El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

viernes, 27 de marzo de 2020

El Coronavirus se habría originado en laboratorios chinos dedicados a la guerra biológica

In this March 17, 2020 photo released by China's Xinhua News Agency, a medical worker looks at CT scans at the Huoshenshan field hospital in Wuhan in central China's Hubei Province. Last month, Wuhan was overwhelmed with thousands of new cases of coronavirus each day. But in a dramatic development that underscores just how much the outbreak has pivoted toward Europe and the United States, Chinese authorities said Thursday, March 19, that the city and its surrounding province had no new cases to report. The virus causes only mild or moderate symptoms, such as fever and cough, for most people, but severe illness is more likely in the elderly and people with existing health problems. (Wang Yuguo/Xinhua via AP)

Coronavirus may have originated in lab linked to China's biowarfare program

In this Friday, March 20, 2020, photo provided by the North Korean government, North Korean leader Kim Jong Un supervises an artillery firing competition between army units in the country's west in North Korea. Independent journalists were not given access to cover the event depicted in this image distributed by the North Korean government. The content of this image is as provided and cannot be independently verified. Korean language watermark on image as provided by source reads: "KCNA" which is the abbreviation for Korean Central News Agency. (Korean Central News Agency/Korea News Service via AP)
Adversaries eye U.S. focus on coronavirus as opportunity to flex muscles
obj.0.content_object.caption
Quiz: Who said these famous quotes in history?

Bladensburg’s notorious reputation remembered on 200th anniversary of famed duel
obj.0.content_object.caption
Quiz: Name the famous inventors of these revolutionary products
COMMENTARY
staff
Charles Hurt
Joe Biden is Barack Obama without the fake Greek columns

staff
Daniel N. Hoffman
Democratic Taiwan rises to virus challenge despite Beijing’s hostility

staff
Scott Walker
Tested by wars, storms and terrorists, America always survives

View all 
QUESTION OF THE DAY
Should members of Congress be allowed to vote remotely?
Question of the Day
  YES
  NO
  NOT SURE

   View results
In this March 17, 2020 photo released by China's Xinhua News Agency, a medical worker looks at CT scans at the Huoshenshan field hospital in Wuhan in central China's Hubei Province. Last month, Wuhan was overwhelmed with thousands of new cases of coronavirus each day. But in a dramatic development that underscores just how much the outbreak has pivoted toward Europe and the United States, Chinese authorities said Thursday, March 19, that the city and its surrounding province had no new cases to report. The virus causes only mild or moderate symptoms, such as fever and cough, for most people, but severe illness is more likely in the elderly and people with existing health problems. (Wang Yuguo/Xinhua via AP)
In this March 17, 2020 photo released by China’s Xinhua News Agency, a medical worker looks at CT scans at the Huoshenshan field hospital in Wuhan in central China’s Hubei Province. Last month, Wuhan was overwhelmed with thousands of new ... more >
 Print
By Bill Gertz - The Washington Times - Sunday, January 26, 2020
Editor’s note (March 25, 2020): Since this story ran, scientists outside of China have had a chance to study the SARS-CoV-2 virus. They concluded it does not show signs of having been manufactured or purposefully manipulated in a lab, though the exact origin remains murky and experts debate whether it may have leaked from a Chinese lab that was studying it.

See HERE and HERE

The deadly animal-borne coronavirus spreading globally may have originated in a laboratory in the city of Wuhan linked to China’s covert biological weapons program, said an Israeli biological warfare analyst.

TOP STORIES
Joe Biden is Barack Obama without the fake Greek columns
Lawmakers racing back to D.C. to vote on $2.2T coronavirus rescue plan after lone Republican objects
Biden claims to be Ivy League professor: 'I've spent a lot of time on campus'

Radio Free Asia last week rebroadcast a Wuhan television report from 2015 showing China’s most advanced virus research laboratory, known the Wuhan Institute of Virology. The laboratory is the only declared site in China capable of working with deadly viruses.

Dany Shoham, a former Israeli military intelligence officer who has studied Chinese biological warfare, said the institute is linked to Beijing’s covert bio-weapons program.

“Certain laboratories in the institute have probably been engaged, in terms of research and development, in Chinese [biological weapons], at least collaterally, yet not as a principal facility of the Chinese BW alignment,” Mr. Shoham told The Washington Times.

Work on biological weapons is conducted as part of dual civilian-military research and is “definitely covert,” he said in an email.

Mr. Shoham holds a doctorate in medical microbiology. From 1970 to 1991, he was a senior analyst with Israeli military intelligence for biological and chemical warfare in the Middle East and worldwide. He held the rank of lieutenant colonel.

China has denied having any offensive biological weapons, but a State Department report last year revealed suspicions of covert biological warfare work.

A Chinese Embassy spokesman did not return an email seeking comment.

Chinese authorities said they do not know the origin of the coronavirus, which has killed at least 80 and infected thousands.

Gao Fu, director of the Chinese Center for Disease Control and Prevention, told state-controlled media that initial signs indicated the virus originated from wild animals sold at a seafood market in Wuhan.
(https://www.washingtontimes.com/news/2020/jan/26/coronavirus-link-to-china-biowarfare-program-possi/?fbclid=IwAR2YyNwct9wnnLaz-r2WmkrD29AVkMYR04biR3QFuFapVoI_hBqJI3_ZAlI)

miércoles, 25 de marzo de 2020

Paso a paso: el informe que explica cómo el régimen chino permitió que el coronavirus se convirtiera en pandemia

 Xi Jinping habla en video con pacientes y trabajadores médicos en el Hospital Huoshenshan en Wuhan, en la provincia central de Hubei. El jefe del régimen le prohibió a los profesionales de la salud de China hablar sobre el nuevo brote viral (AP)

Un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Southampton sugiere que el número de casos de COVID-19 en aquel país pudo haberse reducido un 86 por ciento si se hubieran tomado las primeras medidas. Reporteros Sin Fronteras, por su parte explicó cómo fue el proceso de silenciamiento a quienes advertían sobre el brote de la mortal gripe
25 de marzo de 2020
 Compartir en Facebook
  Compartir en Twitter
El jefe del régimen chino, Xi Jinping, inspeccionando el trabajo de prevención y control del coronavirus en la Comunidad de Anhuali, en Beijing. Su Gobierno impidió la comunicación rápida del brote que tenía lugar en Wuhan. Por el contrario, censuró y castigó a quienes hablaban de un nuevo virus (Reuters)
El jefe del régimen chino, Xi Jinping, inspeccionando el trabajo de prevención y control del coronavirus en la Comunidad de Anhuali, en Beijing. Su Gobierno impidió la comunicación rápida del brote que tenía lugar en Wuhan. Por el contrario, censuró y castigó a quienes hablaban de un nuevo virus (Reuters)
En un informe difundido en las últimas horas, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) muestra cómo, sin el control y la censura impuesta por las autoridades del régimen chino, los medios locales hubieran podido informar a la ciudadanía -la principal víctima- mucho antes sobre la gravedad de epidemia de coronavirus, salvando así miles de vidas y evitando, quizá, la actual pandemia.

En un análisis publicado el 13 de marzo, los investigadores de la Universidad de Southampton sugieren que el número de casos de COVID-19 en China podría haberse reducido en un 86% si las primeras medidas, que se tomaron el 20 de enero, se hubieran implementado dos semanas antes. Basándose en lo ocurrido en los primeros días de la crisis, RSF pone de relieve que, sin el control y la censura impuestos por las autoridades, los medios chinos habrían informado al público mucho antes de la gravedad de la epidemia, salvando miles de vidas y, posiblemente, evitando la pandemia actual.

Por ejemplo, Beijing obligó a la red social WeChat -el WhatsApp chino controlado por el régimen- a suprimir palabras claves que aludían al brote de la gripe en momentos en que el gobierno informaba a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la aparición de una neumonía de origen desconocido. En verdad, el origen ya había sido identificado. Las autoridades tardaron valiosas semanas en transmitir las informaciones sobre el nuevo virus y la importante cantidad de casos relacionados con el mercado de Wuhan. “Si las autoridades no hubieran ocultado a los medios la existencia de un brote epidémico vinculado con un mercado muy popular, el público habría dejado de visitar este lugar mucho antes de su cierre oficial, el 1 de enero”, señala RSF.

La censura fue tal que incluso tuvo como primeras víctimas a los médicos y enfermeros chinos que quisieron alertar a la población y a los responsables del sistema sanitario del régimen sobre un nuevo virus similar al SARS que aniquilaba de neumonía a las personas. Al reconocido caso del médico Li Wenliang, por ejemplo se suman los del doctor Lu Xiaohong, jefe de gastroenterología del Hospital de la Ciudad de Wuhan, quien desde el ¡25 de diciembre! podría haber hecho públicas sus sospechas de que el virus podía transmitirse entre humanos.

Prueba de que informar del peligro significaba exponerse a represalias del régimen, cinco días después el director del departamento de emergencias del Hospital Central de Wuhan, Ai Fen, alertó sobre un “coronavirus similar al SARS”. Ella y sus compañeros fueron arrestados cuatro días después por difusión de “falsos rumores”. La censura china afectó entonces la capacidad del resto del planeta a enfrentar lo que se estaba convirtiendo en pandemia.

“Si los medios internacionales hubieran tenido acceso total a la información que tenían las autoridades chinas sobre la escala de la epidemia antes del 13 de enero, es probable que la comunidad internacional hubiera evaluado la crisis y la hubiera anticipado mejor, reduciendo el riesgo de que la epidemia se propagase fuera de China y, posiblemente, evitando su transformación en una pandemia”, concluye la ONG.

 Xi Jinping habla en video con pacientes y trabajadores médicos en el Hospital Huoshenshan en Wuhan, en la provincia central de Hubei. El jefe del régimen le prohibió a los profesionales de la salud de China hablar sobre el nuevo brote viral (AP)
Xi Jinping habla en video con pacientes y trabajadores médicos en el Hospital Huoshenshan en Wuhan, en la provincia central de Hubei. El jefe del régimen le prohibió a los profesionales de la salud de China hablar sobre el nuevo brote viral (AP)
Reporteros Sin Fronteras enumeró los episodios más sensibles que marcaron el bloqueo a la información por parte de Xi Jinping y el Partido Comunista Chino (PCC) a su población, antes y durante la expansión del brote de COVID-19. De haber ofrecido información precisa sin ocultamiento, la población de Wuhan primero y después el resto del mundo hubieran tomado otro tipo de medidas. Sobre todo la comunidad científica que recibió con varios días de atraso datos claves sobre cómo estaba compuesto la nueva cepa china.

- 18 DE OCTUBRE

La prensa china podría haber informado de los escalofriantes resultados de un simulacro de pandemia.

El Centro John Hopkins para la Seguridad de la Salud, en asociación con el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates, realiza un simulacro de pandemia de coronavirus el 18 de octubre de 2019 y alerta a la comunidad internacional sobre los resultados escalofriantes: 65 millones de muertes en 18 meses. Si la internet china no estuviera aislado por un elaborado sistema de censura electrónica y los medios no se vieran obligados a seguir las instrucciones del Partido Comunista, el público y las autoridades sin duda se habrían interesado por esta información procedente de Estados Unidos, que se hizo eco de la epidemia de SARS (síndrome respiratorio agudo severo, por sus siglas en inglés) de 2003. El SARS infectó a 8.000 personas y causó más de 800 muertes, principalmente en China.

- 20 DE DICIEMBRE

Las autoridades de la ciudad de Wuhan podrían haber informado a los periodistas.

Un mes después del primer caso documentado, la ciudad de Wuhan ya tiene 60 pacientes con una neumonía desconocida similar al SARS; varios de ellos han frecuentado el mercado de pescado de Huanan. A pesar de la situación, las autoridades no consideran conveniente comunicar esta información a los medios. Si las autoridades no hubieran ocultado a los medios la existencia de un brote epidémico vinculado con un mercado muy popular, el público habría dejado de visitar este lugar mucho antes de su cierre oficial, el 1 de enero.

- 25 DE DICIEMBRE

El doctor Lu Xiaohong podría haber expresado sus temores a la prensa.

El 25 de diciembre , el doctor Lu Xiaohong, jefe de gastroenterología del Hospital de la Ciudad de Wuhan No. 5, comienza a conocer casos de infección que afectan al personal médico y sospecha desde la primera semana de enero que la infección puede transmitirse entre humanos. Si las fuentes de los periodistas en China no se expusieran a sanciones severas -que van desde una reprimenda profesional hasta penas de prisión-, el doctor Lu Xiaohong habría asumido la responsabilidad de alertar a los medios, obligando a las autoridades a tomar medidas, lo que no sucedió hasta tres semanas después.

- 30 DE DICIEMBRE

Los medios de comunicación habrían recogido la alerta temprana de los denunciantes.

El director del departamento de emergencias del Hospital Central de Wuhan, Ai Fen, y un grupo de médicos lanzan una alerta sobre un “coronavirus similar al SARS”. Ocho de ellos, incluido el doctor Li Wenliang, quien murió después a causa de la enfermedad, serán detenidos por la policía de Wuhan el 3 de enero por hacer circular “falsos rumores”. Si la prensa y las redes sociales hubieran podido difundir libremente la información facilitada por los denunciantes el 30 de diciembre, la ciudadanía se habría dado cuenta del peligro y habría presionado a las autoridades para que tomaran medidas que limitaran la expansión del virus.

- 31 DE DICIEMBRE

Las redes sociales habrían transmitido la alerta oficial en China.

China alerta oficialmente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 31 de diciembre, pero al mismo tiempo obliga a la plataforma de discusión WeChat a censurar una gran cantidad de palabras clave que se refieren a la epidemia. Sin censura, la red social WeChat, que tiene mil millones de usuarios activos en China, podría haber permitido a los periodistas transmitir informes y consejos de precaución que contribuyesen a un mejor cumplimiento de las normas recomendadas por las autoridades sanitarias.

- 5 DE ENERO

Los medios científicos habrían secuenciado antes el genoma del coronavirus.

El equipo del profesor Zhang Yongzhen en el Centro Clínico de Salud Pública de Shanghái logra secuenciar el virus el 5 de enero, pero las autoridades parecen reacias a hacer público el genoma. El 11 de enero, el día en que China confirma su primera muerte por el virus, los investigadores filtran información en plataformas de código abierto, lo que resultará en el cierre punitivo de su laboratorio. Si las autoridades chinas fueran transparentes, habrían comunicado inmediatamente la secuencia del genoma del coronavirus a los medios científicos, ahorrando a la comunidad internacional un tiempo precioso en su investigación para el desarrollo de una vacuna.

- 13 DE ENERO

La comunidad internacional habría anticipado el riesgo de una pandemia.

Se informa en Tailandia del primer caso de infección por coronavirus fuera de China, un turista de Wuhan. Si los medios internacionales hubieran tenido acceso total a la información que tenían las autoridades chinas sobre la escala de la epidemia antes del 13 de enero, es probable que la comunidad internacional hubiera evaluado la crisis y la hubiera anticipado mejor, reduciendo el riesgo de que la epidemia se propagase fuera de China y, posiblemente, evitando su transformación en una pandemia.

Aborto, primera causa de feminicidio

La imagen puede contener: una persona, de pie y texto

Los pseudo-médicos cubanos son en realidad espías comunistas

La imagen puede contener: una persona, texto que dice "Coronavirus en Cuba No hay medicamentos No hay alimentos No hay recursos Solo una dictadura cruel y oportunista LA DICTADURA MIENTE! !!!"

Detenido un científico de Harvard acusado de trabajar en secreto para China

Charles Lieber, experto en nanotecnología, recibía 50.000 dólares al mes y otros 150.000 al año del Gobierno chino a la vez que utilizaba fondos de la universidad estadounidense


MADRID Actualizado:


El investigador de la Universidad de Harvard Charles Lieber ha sido detenido este martes acusado de mentir sobre sus vínculos con el gobierno chino, que financió con cientos de miles de dólares sus investigaciones en el campo de la nanotecnología. Junto a Lieber han sido arrestados otros dos científicos chinos pertenecientes a la Universidad de Boston. Los cargos son parte de un potente esfuerzo por parte de las autoridades estadounidenses para bloquear lo que aseguran que se trata de una estrategia agresiva del gigante asiático para retrasar los avances científicos y tecnológicos de EE.UU.
Los fiscales acusan a Lieber, director del Departamento de Química y Biología Química de la Universidad de Harvard y eminencia en el campo de la electrónica a escala nanométrica, por su participación en el «Thousand Talents Program» (traducido al español sería algo así como «Programa de los Mil Talentos»), cuyo objetivo es atraer a especialistas en investigación que trabajan en el extranjero. Así, el científico estuvo unido a Harvard desde 1991 hasta 2017. Sin embargo, en 2013 comenzó a trabajar para la Universidad de Tecnología de Wuhan (China), mintiendo sobre su participación en el programa chino de reclutamiento de científicos extranjeros.

Doble financiación y varias mentiras

Según una presentación judicial, Lieber hizo declaraciones «falsas, ficticias y fraudulentas» al Departamento de Defensa de los EE. UU. Sobre su papel en el programa, así como a los Institutos Nacionales de Salud sobre y también su afiliación con la Universidad Tecnológica de Wuhan en China. Tal y como desgrana The New York Times, el científico estadounidense habría recibido 50.000 dólares al mes como sueldo por parte de la Universidad de Wuhan, así como 150.000 dólares anuales en concepto de gastos. Además, se le otorgaron 500.000 dólares para construir un laboratorio en Wuhan. Por otro lado, Lieber y su equipo percibieron 15 millones de dólares del Instituto Nacional de Salud norteamericano (NIH, siglas en inglés) y del Departamento de Defensa desde el año 2008.
El científico estadounidense niega haber participado en el programa «Thousand Talents», pero las autoridades le acusan de haber tenido relación con el mismo en «periodos significativos» entre 2012 y 2017, convirtiéndose en un «investigador estratégico» para la Universidad de Wuhan. De momento, no se le acusa de espionaje, si bien se estudia si tenía motivaciones más allá de las económicas. «Los cargos presentados por el gobierno de Estados Unidos contra el profesor Lieber son extremadamente serios», ha afirmado la universidad en un comunicado. «El profesor Lieber ha sido puesto en licencia administrativa indefinida».

Dos agentes secretos chinos

Por otro lado, los dos investigadores chinos han sido acusados de ser agentes de gobierno chino. Se trata de Yanqing Ye, un investigador de robótica de la Universidad de Boston al que los fiscales acusan de mentir acerca de formar parte del ejército chino; y Zaosong Zheng, un investigador oncológico en el Centro Médico de Diáconos BethIsrael, que fue arrestado por última vez tratando de contrabandear muestras de investigación fuera del país.
Los fiscales afirman que Ye es un teniente del Ejército Popular de Liberación de China, que no reveló cuando obtuvo una notificación para ingresar a los Estados Unidos. La acusan de pasar información sobre investigaciones realizadas en la Universidad de Boston al gobierno asiático. Por su parte, Zheng fue arrestado el mes pasado en el Aeropuerto Internacional Logan de Boston cuando intentaba salir de los Estados Unidos con 21 viales que contenían muestras biológicas sensibles. Su intención: continuar con la investigación en China, según los fiscales.
(https://www.abc.es/ciencia/abci-detenido-cientifico-harvard-acusado-trabajar-secreto-para-china-202001291147_noticia.html?fbclid=IwAR2FngYqfQ3YpSDn6qZnGV1b8b-0NZpKkcvLyZETSj8GP9AE_9upac0MB0o)