El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

viernes, 18 de noviembre de 2016

Criopreservación, o el absurdo intento de negar la muerte como ingreso a la eternidad

El Cryonics Institute mantiene 143 cuerpos en criopreservación en Michigan, Estados Unidos. Hay sólo tres instituciones de este tipo en el mundo

Criopreservación, charlatanería pseudo-científica.


En estos días, es noticia -triste- el pedido de una joven de catorce años realizado a la Corte Suprema -pedido que fue aceptado- de que se le permita ser "criopreservada" -congelada-, en la espera de un hipotético hallazgo en el futuro para la cura de su enfermedad mortal. Más allá de que nos compadecemos por la durísima situación existencial que a esta pobre joven le tocó vivir -en efecto, afrontar un diagnóstico de cáncer terminal se encuentra entre las pruebas más duras que una persona pueda experimentar en esta vida-, en lo que no estamos de acuerdo es en el intento de retrasar la muerte o de "regresar" de la misma con un método que ni siquiera cuenta con el consenso científico internacional -muchos lo tachan simple y llanamente como "charlatanería"-, como la criopreservación. Creemos que situaciones como esta se deben a una sola causa: la completa descristianización de una sociedad que, sin Dios, se encuentra en la deriva materialista, hedonista, relativista y que, ante la perspectiva del encuentro personal con Dios Trino, luego de atravesar el umbral de la muerte, rechaza esta posibilidad con todas fuerzas. Inútilmente.
A continuación, la noticia, tal como fue publicada en dos sitios digitales:


El Cryonics Institute mantiene 143 cuerpos en criopreservación en Michigan, Estados Unidos. Hay sólo tres instituciones de este tipo en el mundo
Una adolescente de 14 años ganó una batalla legal en Reino Unido para lograr congelar su cuerpo tras morir de un cáncer, a la espera de que la ciencia logre algún día revivirla, y reabrió el debate sobre la criopreservación.
La polémica técnica, también llamada criónica, por el cual un cuerpo es sometido a temperaturas extremadamente bajas para preservar sus tejidos y órganos, no tiene el respaldo de la comunidad científica, pero crece el número de personas que buscan escapar a la muerte y hay tres instituciones que ofrecen el servicio.
El reciente caso de la joven británica tuvo la novedad de haber sido resuelto por una corte que le permitió a la menor de edad tomar esa decisión sobre su cuerpo antes de morir, según informa el periódico The Telegraph.
El juez Peter Jackson accedió al pedido de JS, como se la conoce ya que su nombre es preservado por cuestiones legales. Solicitó que fuera su madre quien tuviera la última decisión y no su padre, quien se oponía.
"Me conmovió la forma valiente en la que ella se enfrentó a su predicamento", dijo el juez, quien incluso visitó a JS en el hospital antes de su muerte.


Voluntarios de Cryonics UK entrenan  con un muñeco la primera etapa del proceso de criopreservación de un cuerpo (Cryonics UK)
Voluntarios de Cryonics UK entrenan  con un muñeco la primera etapa del proceso de criopreservación de un cuerpo (Cryonics UK)
La decisión del juez llegó justo antes del deceso, el 17 de octubre, casi un año después de que le diagnosticaran un cáncer terminal.
En una conmovedora carta, la joven dijo: "No quiero morir pero sé que me va a pasar, no quiero que me entierren, quiero vivir más, quiero tener esta oportunidad".
JS fue congelada en los Estados Unidos, donde existen dos organizaciones que se dedican al proceso y al mantenimiento de los cuerpos con la esperanza de que en el futuro, quizás dentro de décadas o siglos, la ciencia logre revivirlos.
Se trata del Cryonics Institute, en Michigan, y de Alcor, en Arizona. En tanto la organización sin fines de lucro Cryonics UK, en el Reino Unido, sirvió de intermediaria para trasladar el cuerpo de JS hasta Michigan. Además de Estados Unidos, sólo una tercera organización en Rusia, KrioRus, posee también la infraestructura para congelar y mantener los cuerpos.


El juez Peter Jackson permitió que la madre de la adolescente, con quien vivía, avalara el procedimiento sin el consentimiento del padre
El juez Peter Jackson permitió que la madre de la adolescente, con quien vivía, avalara el procedimiento sin el consentimiento del padre
Según el sitio web del Cryonics Institute, el cuerpo es primero enfriado con hielo seco apenas pierde la vida y luego trasladado a las instalaciones donde se realiza el congelamiento con nitrógeno líquido, que lleva al cuerpo a una temperatura de 196 grados bajo cero. La sangre es drenada y reemplazada por una "solución protectora" para evitar daño a los órganos.
Todo el proceso debe comenzar tan pronto como la persona se encuentre legalmente muerta.
El costo del procedimiento es de unos 35.000 dólares, en efectivo, pagables por la familia o la empresa aseguradora al momento de morir. Según el instituto, unos 143 cuerpos se encuentran actualmente en sus reservorios, mientras que hay más de 1400 miembros en todo el mundo interesados en el procedimiento sólo en ese instituto.
Los padres de JS, que están divorciados, no tenían el dinero suficiente para que su hija engrosara estas estadísticas, por lo que sus abuelos maternos consiguieron los fondos. En su caso el costo total, incluyendo el traslado del cuerpo, ascendió a 46.000 dólares.
"Se podría pensar que este caso sugiere la necesidad de establecer regulación para la preservación criogénica en este país si llegara a darse en el futuro", consideró el juez Jackson.
"Ningún otro padre estuvo nunca en esta posición", agregó y consideró también que se trataba de un nuevo ejemplo de las preguntas que la ciencia presenta ante la ley.


La procedencia de los 1446 miembros del instituto que congeló a JS, incluyendo 143 que se encuentran criopreservados (Cryonics institute)
La procedencia de los 1446 miembros del instituto que congeló a JS, incluyendo 143 que se encuentran criopreservados (Cryonics institute)
En tanto el investigador en neurociencias Martin Ingvar, del Instituto Karolinska en Suecia, señaló que todo el proceso criogénio estaba destinado a fallar y quienes los promovían eran "charlatanes", según remarcó el periódico The Daily Mail.
"El cerebro tiene 100.000 millones de células y 10.000 conexiones entre estas, no hay posibilidad de restaurar su funcionamiento", dijo.
Al momento no hay pruebas de que el proceso de criopreservación pueda revertirse, ni evidencia científica para sostener que un cuerpo pueda volver a la vida.
Pero el Telegraph resalta que aún así hay unas 350 personas congeladas en todo el mundo desde que el procedimiento se inventó en 1960.
Todas ellas, como JS, aceptaron someterse a este procedimiento antes de morir bajo la "esperanza de que la futura tecnología médica los pueda algún día revivir y restaurar su salud", como sostiene el propio Cryonics Institute en su página web.
(http://www.infobae.com/america/mundo/2016/11/18/el-conmovedor-pedido-de-una-adolescente-moribunda-que-convencio-al-juez-de-autorizar-su-criopreservacion/; http://www.corriere.it/cronache/16_novembre_18/londra-si-giudici-all-ibernazione-criogenesi-8bfef878-ad37-11e6-afa8-97993a4ef10f.shtml)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada