El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

jueves, 14 de abril de 2016

Amoris Laetitia, la exhortación del Papa, contundente contra la ideología de género


Según ha podido saber INFOVATICANA, ‘Amoris laetitia’, el documento postsinodal del Santo Padre sobre la familia, condena los postulados de esta ideología totalitaria, en la línea del documento de los obispos católicos de Madrid.
Hoy a las doce se hace pública la exhortación postsinodal de Francisco, de la que ya conocemos el nombre, “Amoris Laetitia”, la alegría del amor. El texto, del que ya han trascendido algunos detalles como su extensión -se prevé larguísimo- contiene un elogio de la naturaleza humana, en la linea de Laudato Sii, e incluye una condena explícita de la ideología de género.

A continuación, los puntos más destacados, en ese sentido, de la 
Exhortación Apostólica Postsinodal Amoris laetitia. El texto, de 325 párrafos, es una reflexión profunda del Papa sobre la persona, el amor y la familia.
Número 53: “Avanza en muchos países una deconstrucción jurídica de la familia que tiende a adoptar formas basadas casi exclusivamente en el paradigma de la autonomía de la voluntad”.
Número 56: “Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamadagender, que «niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo»”.
“No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don. Al mismo tiempo, somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada”.
Número 153: “No podemos ignorar que muchas veces la sexualidad se despersonaliza y también se llena de patologías, de tal modo que «pasa a ser cada vez más ocasión e instrumento de afirmación del propio yo y de satisfacción egoísta de los propios deseos e instintos»”.
“¿Acaso se pueden ignorar o disimular las constantes formas de dominio, prepotencia, abuso, perversión y violencia sexual, que son producto de una desviación del significado de la sexualidad y que sepultan la dignidad de los demás y el llamado al amor debajo de una oscura búsqueda de sí mismo?”.
Número 155: “En la lógica del dominio, el dominador también termina negando su propia dignidad, y en definitiva deja «de identificarse subjetivamente con el propio cuerpo», ya que le quita todo significado”.
Número 251: “Es inaceptable que las iglesias locales sufran presiones en esta materia”.
Número 285: “Más allá de las comprensibles dificultades que cada uno pueda vivir, hay que ayudar a aceptar el propio cuerpo tal como ha sido creado, porque «una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio sobre la creación […] También la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente. De este modo es posible aceptar gozosamente el don específico del otro o de la otra, obra del Dios creador, y enriquecerse recíprocamente». Sólo perdiéndole el miedo a la diferencia, uno puede terminar de liberarse de la inmanencia del propio ser y del embeleso por sí mismo. La educación sexual debe ayudar a aceptar el propio cuerpo, de manera que la persona no pretenda «cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma»”.
(http://www.infovaticana.com/2016/04/07/la-exhortacion-del-papa-condena-la-ideologia-de-genero/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada