El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

viernes, 5 de agosto de 2016

Los seis grandes mitos de la ideología de género, al descubierto

Imagen de un folleto que difunde la ideología de género /Gobierno de México
Imagen de un folleto que difunde la ideología de género /Gobierno de México.
La Asociación las Familias Primero de Nueva Zelanda ha elaborado una guía para contrarrestar los seis mitos de la ideología de género.
 
¿Cómo hacer frente a la ideología de género si políticos, famosos y empresas llevan años en una gran campaña mundial para implementarla en todos los países? Si oponerse a ella puede  además costar hasta la cárcel en algunos países.
La Asociación la Familia Primero de Nueva Zelanda ha elaborado una guía para desmontar los seis grandes mitos de la ideología de género y responder con evidencias a la dictadura del “sentimiento”.

Ante la avalancha de padres neozelandeses que se han visto desbordados por preguntas de sus hijos tales como “en clase nos han dicho que podemos ser chicas o chicos”, o “la profesora hoy nos ha preguntado con que pronombre queremos que se nos dirija”, esta asociación ha decidido elaborar esta guía, que reproducimos a continuación:

1. Binario es una mala palabra

Binario en el mundo del género significa hombre y mujer. Sin embargo, dentro de la Ideología de género existen muchas más identidades, aunque varía según la empresa o asociación que las enumere. Para Facebook, existen 58, para la Comisión de Derechos Humanos de Nueva York, son 31.
El ser humano sólo tiene dos condiciones: hombre o mujer. Y no es una teoría, es el resultado de los genes X e Y
Pero la realidad es que el ser humano sólo tiene dos condiciones: hombre o mujer. Y no es una teoría, es el resultado de los genes X e Y, y eso es ciencia.

2. Chico y chica son construcciones legales

Otro de los mitos que pregona la ideología de género es que nadie nace hombre o mujer, sino que el género es una construcción social que se elige tiempo después y puede cambiar. 
Todo lo contrario de lo que apuntan todos los estudios médicos y científicos, como este del Colegio Americano de Pediatría. El sexo no se puede cambiar, hombres y mujeres son diferentes. Un hombre jamás podrá quedarse embarazado, por poner un ejemplo.

3. Sexo y género no son lo mismo

El sexo depende de los órganos de cada uno, pero el género se define según lo que cada uno siente. Pero ambos conceptos se refieren a un mismo aspecto, su separación se debe únicamente a una base ideológica, no a una metodología científica.

4. Género es un espectro

Similar al ‘binario es malo’, la ideología de género sostiene que existe un arco iris de géneros. Es más, hace años apostaba por cinco en concreto (Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales), pero ha día de hoy no se podrían recoger todas las siglas en una sola palabra.
Tan sólo el 0,02% de la población mundial se pueden considerar intersexuales
Sin embargo, el 99,98% de los humanos son hombres o mujeres. Tan sólo el 0,02% de la población mundial se pueden considerar intersexuales, pues menos de 2 de cada 10.000 nacimientos son intersexuales.

5. Mi hijo es ahora una niña

¿Puede ser que mi hijo naciese en un cuerpo que no le corresponde? ¿Puede ser que aparente ser una chica pero que su cerebro, su alma, su personalidad y su corazón sea el de un chico?
Los estudios han demostrado que entre el 75 y el 98% de los niños que se sienten de otro sexo al final no es más que una fase. Este periodo tiene un nombre, disforia de género, que es cuando una persona siente una desconexión entre su cuerpo y lo que siente de sí mismo, y que es considerado un trastorno médico.

6. Los baños transgénero son una justicia social

Se trata de la última batalla de esta guerra emprendida por la ideología de género. Una peligrosa batalla que busca imponer una idea no sólo en los cuartos de baño, sino en el deporte, en la enseñanza, etc. de los más pequeños.
Pero las posibles buenas intenciones de estos baños no se corresponden con un acto de justicia. Se impone un modelo ideológico en vez de buscar el consenso (como un tercer cuarto de baño).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada