El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

viernes, 26 de junio de 2015

Soy médico y me quieren obligar a matar bebés


"¿Desde cuando un paciente es quien se autodiagnostica? ¿Desde cuándo la falta de autoestima es un trastorno mental grave que afecta la autonomía de la mujer al punto de matar a su propia descendencia?"
María José Mancino
(ArgentinosAlerta.org) Soy médico de Rosario y presidente de Médicos por la Vida. Te escribo porque me quieren obligar a matar bebés.
Sí, escuchaste bien: el pasado mes de Abril el Ministro de Salud, Daniel Gollán, firmó junto con la presidente Cristina F. de Kirchner la guía de Protocolo de Aborto no Punible donde los efectores de salud públicos y privados están -estamos- obligados a brindar el "servicio" de realizar abortos a pedido de la propia madre sin mediar la intervención profesional de terceros.
¿Te parece que un profesional de la salud con competencia, experiencia e idoneidad sea obligado a arrancar una vida del seno materno, trozando en pedacitos a un ser humano tan débil e indefenso como lo es un bebé por nacer, y dejar herida a una mujer con el Síndrome Postaborto para toda su vida?
Los médicos no daremos abortivos ni ninguna otra sustancia letal que termine con la vida de ningún paciente, así nos comprometimos en el Juramento Hipocrático. Curar cuando se puede, consolar cuando no se puede. 

La Ley 25.673 Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable excluye los métodos anticonceptivos “abortivos”. ¿Por qué entonces el mismo estado cambia repentinamente de discurso y contraría la propia ley Argentina?
Recordarás que el nuevo Código Civil reconoce que hay vida desde la concepción. ¿Por qué a meses de terminar el mandato la presidente no sostiene el compromiso con la vida de todos los argentinos?
En el polémico protocolo se realiza una interpretación ampliada del supuesto no punible de “peligro para la salud de la madre” incluyendo su salud mental. Y no sólo eso sino que ese supuesto de salud mental deberá de ser valorado por la propia madre “para respetar su autonomía”. Es decir, aborto libre.
¿Desde cuando un paciente es quien se autodiagnostica? ¿Desde cuándo la falta de autoestima es un trastorno mental grave que afecta la autonomía de la mujer al punto de matar a su propia descendencia?
El Protocolo atenta contra el derecho a la objeción de conciencia en su redacción  y además excluye la objeción de conciencia institucional, en contra de las disposiciones de la ley 25673 que contempla tal derecho en el artículo 10.
De aplicarse los hospitales católicos estarán obligados a practicar abortos. Un grave atentado a la libertad religiosa. Los obispos ya han expresado su crítica:
“Las autoridades obligan a impulsar el aborto en vez de salvar la vida de la madre y su hijo y buscar opciones verdaderamente terapéuticas y alternativas (…) el protocolo va más allá de la legislación vigente y tiene vicios de inconstitucionalidad (…) evade la realidad jurídica de que no existe en nuestro país un ‘aborto legal’ ni un ‘derecho al aborto”
Constituye un atropello a los derechos de los argentinos que se viole la  constitución de nuestro país, pretendiendo obligar a las instituciones médicas y a los trabajadores de la salud a asesinar bebés y a dañar severamente la integridad psicofísica de la madre sin brindarles primero asistencia psicológica y contención con un equipo interdisciplinario de salud mental.
Cuento con tu ayuda para frenar esta locura de último momento. Desde la plataforma CitizenGO estamos pidiendo a la Presidencia y al Ministerio de Salud que retiren esta vergonzosa guía de aborto. 25.000 ciudadanos ya han firmado. Te pido que firmes y nos ayudes a difundir.
Dra. María José Mancino
Médicos por la Vida Rosario

Notas relacionadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada