El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

jueves, 4 de abril de 2013

El cambio de sexo por cirugía agrega un problema a las personas que ya están insatisfechas consigo mismas




Una nueva normalidad de los psiquiatras que destroza vidas.
La histérica marcha de occidente hacia la rebelión del sexo asignado por la naturaleza a las personas está llevando a que algunas personas intenten cambiar de sexo psicológica y físicamente, sin tomar en cuenta que no hay marcha atrás en la cirugía y que su verdadero problema es un malestar consigo mismo.


El término “trastorno de identidad de género” ha sido eliminado de la nueva edición de la guía oficial de la American Psychiatric Association para la clasificación de las enfermedades mentales, conocida como el DSM-5, que considerada como la “biblia” de los psiquiatras, no sólo en EE.UU.
Mientras que antes un hombre que se “auto-identificaba” como una mujer (o viceversa) podría haber sido clasificado como teniendo una enfermedad mental, ahora el DSM-5 utiliza el término “disforia de género”, que significa que es sólo una enfermedad mental si la persona está preocupada por esta auto-identificación.  Los activistas “LGBT” presionaron a la APA para el cambio por años.

MIENTRAS TANTO PASAN ESTAS COSAS

En tanto, en Massachusetts, los estudiantes, los padres y los maestros están reaccionando con preocupación a un reciente documento de política del Comisario de Educación del estado Mitchell Chester afirmando que las escuelas públicas deben permitir a los estudiantes a elegir qué baños y vestuarios utilizan en base de su “autoidentificación de género, y no por “su anatomía.
La medida sigue los pasos de la orden de un juez federal de Massachusetts en septiembre pasado que proporcionó una operación de “cambio de sexo” a un interno de la prisión masculina.
Las Naciones Unidas también han intervenido en la cuestión hace poco tiempo, cuando un documento de la Asamblea General contra la discriminaciónincluyó “identidad de género” en el mismo nivel que la raza, el credo, la religión y la orientación sexual.

POSICIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA SOBRE LA IDENTIDAD DE GÉNERO

Pero la Iglesia Católica sigue teniendo una comprensión muy diferente de la permanencia de la identidad sexual biológica de un individuo.
Justo antes de Navidad, el Papa Benedicto XVI, en su discurso a la Curia romana, caracterizó el rechazo a las identidades sexuales masculinas y femeninas innatas como una negación de Dios. El Papa Benedicto XVI declaró:
“La falsedad profunda de esta teoría y de la revolución antropológica contenida en ella es evidente. Discuten la idea de que tienen una naturaleza, dada por su identidad corporal, que sirve como un elemento que define al ser humano. Ellos niegan su naturaleza y dicen que no es algo previamente dado, sino que lo hacen por sí mismos”.
Los comentarios de Benedicto XVI reforzaron la sentencia dictada hace una década por la Congregación para la Doctrina de la Fe, mientras él se desempeñaba como su prefecto: que el sexo de una persona que se somete a la terapia de reemplazo hormonal y / o cirugía de reasignación de género (la llamada operación de “cambio de sexo”) se mantiene sin cambios.
Por lo tanto, la regla de la CDF es prohibir alterar certificados de bautismo de una persona “transexual”, y esas personas no son elegibles para ser sacerdotes ordenados o entrar en la vida religiosa.

LOS MEDIOS DEL SISTEMA APLAUDEN A LOS ‘TRANSGÉNERO’

Comenzando en la década de 1950 con el primer individuo conocido en los Estados Unidos, George / Christine Jorgensen (1926-1989), las historias de “transgénero” y “transexuales” periódicamente han aparecido en los medios de comunicación, con una luz favorable.
En 1982, por ejemplo, un episodio de la popular The Love Boat serie de televisión, “Compañero de habitación de Gopher”, personaje de Mackenzie Phillips, llega a aceptar la nueva identidad sexual de su ex compañero de habitación masculino que ha tenido una operación de cambio de sexo.
La aceptación social de los “transexuales” ha crecido más en los últimos años, cada vez más presenta como una variante normal del comportamiento humano.
En 2011, Chastity / Chaz Bono, la más conocida “transgénero” de las nación (hija de Sonny Bono y Cher) realizó un papel de la pareja masculina enDancing With the Stars en la cadena ABC. Más recientemente, los medios de comunicación publicaron la noticia de Gabrielle Ludwig, el primer “transexual” en jugar en el baloncesto de la universidad como un hombre y una mujer.

TRANSGÉNERO Y CIRUGÍA

“Transgénero” es un término que evoluciona y multifacético, pero en general se aplica a una persona que, a pesar de su biología física, opta por identificarse como un miembro del sexo opuesto. Algunos creen que esto se completa con un proceso de dos años de terapia de reemplazo hormonal y cirugía de reasignación de sexo, convirtiéndose así tanto física como psicológicamente en “transgénero”. 
El objetivo de estos procedimientos es hacer que una persona se vea como un miembro del sexo opuesto, la cirugía consiste en extraer los órganos genitales de una persona y sustituirlos por genitales artificiales del sexo opuesto.
Los recientemente nuevos “genitales” no funcionan, sin embargo, y el paciente ha sido neutralizado efectivamente en lugar de someterse a un “cambio de sexo” funcional. Además, la identidad genética de un individuo sometido a esos procedimientos médicos sigue siendo enteramente la misma que ha sido desde el momento de su concepción como un nuevo ser humano.

 QUIÉN BUSCA CIRUGÍA

Calcular el número de quiens han tenido un “cambio de sexo” puede ser difícil, ya que muchos optan por viajar al extranjero, donde el procedimiento es más barato. En centros de salud administrados por el gobierno, los números son más fáciles de rastrear. El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, por ejemplo, informó que, durante el período 2000-2010, 853 hombres tuvieron operaciones de cambio de sexo, al igual que 12 mujeres, de una población total de aproximadamente 60 millones.
Los “cambios de sexo” se llevan a cabo tradicionalmente casi exclusivamente por hombrespero eso está cambiando, cree el psiquiatra Paul McHugh del Johns Hopkins. McHugh se opone a las operaciones de “cambio de sexo” y lideró el exitoso esfuerzo para cerrar la Clínica de Identidad de Género de la Universidad Johns Hopkins, que realizaba cirugías de este tipo, a finales de 1970. Dijo McHugh,
“Se está convirtiendo en una moda, una moda, especialmente entre los jóvenes”.
Estas personas creen que sus problemas psicológicos y sociales van a mejorar como miembros del sexo opuesto. McHugh lo comparó con intento artista Michael Jackson para hacerse “más Anglo”, por medidas tan drásticas como la reducción física de la nariz a un tamaño tan pequeño que se vio obligado a usar una máscara. McHugh continuó,
“esto corrompió su relación con los médicos, y le dieron los medicamentos que lo mataron”.

EL SUICIDIO ES COMÚN

Sin embargo, los datos médicos sugieren que la cirugía no puede resolver los conflictos subyacentes que están en juego.
Las personas “transgénero” con frecuencia sufren de graves traumas emocionales y psicológicos. Casi la mitad de los “transgénero” intentan el suicidio, y aproximadamente un tercio tiene éxito. Muchos abusan de las drogas o el alcohol.
Un estudio de 2003 de 324 “cambios de sexo” a pacientes en Suecia, que McHugh citó, encontró que el procedimiento no les ayudó con sus problemas emocionales y psicológicos. Se informó que estos pacientes:
“tienen riesgos considerablemente más elevados de mortalidad, comportamiento suicida y la morbilidad psiquiátrica [estado de enfermedad] que la población general”.

EL LAMENTO DE UNA MALA DECISIÓN

Algunos “transexuales” lamentan su decisión de convertirse en “transgénero” y vuelven a su identidad sexual original. Walt Heyer, de 72 años, un “transexual” hombre-a-mujer, vivió como una mujer durante ocho años. Él se arrepintió de su decisión y volvió a su identidad como hombre.
Heyer se crió en Los Angeles. Él fue abusado sexualmente por un tío cuando era niño, y su abuela, por razones inexplicables, lo vestía de niña. En 1981, comenzó el proceso de “cambio de sexo” y sus genitales fueron extirpados quirúrgicamente en 1983. (Vea las fotografías de las diferentes fases de su vida aquíhttp://www.sexchangeregret.com/.)
Recordó: “Mi familia pensó que estaba loco. Es muy doloroso ver a un familiar que está delirando, tiene problemas psiquiátricos o está lidiando con la depresión y opta por la cirugía que no es necesaria”.
Su matrimonio terminó, y su hija no quiso hablar con él durante ocho años. Heyer comentó:
Creo que es importante para un “transgénero” ser rechazado, porque, como en mi caso, le ayuda a ver la realidad“. (Él señala que, desde su reversión ha gozado de una “excelente” relación con su hija.)
La reacción de su hijo fue diferente. Heyer recordó:
“Mi hijo de 13 años de edad, me dijo: ‘Yo sé quién eres adentro. No me puedes engañar’. Sabía que su padre estaba luchando, y que esperaba que pusiera mi vida de nuevo junto a él”.
Heyer, como la mayoría de las personas “transgénero”, nunca tuvo atracción hacia el mismo sexo y nunca se dedicó a la actividad homosexual. Cuando él se auto-identificó como una mujer, socializó con hombres travestis homosexuales a quienes describió como femeninos, extravagantes y vulgares.
Explicó: “Es un error pensar que la mayoría de los “transexuales” son homosexuales.”

CONSECUENCIAS PERMANENTES

Después de trabajar en el campo psiquiátrico por un tiempo, Heyer comenzó a creer que había cometido un error:
“Yo estaba abrumado por el trastorno de desilusión y necesitaba estar en contacto con la realidad. Me di cuenta de que no es posible para cualquier persona cambiar su género”.
El proceso de reversión a ser un hombre, dijo, simplemente fue:
reconocer que nunca fui una mujer, que he quedado permanentemente mutilado, y que nunca más podré volver a funcionar de la misma manera como un hombre“.
Subrayó, “no hay vuelta atrás. [El cirujano] te ha mutilado de la manera más cruel, no teniendo en cuenta que este tipo de cirugía no hubiera sido necesaria”.
McHugh concordó. Él dijo: “Una inversión no es fácil. No se puede sustituir lo que se ha cortado”.
Un “cambio de sexo”, Heyer continuó, conduce “por un camino de dolor terrible”. La mejor opción, opinó, es un tratamiento psiquiátrico para ayudar a alguien que está luchando con un problema de identidad de género. Heyer mismo recibió consuelo por convertirse al cristianismo y la ‘encontrando la verdad en Cristo’.

NO SE PUEDE CAMBIAR LA NATURALEZA SIN CONSECUENCIAS NEGATIVAS

La Dra. Denise Hunnell, de Human Life International, está de acuerdo en quelas intervenciones quirúrgicas no pueden cambiar la identidad sexual innata de un individuo.
“Dios nos hizo de una manera, hombre o mujer, no es una elección que hacemos”, dijo.
Al igual que el Papa Benedicto XVI, se apena por los intentos de eliminar las diferencias de género. En un artículo publicado por la agencia de noticias Zenit, citó el ejemplo de una escuela en Suecia, que ha adoptado políticas en un intento de aumentar los niños “sin género”. A los estudiantes, por ejemplo, no se les hace referencia a que niños y niñas, sino “amigos”. Historias de amor entre varones y mujeres, como la Cenicienta, están prohibidas.
“El deseo de cambiar de sexo es un trastorno”, dijo Hunnell, quien tiene una licenciatura en bioquímica y psicología y sirvió como médico de familia en la Fuerza Aérea de los EE.UU. Es un auto-odio. Las personas ‘Transgénero’ tienen un problema con lo que son”.
Normalizar a las personas “transgénero” perjudica a la familia, dijo, negando la complementariedad del hombre y la mujer. Ella dijo:
“Si usted niega la necesidad de complementariedad, niega la base de la estructura familiar. También abre la puerta a otras alternativas, como relacionarse entre tres o más personas, en vez de un hombre con una mujer”
Ella concluyó:
“Queremos tratar a las personas ‘transgénero’ con dignidad y compasión. Sin embargo, la verdadera caridad dicta no facilitar las conductas desordenadas. Aceptar estos comportamientos no es verdadero amor”.
Fuentes: National catholic Register, Signos de estos Tiempos 

2 comentarios:

  1. Me gustaría ver las citas científicas que se usaron para escribir este artículo que claramente tiene un bias cristiano y solo tiene fuentes de páginas cristianas (y si me fije que sacaron este articulo de otro foro cristiano). No me parece bien tratar de explicar un tema altamente científico y psicológico apoyándose en la religión.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias y felicitaciones por ayudar a estas personas. Dios no se equivoco cunado les asigno a cada ser humano los genitales correspondientes; y los de los hermafroditas, esta bien claro ellos tienen claro quienes son; puede que algunos requieran algún tipo de cirugía; pero no es como lo quieren mostrar los LGBT.

    ResponderEliminar