El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

jueves, 30 de octubre de 2014

La 'enfermedad del embarazo' y el 'aborto por parto parcial'


¿Existe la enfermedad del embarazo? Según el Dr. Warren Hern, sí. Esa es la razón por la que este hombre se dedica al aborto en el último trimestre o aborto por nacimiento parcial, según sus propias palabras.

Como científico, propone que el embarazo sea tratado en todos los aspectos como una enfermedad y afirma:


“Tendríamos que dejar de asumir que el embarazo es un estado natural en la mujer y considerar que el embarazo es una condición crónica, con una morbilidad determinada que se puede prevenir mediante la contracepción efectiva, que debe definirse como una enfermedad que requiere atención médica y que puede tratarse mediante la evacuación del contenido uterino”. El entrecomillado es un breve resumen de las bestialidades que este 'médico' defiende para proteger su dedicación al abortismo.

No es extraño que Hern quiera dar esta visión negativa de la fertilidad y el embarazo cuando existe una industria millonaria de la que él se lucra y que lo respalda. Por otro lado, hay que reconocer que lo que afirma Hern no es una excepción al pensamiento general. De hecho, en EEUU el famoso Obamacare se basa precisamente en considerar el embarazo como enfermedad. De ahí que en los seguros los métodos anticonceptivos se incluyan como 'preventivos' y 'cobertura sanitaria básica'. 


El Dr. Hern es uno de los muchos carniceros que siguen practicando en EEUU el llamado 'late-term abortion' o aborto por nacimiento parcial, con el que se mata al niño hasta pocos segundos antes de su nacimiento natural. Para practicar este tipo de aborto, primero se induce a la mujer al parto; Cuando el bebé está naciendo, el 'médico' ayuda a extraer las piernas del niño y posteriormente el cuerpo. Con la cabeza aún en el interior de la madre, el abortero clava un punzón en el cuello del bebé e introduce un catéter para succionar el cerebro. Finalmente extrae la cabeza del niño que, a pesar de lo que ha sufrido, en muchos casos aún nace y permanece vivo durante unas horas sin recibir ningún tipo de ayuda o tratamiento.
(artículo extraído de: http://eligelavidanet.blogspot.com.es/2014/10/la-enfermedad-del-embarazo-y-el-late.html)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada