El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

lunes, 27 de mayo de 2013

700 embriones mueren por un fallo hospitalario


 
Son cosas que pasan cuando congelas a tus hijos.
El Servicio de Reproducción Humana del Hospital de la Paz de Madrid ha confirmado que el fallo en uno de los contenedores donde se almacenaban 700 embriones congelados los ha hecho inviables para su utilización. El 22 de abril se descubrió que el contenedor donde se almacenaban estos embriones congelados con nitrógeno líquido estaba vacío y éstos se encontraban a temperatura ambiente.

Los embriones, para ser congelados, son deshidratados progresivamente para evitar que los cristales de hielo que se forman al enfriarlos rompan la célula. Una vez congelados, se conservan en nitrógeno líquido a -196ºC. Para descongelarlos el proceso es a la inversa, con una hidratación gradual. Este es un proceso estresante para el embrión y que no todos superan. En un comunicado el hospital asegura que "parece tratarse de un hecho absolutamente fortuito y no debido a error humano ni a fallo en alguno de los procedimientos habituales de trabajo y en absoluto por falta de personal".
Si en un atentado terrorista, o en un accidente en una guardería murieran 700 bebés, el escándalo sería mayúsculo. Sin embargo, no parece que nadie se haya escandalizado con la destrucción de estos embriones. La cuestión no es si ‘fue sin querer’. Lo importante en este caso es que la dignidad de la persona humana radica precisamente en su humanidad. Por ello, la dignidad humana corresponde a cada uno de los seres humanos, también a los que se encuentran en un estado embrionario. Cuando se congela un embrión se interrumpe su proceso de desarrollo, se cosifica y se realiza con él un acto profundamente injusto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario