El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

jueves, 13 de noviembre de 2014

Fertilización asistida: "se somete la vida humana a criterios de producción"


La especialista en bioética María Inés Franck señaló que las  pretensiones biotecnológicas "someten la vida humana a criterios de producción y comercialización incompatibles con la dignidad". 
(ArgentinosAlerta.org) El diario mendocino MDZ Online entrevistó el pasado 7 de junio a la Lic. Franck con motivo de la aprobación de la ley de fertilización asistida que incluye en el plan médico obligatorio a tratamientos de baja y alta complejidad tales como la donación de gametos y/o embriones.
En la entrevista realizó un profundo cuestionamiento a la ley al considerar que la nueva normativa "posterga indefinidamente la problemática de la niñez abandonada y en riesgo".
María Inés Franck es licenciada en Derecho, Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Católica Argentina. Enseña derecho en esa universidad y en la UBA. Es miembro del Centro de Bioética, Persona y Familia de Buenos Aires y también integra la Comisión asesora para los lineamientos curriculares para la Educación Sexual integral del Ministerio de Educación de la Nación.
Ha recorrido el país dando conferencias sobre temas vinculados al derecho a la vida, familia, sexualidad y educación. Y formula una visión crítica de la normativa aprobada ayer.
“La Argentina viene aprobando leyes muy permisivas sobre cuestiones muy delicadas, que ponen poco o ningún límite a pretensiones biotecnológicas que someten la vida humana a criterios de producción y comercialización incompatibles con la dignidad”, explicó al ser consultada por MDZ Online si la fertilización asistida es buena o mala.
Entiende que "es comprensible que los matrimonios que, por razones probadas de esterilidad, no puedan tener hijos y busquen los medios de solucionar sus problemas de salud. Pero cuando esta solución no se encuentra (y las técnicas claramente no solucionan la infertilidad),tendríamos que preguntarnos si es lícito moralmente recurrir a cualquier medio para intentar concebir un niño, es decir, si es conveniente introducir gametos de terceros".

También considera que con esto se está desalentando la adopción porque “al hacerse accesibles las técnicas y estar bajo el Programa Médico Obligatorio (del ministerio de Salud de la Nación), quienes quieran tener hijos van a recurrir primero a ellas, dejando de lado a tantos niños ya nacidos que necesitan encontrar una familia”.
Qué dice de los embriones
Franck afirma que desde la perspectiva científica "no hay diferencia alguna entre un embrión concebido fuera del seno materno y otro concebido dentro del seno materno. Por lo tanto, no se entiende cómo se permite congelar a los primeros y también utilizarlos para investigación o incluso descartarlos. Es una discriminación muy grave".
- ¿Qué consecuencia has visto en los países que aplican estas prácticas desde hace tiempo?
- La idea de que la vida humana es disponible por terceros se va abriendo paso a través de este tipo de legislación. Sin hablar del dilema ético y fáctico de la cantidad de embriones congelados con los cuales no se sabe qué hacer y que muchas veces terminan siendo descartados o entregados a laboratorios para investigación. Creo que, por sobre todo esto, la principal consecuencia es la pérdida de sensibilidad frente a la vida humana en sus primeros comienzos. Y esto parece peligroso.
- Desde la ley, ¿la mujer está protegida o existe un costado desconocido?
- La mujer es la que más padece la invasión que representan estas técnicas. Si bien su deseo de ser madre es muy fuerte, estas técnicas se practican en su cuerpo y muchas veces la someten a frustraciones y a un tratamiento difícil de resistir. La ley no protege frente a este tipo de consecuencias negativas de las técnicas.
- ¿Es realmente una fertilización “igualitaria” o existen desigualdades?
- Si existe esterilidad, la fertilización sigue siendo un problema. Las técnicas no solucionan nada, ninguna desigualdad que pueda haber entre las personas, porque ésta sigue existiendo. En cuanto a las personas del mismo sexo que quieran acceder a las técnicas, sinceramente no me parece una buena idea. Cuando se sancionó la ley 26.618 uno de los argumentos de los grupos LGBT era que querían adoptar niños sin padres; ahora parecen olvidarse de los niños sin padres y quieren producir nuevos a través de las biotecnologías. Parecen argumentos algo contradictorios.
- ¿Qué respuestas les das a las parejas que sólo pueden tener hijos con la fecundación in vitro?
- Siempre existe el recurso de la adopción. Habrá que mejorar las leyes, pero no nos olvidemos que adoptar implica darle una familia a un niño traumatizado por una mala experiencia. El interés superior del niño exige que se resuelva este problema; con la aprobación de leyes como ésta, se posterga indefinidamente la problemática de la niñez abandonada y en riesgo.
María Inés Frank además es autora del libro "Educación sexual en el aula" y coautora de "Derechos Humanos en el aula" y "Bioética en el aula", publicados todos por Ed. Bonum.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada