “incriminada” que ha levantado una polvareda alrededor del psicoanalista Giancarlo Ricci, actualmente en espera de ser juzgado por una comisión deontológica en el colegio de psicólogos de Lombardía. Como amigo y compañero de profesión no puedo dejar de ofrecerle todo mi apoyo.
Poniéndome en la piel del estudioso y profesional me pregunto: ¿qué puede decirnos la psicología sobre la afirmación de Ricci? En otras palabras, la ciencia psicológica, que sabemos que es mucho menos “pura” que otras muchas ciencias “duras” como la física y la biología, ¿corrobora o refuta la afirmación que está bajo acusación?
Giancarlo Ricci, amenazado en su vida profesional por emitir un criterio profesional sobre algo que parecía evidente para cualquiera… hasta que la evidencia empezó a ser una opinión arriesgada.

Hace ya bastante tiempo que mi interés se centra en los hijos sin padre, es decir, en esos niños y adolescentes que crecen en un núcleo familiar formado sólo por la madre, o por la madre y su nuevo compañero, o por la madre y un padre que está ausente física y/o psicológicamente.
Las investigaciones que se han ocupado de los fatherless [sin padre], como he podido documentar en un librito que lleva el homónimo título de Fatherless. L’assenza del padre nella società contemporanea [Sin padre. La ausencia de padre en la sociedad contemporánea], han revelado una desventaja para los “sin padre” respecto a los hijos que crecen con una pareja de progenitores intacta y partícipe.

Ya lo dijo Freud

Ya sea que se investiguen los componentes cognitivos, el rendimiento escolar, los aspectos relacionales, la autoestima o, más en general, la salud mental, los “fatherless” corren un riesgo mayor de desarrollar dificultades.
Muchos fundadores de escuelas psicológicas concuerdan con este punto. Sigmund Freud, por ejemplo, escribió: “No sabría indicar una necesidad infantil tan intensa como la necesidad que tienen los niños de ser protegidos por su padre“. Esto en lo que respecta a la paternidad.
El niño con un apego inseguro sufre más ansia, desarrolla más fácilmente una escasa autoestima en la adolescencia y tiene más posibilidades de dar inicio a una psicopatología en edad adulta
La mayor parte de los estudios de psicología infantil se centran, sin embargo, en la función materna. Uno de los marcos conceptuales más importantes, la famosa “teoría del apego”, sostiene que un determinado tipo de madre, por ejemplo, una madre centrada exclusivamente en sí misma (como las madres adolescentes o las madres deprimidas), o una madre emotivamente ambigua respecto a su hijo, genera una tipología de vínculo de apego del niño a sí mismo que se define como “inseguro”.
El niño con un apego inseguro sufre más ansia, desarrolla más fácilmente una escasa autoestima en la adolescencia y tiene, a largo plazo, más posibilidades de dar inicio a una psicopatología en edad adulta.
Esto nos dice que si una madre está ausente, el hijo se verá afectado por ello. Hay, además, otro tipo de apego que es llamado desorganizado y que tiende a desarrollarse en presencia de lutos o violencias o por la incapacidad de gestionar acontecimientos significativos, como la pérdida de una figura de apego.
Estos datos nos proporcionan una medida de la esencialidad de la función materna y paterna, y de su ser constitutivos en el recorrido de crecimiento de los hijos. A estos datos parecen oponerse las investigaciones sobre homoparentalidad, es decir, sobre las “parejas” de personas del mismo sexo que conviven y que adoptan un hijo.

Investigaciones sobre la homoparentalidad 

Cuando escribí Fatherless decidí no ocuparme de este tema, porque los estudios que había examinado estaban viciados por graves errores metodológicos, sobre los que caía la sombra del fanatismo ideológico, como confirmó posteriormente Roberto Marchesini (“Genitori omosessuali: e i figli?”, en Studi Cattolici).
No obstante, había que desarrollar una profundización específica porque en los últimos tiempos las investigaciones sobre la homoparentalidad se han convertido en el estandarte de concepciones políticas e ideológicas. Elena Canzi, psicóloga y colaboradora del Centro di Ateneo Studi e Ricerche sulla Famiglia de la Universidad Católica de Milán, se ha ocupado de cubrir este vacío y ha publicado un pequeño volumen titulado: Omogenitorialità, filiazione e dintorni. Un’analisi critica delle ricerche (Vita e Pensiero, Milano 2017).
Le estoy muy agradecido a la Dra. Canzi por este texto tan importante, escrito de la mejor manera posible porque se atiene única y exclusivamente a la investigación científica. En su libro no hay divulgación, no hay argumentaciones filosóficas, teológicas o contextuales, sino simplemente un análisis frío y lúcido de la bibliografía. Tal vez lo que le ha faltado al debate científico es precisamente esta actitud seria y rigurosa, como se ha visto por lo acaecido en torno al Giornale Italiano di Psicologia, cuyo número dedicado a la homoparentalidad ha levantado no pocas polémicas.
El texto de la Dra. Canzi se divide en tres secciones. En la primera leemos una voluminosa presentación escrita por Eugenia Scabini Vittorio Cigoli, dos nombres que en el mundo de la psicología no tienen necesidad de presentaciones.
Eugenia Scabini.

La profesora Scabini ha sido durante veinte años Decana de la Facultad de Psicología de la Universidad Católica de Milán, pero, sobre todo, ha sido directora, durante un periodo aún más largo que el anterior, del Centro de Estudios e Investigación sobre la Familia.
Vittorio Cigoli, víctima de una campaña del lobby gay por disentir de las tesis oficiales basadas en estudios sesgados por el interés ideológico y político.

Vittorio Cigoli, además de ser uno de los más importantes terapeutas en el ámbito de la familia y profesor universitario, ha sido director de la Alta Scuola Agostino Gemelli de la Universidad Católica.
Juntos, estos dos grandes profesores no sólo han llevado adelante las investigaciones sobre la familia tanto en el ámbito de la investigación como en el terapéutico, sino que han elaborado un modelo teórico de los vínculos familiares y un paradigma capaz de interactuar con los ámbitos de la prevención y la intervención.
Basta decir que su definición de “familia”, resultado de estudios antropológicos, sociológicos y psicológicos, aparece hoy en múltiples tests de especialistas, tanto italianos como extranjeros. La definición dice: “La familia es una organización que mantiene y une las diferencias fundamentales del ser humano: la diferencia de estirpe, la diferencia de generación y la diferencia sexual“. Basta este último pasaje para intuir que allí donde no haya diferencia sexual, difícilmente habrá familia.
En la presentación del libro, Scabini y Cigoli son bastante explícitos: hablan de “problemas metodológicos” refiriéndose a las investigaciones (p. VII); llevan la mirada a los “problemas estructuralmente inherentes a la situación de homoparentalidad (uno solo es el padre o la madre y el otro es el denominado ‘progenitor social’), con los inevitables desequilibrios que comporta dicha doble presencia del mismo progenitor, junto a la ‘desigualdad procreadora'” (p. VIII); y sentencian que “del corpus de las investigaciones resulta evidente lo forzado de la tesis de la ‘no diferencia’” entre hijos de parejas homosexuales e hijos de parejas heterosexuales (p. IX).
Denuncian una utilización política de la investigación empírica, que “tiene que ser reconocida y apreciada por lo que es capaz de ofrecer y que no debe cargarse con tareas ajenas a ella, como justificar una nueva concepción antropológica de la filiación” (p. XVI).
El libro de la doctora Canzi, un modelo de rigor en la investigación científica.

El análisis de las investigaciones llevado a cabo por Elena Canzi se desarrolla en tres capítulos y se abre con los estudios realizados en parejas homosexuales con hijos.
El primer nudo que afronta la autora atañe a las preferencias, es decir, a las relaciones preferenciales entre el progenitor de nacimiento y el hijo “y, en consecuencia, los conflictos, la competitividad, los celos, como también las fantasías específicas entre el progenitor de nacimiento y el denominado ‘progenitor social’, es decir, la pareja/cónyuge del progenitor de nacimiento que no tiene vínculos genéticos con el hijo” (p. 5).
El “desequilibrio relacional hacia la madre de nacimiento” que los hijos demuestran respecto a la “madre social” se ha verificado tanto en las formas lingüísticas utilizadas por los niños de “madres lesbianas en pareja”, que “dicen tener dificultades a causa de la ausencia de un lenguaje adecuado que describa su situación”, como por algunas conmovedoras entrevistas estructuradas, como la de una joven que llama a su madre de nacimiento “momma best” (p. 6).

Casos no representativos de la población

Otros temas importantes son los del dinero, según los cuales “los hijos nacidos a través de donación de semen dicen que les incomoda el papel que ha tenido el dinero en su concepción” (p. 8), y el de la relación con las familias de origen y la red de amistades: “El único elemento crítico puesto en evidencia por la bibliografía sobre este tema”. A pesar de que la contribución de la investigación, aquí como en todo el ámbito de la homoparentalidad, es parcial y sigue siendo insuficiente, “los pocos datos disponibles indican que las parejas homosexuales con hijos están menos apoyadas por las familias de origen y más expuestas al aislamiento y a la negación por parte de los familiares” (p. 10).
En el segundo capítulo el texto llega al núcleo de la cuestión, describiendo las investigaciones realizadas sobre los hijos de parejas homosexuales. “En la mayor parte de los casos los tipos utilizados no son representativos de la población” (p. 13). De hecho, muchos estudios utilizan cuestionarios self-report para la recogida de datos, es decir, preguntas sobre el estado de los hijos realizados por la propia pareja de progenitores homosexuales.
Es fácil intuir los riesgos a los que se exponen dichos instrumentos: “En el caso de los progenitores homosexuales, sobre todo los que planifican el nacimiento de un hijo, es lícito suponer que, al haber invertido muchísimo en esta causa y teniendo una notable presión para que demuestren su adecuación, tenderán a demostrar y enfatizar principalmente los aspectos positivos de su experiencia familiar” (p. 14). “Todo esto nos indica que debemos ser cautos cuando generalizamos los resultados” (p. 13). Veamos algunos.
“Hay una mayor posibilidad de actitudes y comportamientos homosexuales (vividos o incluso solamente imaginados) en los hijos criados con progenitores homosexuales”
En lo que concierne el comportamiento de género, “los hijos de progenitores homosexuales, en su recorrido de construcción de la identidad sexual y de género, pueden encontrarse en dificultades porque si son heterosexuales tendrán que gestionar una situación que está en contraste con el modelo de sus progenitores; y si son homosexuales decepcionan sus expectativas.
Por otra parte, también en relación al ambiente social sienten que tienen que exhibir estándares de comportamiento de excelencia para confirmar la ‘normalidad’ de su familia; esto suele provocar en ellos un sentimiento de inadecuación” (p. 17). En lo que respecta a la orientación sexual, la autora resume así las investigaciones: “A pesar de la disparidad en los datos de la investigación expuestos y la dificultad en comentarlos, vista la heterogeneidad de los tipos implicados, parece que puede haber una tendencia común; es decir, una mayor posibilidad de actitudes y comportamientos homosexuales (vividos o incluso solamente imaginados) en los hijos criados con progenitores homosexuales” (p. 19).
Otro aspecto significativo es el bienestar psicológico, que suele aparecer a menudo en el barullo mediático que rodea la homoparentalidad. Comenta Canzi al respecto: “Ante todo se evidencia un cuadro ciertamente complejo y no unívoco, por lo que resulta difícil sostener que no existe ninguna diferencia entre los hijos de progenitores homosexuales y los hijos de progenitores heterosexuales”. Y añade: “También es verdad que, a día de hoy, las investigaciones no son capaces de dar respuestas claras y definitivas sobre el estado de salud global de estos muchachos” (p. 27).
Otros datos interesantes son los que atañen a la relación de los hijos con los progenitores: “Parece ser particularmente problemático el caso de hijos varones de mujeres lesbianas que parecen tener dificultades en dar valor al propio género, probablemente porque sus madres viven la contradicción de rechazo del varón (como lesbianas pertenecientes a la comunidad lesbiana) y de tener que cuidar de uno (como madres de hijos varones)” (p. 35).
Las cosas no son mejores cuando se investigan sus relaciones con sus coetáneos: “En resumen podemos decir que la situación de incomodidad de estos muchachos en relación con sus coetáneos, sobre todo durante la adolescencia, es evidente. […] Los datos puestos a disposición por la investigación […] muestran que, también dentro de contextos en los que desde hace muchos años se han introducido leyes favorables a las uniones homosexuales, los hijos de progenitores homosexuales tiene que afrontar, a pesar de todo, problemas concretos, por lo que su inadaptación es más compleja, profunda, dolorosa y está atravesada por sentimientos de culpa y de vergüenza” (p. 34).
“La exclusividad sexual no es la norma sobre todo entre las parejas de hombres gays, en las que los porcentajes de relaciones múltiples se confirman alrededor del 50-60%”
Tercer problema: el interés del menor, convertido en algo secundario
El tercer capítulo se centra en la adopción y, en particular, en los criterios de valoración de la idoneidad de las parejas aspirantes. “Los agentes sociales están llamados, de hecho, atutelar el interés del menor adoptable y a valorar las competencias como progenitores de las parejas y su capacidad, aunque sea como previsión (y esto es lo que hace que la tarea sea ardua), de responder a las exigencias de los menores que, a menudo, han sufrido separaciones traumáticas y/o vivido en contextos de crecimiento no adecuados” (p. 45).

Las parejas de personas con tendencias homosexuales presentan diferencias significativas en el ámbito de la exclusividad sexual: “No todas las parejas del mismo sexo son monógamas -declara Canzi, citando a la investigadora Abbie Goldberg-. De hecho, los datos que tenemos a nuestra disposición afirman que la exclusividad sexual no es la norma, sobre todo entre las parejas de hombres gays, en las que los porcentajes de relaciones múltiples se confirman alrededor del 50-60%” (p. 45).

Situaciones de riesgo

Números verdaderamente importantes. También la estabilidad de la pareja homosexual es distinta a la de la pareja heterosexual: “Algunos estudios han documentado que los índices de disolución de las relaciones de parejas homosexuales con hijos son mayores respecto a las de las heterosexuales casadas con hijos” (p. 46).
Otro elemento muy delicado de afrontar en el recorrido de valoración de la idoneidad es la salud mental y física, que “sabemos que influye de manera muy importante en el bienestar de los hijos” (p. 46). “Algunas investigaciones han evidenciado que en la población homosexual, respecto a la población general, hay una mayor incidencia de algunas patologías psicológicas, como trastornos del humor y de ansiedad, y la presencia de pensamientos y/o actos suicidas […] y de comportamientos de riesgo como consumo de alcohol y tabaco” (p 46).
Un aspecto ulterior es la carencia de apoyo social por parte de las familias de origen: los progenitores adoptivos homosexuales “declaran que reciben menos apoyo por parte de sus familias de origen” (p. 46). En conclusión: “La adopción por parte de parejas homosexuales se configura, por lo tanto, como un cuadro muy complejo, en el que los niños y los adolescentes tienen que enfrentarse a diversas situaciones de riesgo, a las que se suman también tareas de desarrollo “añadidas” que no tienen ni sus coetáneos no adoptados, ni sus coetáneos adoptados por parejas heterosexuales”.
La última parte del libro incluye valiosas fichas de las principales investigaciones estudiadas. Así, el lector puede verificar personalmente las argumentaciones de la autora. En conjunto, el texto parece sugerir que crecer con dos madres o con dos padres no es precisamente lo mismo que tener una familia tradicional.
Más allá de lo que diga la prensa dominante. Tal vez no se ha demostrado aún que “la función del padre y de la madre es esencial y constitutiva del recorrido de crecimiento”, como ha sostenido Giancarlo Ricci. De dos premisas negativas no se llega a ninguna conclusión afirmativa, sostiene la quinta regla del silogismo retomada también por la Dra. Canzi en el texto. Comprender que Mario no es un pez no significa demostrar que es un hombre. Sin embargo, es verdad que se trata de un paso importante.
Traducción de Helena Faccia Serrano.
(https://www.actuall.com/familia/linchamiento-al-psicoanalista-italiano-que-defiende-ser-criado-por-un-padre-y-una-madre-y-no-por-dos-padres/)

Cierran dos abortorios en EEUU tras la muerte en ellos de tres mujeres


Chevon Williams, Regina Johnson y Tamiia Russell son tres mujeres que murieron al someterse a un aborto en estas entidades.
 
Dos nuevas instalaciones en las que murieron mujeres al someterse a abortos han cerrado en los Estados Unidos tras haber funcionado por más de 30 años.
El primer centro abortivo se trata de Woman Care of Southfield PC, ubicado en Lathrup Village, estado de Michigan, mientras que el otro es el Texas Ambulatory Surgical Center, en Houston, Texas.

Woman Care of Southfield PC, según informó una asociación provida a través de Life News, es culpable de la muerte de tres mujeres que se sometieron abortos: Chevon Williams, Regina Johnson y Tamiia Russell. Además, una mujer conocida como Jessica resultó herida durante su aborto de 23 semanas.
Woman Care reprobó en cuatro inspecciones sanitarias en el año 2014, lo que provocó un cierre de emergencia. Sin embargo, se reabrió dos años más tarde.
No obstante, en artículos para LifeNews y Pro-Life Action League, la activista provida Monica Miller detalló cómo los restos de las víctimas de aborto fueron encontrados en el basurero de la instalación.
Por su parte, la instalación Texas Ambulatory Surgical Center, propiedad del médico abortista Douglas Karpen, cuenta ahora con un letrero en el exterior del edificio que dice “se alquila”.
El negocio de abortos debería estar cerrado a finales de mes porque el médico está supuestamente “pasando a otras actividades”.
Fuentes del sitio provida Operación Rescate, relataron que un guardia de seguridad dijo que Karpen planeaba retirarse pronto. Además, confirmaron que el negocio de abortos debería estar cerrado a finales de mes porque el médico está supuestamente “pasando a otras actividades”.
Karpen es actualmente el sujeto de querellas penales hechas al Departamento de Justicia y la Procuraduría General de Texas por la comisión de investigación para la vida de los infantes del Congreso de Estados Unidos.
A la fecha, el médico ha sido acusado por sus ex empleados de la muerte de pacientes y de asesinar a bebés nacidos vivos durante abortos tardíos, torciendo cabezas o cortando cuellos.
Operación Rescate publicó un informe de investigación en mayo de 2013 sobre las acusaciones de homicidio de Karpen que incluían fotos de cuerpos de bebés abortados tomadas por uno de los trabajadores de la clínica.
“Karpen puede retirarse, aunque eso no lo absuelve de responsabilidad de ningún delito que pueda haber cometido. Las agencias policiales de Texas necesitan ir a su clínica tan pronto como sea posible y aprovechar las pruebas antes de que se mueva y se deshaga de ellas”, dijo el presidente de la Operación Rescate, Troy Newman”.
Esta noticia se publicó originalmente en AciPrensa.

Charlie Gard, el niño sentenciado a muerte por un Estado inhumano

Chris Gard anuncia que ya es tarde para el tratamiento experimental para su hijo Charlie.
Charlie será desconectado de su soporte vital y no podrá celebrar su primer cumpleaños el 4 de agosto. "Duerme tranquilo, nuestro pequeño muchacho hermoso. Charlie Matthew William Gard. Nuestro héroe", han sido las palabras de despedida de sus padres.
 
Este mediodía, los padres de Charlie Gard, el pequeño de 11 meses aquejado de una extraña enfermedad mitocondrial han decidido dejarlo morir en paz. Así se lo han comunicado al Juez en la misma sala del tribunal que hoy decidía si dejaba marchar a Charlie a Estados Unidos a recibir un tratamiento experimental.
Ha sido un momento extremadamente emotivo, lleno de tensión y dolor, de lágrimas. Lágrimas que eran incluso visibles en los ojos del juez.
Chris Gard y Connie Yates han librado una dura batalla legal de cinco meses contra el Hospital Great Ormond Street de Londres, cuyos médicos sostuvieron desde un principio que no había cura posible para su hijo.
Lo que hoy muchos se preguntan es qué habría pasado si el Hospital hubiese dejado marchar a Charlie hace cinco meses, cuando aún podría haber tenido una posibilidad, por mínima que fuera.
“Pero el ambiente se ha enfriado de golpe cuando se ha filtrado lo que que ocurría en el interior de la sala”
Los últimos escáneres realizados a Charlie muestran que padece daños irreversibles en el cerebro y sufre atrofia muscular severa. El doctor Hirano, el neurólogo de Nueva York que se había ofrecido a curar a Charlie, ha certificado que ya no existe tratamiento que pueda curarlo. En el tribunal, Grant Armstrong, que representa a los padres de Charlie, ha expresado con claridad la posición de los padres: “Lo mejor para Charlie es no seguir el tratamiento”.
Fuera de la sala, varias decenas de personas del “Ejército de Charlie” y de CitizenGO y HazteOir.org, las plataformas que han recogido más de 550 mil firmas en diferentes países de Europa y de América pidiendo una oportunidad para Charlie, han estado desde primera hora de la mañana congregados, coreando consignas en favor de Charlie, cantando canciones y haciendo tocar el cláxon a los vehículos que pasaban por la sede de los Reales Tribunales de Justicia, en el Strand londinense. Se respiraba optimismo en la decisión del juez.
Pero el ambiente se ha enfriado de golpe cuando se ha filtrado lo que que ocurría en el interior de la sala. La desesperación ha llevado a muchos a comenzar a gritar “¡vergüenza, vergüenza!” contra el hospital, contra el juez, incluso contra las decenas de medios de comunicación presentes, a los que han acusado de no defender desde un principio la causa de los padres.
El pasado 11 de abril, un juez británico determinó que Charlie debía ser desconectado del soporte vital. Los padres recurrieron, pero el 8 de junio, el Tribunal Supremo británico daba de nuevo la razón al hospital. El 27 de junio, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos decidió que Charlie debía tener una “muerte digna”.
Conocer que ya no hay esperanza para Charlie Gard fue un jarro de agua fría para los que apoyaban a sus padres.
Conocer que ya no hay esperanza para Charlie Gard fue un jarro de agua fría para los que apoyaban a sus padres.
A principios de julio, sin embargo, la intervención del papa Francisco y del presidente de los EE.UU. Donald Trump en favor del pequeño abrió una nueva vía de esperanza y situó el debate en el derecho de los padres a decidir los mejor para su hijo. La presión internacional hizo que el 7 de julio, el hospital Great Ormond Street cediera y admitiera un nuevo juicio para explorar nuevos tratamientos.
Nada de eso será posible ya. Charlie será desconectado de su soporte vital y no podrá celebrar su primer cumpleaños el 4 de agosto.
Chris Gard y Connie Yates han comparecido ante los medios pasadas las 3 de la tarde. A Chris se le ha quebrado la voz en varias ocasiones. Connie no reaccionaba: “Dejar marchar a nuestro hermoso Charlie es la decisión más dura que tendré que tomar en toda mi vida”.
Devastación, silencio, apenas unos aplausos cuando los papás de Charlie han abandonado el lugar. Solo el eco de unas palabras ante las que cuesta mantener la entereza incluso como espectadores del drama:
“Mamá y papá te quieren mucho Charlie, siempre te han querido y siempre te querrán.  Sentimos tanto no haberte podido salvar… Dulces sueños, bebé. Duerme tranquilo, nuestro pequeño muchacho hermoso. Charlie Matthew William Gard. Nuestro héroe”.
(https://www.actuall.com/criterio/vida/testigo-directo-demasiado-tarde-charlie-gard/)

sábado, 22 de julio de 2017

Por mostrar al mundo en vídeo cómo Planned Parenthood vende trozos de bebé, multa de 137.000 dólares




21 julio 2017

David Daleiden, investigador del Center for Medical Progress (CMP), grabó y difundió en 2015 una serie de vídeos con cámara oculta en los que se puede ver como los directivos y médicos de la patronal abortista Planned Parenthood ponen precios a partes corporales de bebés abortados, hacen chistes y bromas sobre ello y explican la "mejor manera" de desmembrar y vender sus partes después de matarlos. 

Aunque las televisiones intentaron no dan mucha difusión a estos vídeos, en Internet se han hecho virales en todo el mundo, y el apoyo insistente de Hilary Clinton a Planned Parenthood incluso tras los vídeos quizá fue una causa más de su derrota en las urnas. 

"Todo lo que suministramos es fresco".

Multa de 137.000 dólares por desacato
Desde 2015 el lobby abortista se ha volcado en intentar castigar a David Daledein y este lunes 17 de julio el juez federal William Orrick condenó al investigador a una multa de 137.000 dólares. La causa concreta es que Deleiden y el CMP habrían cometido desacato al difundir videos encubiertos de una reunión de la Federación Nacional de Aborto (NAF, por sus siglas en inglés), después de que una orden federal prohibiera su publicación. 

  Probablemente David Daleiden es la persona más odiada por la patronal del aborto en EEUU: sus vídeos de ejecutivos ricos vendiendo partes de bebés mientras almuerzan han repugnado a millones de personas

El juez Orrick considera que David Daledein ha de pagar a la Federación Nacional de Aborto aproximadamente 137.000 dólares por honorarios de abogados, costos de seguridad y tiempo de trabajo que le tomó a su personal buscar los videos de Daleiden. Este último, también se vio obligado a entregar las copias de los videos y cualquier material relacionado a la orden judicial.

La multa se combina con una decisión del juez Orrick de hace una semana, en la que se determinó que también los abogados de Deleiden, Steve Cooley y Brent Ferreira, violaron la orden federal al publicar videos de las convenciones de esta asociación abortista de 2014 y 2015.

Apelarán el falló: quieren acallar al mensajero
Ambos abogados dijeron a Associated Press que planean apelar el fallo. Además, argumentaron que los videos son esenciales para proporcionarle a su cliente una sólida defensa pública después de que el Fiscal General de California, Xavier Beccera, acusara a Daleiden y a Sandra Merritt –también del CMP– de 15 cargos de espionaje.

“Como siempre, la industria del aborto está furiosa de que su comercio con partes de bebés y su voluntad de violar las leyes que protegen a los no nacidos de los horripilantes procedimientos del aborto, están siendo expuestos”, dijo a Life News Alexandra Snyder, la directora ejecutiva de la Fundación para la Defensa Legal de la Vida (lifelegaldefensefoundation.org) que coordina la defensa de Daleiden. “Desde el primer lanzamiento de los videos, hace dos años, han estado llevando a cabo una campaña viciosa para castigar –y silenciar permanentemente– a nuestro cliente”.


  



 




DESCRIPCIÓN Y ANÁLISIS DE LOS ONCE VÍDEOS











(http://www.religionenlibertad.com/por-mostrar-mundo-video-como-planned-parenthood-vende-trozos-58217.htm)

viernes, 14 de julio de 2017

Activista pro-vida destruye en vivo argumentos de periodista pro aborto

3K
3K
3K
3K
REDACCIÓN CENTRAL, 13 Jul. 17 / 03:46 pm (ACI).- La activista africana y Presidenta de Culture of Life Africa, Obianuju Ekeocha, destruyó los argumentos de una periodista de la BBC que alegaba que las mujeres africanas necesitan el aborto y la anticoncepción para salir de la pobreza.
La entrevista se realizó el martes 11 de julio a través de BBC World Newsen un segmento dedicado al “Día Mundial de la Población”, donde Ekeocha representó a la Sociedad para la Protección de los Niños No-nacidos.
Mi salvación de la pobreza fue la educación, no fue la anticoncepción. Y hay tantas otras mujeres que han caminado por el mismo camino que yo, sin tener que recurrir a anticoncepción alguna proporcionada por el gobierno británico o el gobierno de Estados Unidos”, dijo Ekeocha, que además aseveró que la pobreza se combate con el aprovisionamiento de alimento, agua o atención médica básica.
Luego, ante la afirmación de la periodista Babita Sharma, de que el aborto y la anticoncepción son un “derecho humano básico”, la activista provida le recordó que las mujeres africanas no piden ninguna de estas alternativas, debido a que representan una “solución occidental”.
“Si hablamos de aborto, bueno, no creo que ningún país occidental tenga derecho a pagar por abortos en un país africano, especialmente cuando la mayoría de la gente no quiere abortar. Eso entonces se convierte en una forma de colonización ideológica”, indicó la activista.
En respuesta, la periodista de la BBC, dijo que es un “hecho” de “que cientos de millones de mujeres no tienen acceso (a la anticoncepción) y deberían hacerlo”.
“Bueno, estás diciendo ‘deberían’, pero ¿quién eres tú para decidir, si no te importa lo que yo diga? No hay una demanda popular. Yo nací en África, me crié en África y estoy allí varias veces al año. Hable usted con cualquier mujer (africana). Creo que la anticoncepción podría ser como la décima cosa que esta querría”, enfatizó Ekeocha.
Además, la activista africana le replicó que no se estaba escuchando a las personas. “En toda esta charla sobre la anticoncepción, la única cosa de la que nunca he oído hablar es acerca de sus efectos secundarios. Nadie nunca le dice esto a las mujeres africanas cuando vienen a promover la anticoncepción”, denunció.
Finalmente, Ekeocha dijo que hace poco consoló a mujeres africanas que tenían insertados dispositivos intrauterinos, sin haber sido advertidas sobre sus efectos secundarios.
“Estas mujeres estaban llorando. Nadie les contó nunca acerca de los terribles efectos secundarios de los anticonceptivos. Pero alguien de una organización occidental vino, les puso el dispositivo intrauterino, y finalmente les dijo: 'esto es lo que necesita para salir de la pobreza'”, concluyó.
(https://www.aciprensa.com/noticias/activista-destruye-en-vivo-argumentos-de-periodista-pro-aborto-92656/)