El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

sábado, 15 de noviembre de 2014

Papa Francisco denuncia la "falsa compasión" tras el aborto y la eutanasia

Papa Francisco en audiencia de hoy con médicos católicos italianos. Foto: Petrik Bohumil / ACI Prensa
Papa Francisco en audiencia de hoy con médicos católicos italianos. Foto: Petrik Bohumil / ACI Prensa
VATICANO, 15 Nov. 14 / 09:41 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco recibió hoy en audiencia en el Aula Pablo VI a la Asociación de Médicos Católicos Italianos, con ocasión de su 70 aniversario, y les alentó a dar testimonio de que “la vida humana es siempre sagrada, válida e inviolable”.
El Santo Padre advirtió a los profesionales de la salud que “estamos viviendo en una época de experimentación con la vida. Pero una mala experimentación”, en la que se busca “fabricar hijos en lugar de aceptarlos como un regalo”.
“Tengan cuidado, porque esto es un pecado contra el Creador en contra de Dios Creador, quien ha creado las cosas así”.
Francisco indicó que “el pensamiento dominante propone a veces una ‘falsa compasión’: la que se presenta como una ayuda a la mujer el favorecer el aborto; como acto de dignidad procurar la eutanasia; como una conquista científica ‘producir’ un hijo considerado como un derecho y no como un don; o usar vidas humanas como conejillos de Indias para salvar presumiblemente a otras”.
“La compasión evangélica, sin embargo, es la que acompaña en el momento de la necesidad, es decir la del Buen Samaritano, que ‘ve’, ‘se compadece’, se acerca y ofrece ayuda concreta”.
El Papa dijo que “la misión de los médicos los pone cada día en contacto con tantas formas de sufrimiento: los aliento a hacerse cargo de ellos como ‘buenos samaritanos’, cuidando de forma especial a los ancianos, a los enfermos y a los discapacitados”.
“La fidelidad al Evangelio de la vida y al respeto de la misma como don de Dios requiere a veces opciones valientes y contracorriente que, en particulares circunstancias, pueden llegar a la objeción de conciencia”.
El Santo Padre recordó que “tantas veces en mi vida como sacerdote he oído objeciones. ‘Pero dime, ¿por qué la Iglesia se opone al aborto, por ejemplo? Es un problema religioso?’ – ‘No, no, no es un problema religioso’- ‘¿Es un problema filosófico’ - ‘No, no es un problema filosófico’. Es un problema científico, porque hay una vida humana y no es lícito eliminar una vida humana para resolver un problema”.
El Papa siguió con el diálogo simulado: “’Pero no, el pensamiento moderno…’ – ‘Pero mira, en el pensamiento antiguo y en el pensamiento moderno la palabra matar significa lo mismo’”.
Francisco subrayó que “lo mismo vale para la eutanasia: todos sabemos que con tantos ancianos, en esta cultura del descarte, se hace esta eutanasia oculta. Pero, también está la otra. Y esto es decirle a Dios: ‘No, el final de la vida lo hago yo, como yo quiero’".
Este, dijo, es un “pecado contra Dios Creador. Piensen bien en esto”.
El Papa expresó su deseo de que los médicos católicos italianos “puedan colaborar de forma constructiva con todas las personas e instituciones que comparten con ustedes el amor a la vida y se esperan en el servicio a su dignidad, sacralidad e inviolabilidad”.
“San Camilo de Lelis, sugiriendo la forma más eficaz para cuidar a los enfermos decía simplemente: ‘Pongan más corazón en esas manos’. Y éste es también mi deseo”.
“Que la Virgen Santa, Salud de los enfermos, sostenga los propósitos con los que se esmeran e proseguir su acción. Les pido por favor que recen por mí y de corazón los bendigo”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada