El cigoto, es decir, el ovocito fecundado por un espermatozoide, es ya una persona humana, con un acto de ser, con un cuerpo y con un alma, y por lo tanto, su primer derecho humano es el derecho a vivir

Los efectos destructores de la pornografía


Asmodeo, el demonio de la lujuria, 
el mismo que es derrotado por Tobías,
obedeciendo las indicaciones del Arcángel San Rafael


AVISO: Parte de la información que presentamos a continuación es de contenido escabroso y no apta para menores de edad ni para personas moralmente vulnerables a este tema.
 
"La recuperación del control moral y el retorno del orden espiritual se han convertido en la actualidad en las condiciones indispensables de la supervivencia humana" -- Christopher Dawson, historiador cultural (1).
Lo que dicen los que sostienen una ideología antivida
"No creo que la pornografía degrade a las mujeres. Las mujeres que la practican quieren hacerlo. Nadie les está apuntando con una pistola a la cabeza. No entiendo cuál es el problema" -- Madonna, Sex, 1992 (2).
Otras personas, tan despistadas como Madonna, afirman que la pornografía es simplemente una "válvula de escape" que las personas usan para disipar sus impulsos sexuales. Su efecto, dicen ellos, es "catártico". Ello quiere decir, afirman estos ilusos, que las personas que de otra forma hubieran expresado, por medio de su actuación, sus violentas fantasías sexuales, de esta manera, en cambio, usan su material pornográfico sin causar daño.
Introducción
Los nocivos efectos de la pornografía, tanto la mal llamada "leve" como la fuerte, son extensos y permanentes. Hay grupos de investigadores que han realizado más de 500 estudios sobre estos efectos y sus conclusiones son concretas, coherentes e irrefutables.
A través de estos estudios aparecen consistentemente muchas relaciones importantes. Las seis conclusiones en relación con el impacto de la pornografía que se encuentran en la lista más abajo también se presentan en el estudio sumario de David Scott: Pornography, Its Effects on the Family, Community, and Culture ("La pornografía, sus efectos en la familia, la comunidad y la cultura") (3). Obsérvese que estas conclusiones no son el resultado de estudios aislados o de estudios que han sido agrupados al azar. Los números de los estudios que arrojan cada una de las conclusiones encabezan los párrafos correspondientes a través de este artículo y han sido tomados de la obra de Scott.
La lista de referencias bibliográficas de todos estos estudios aparece también al final del libro de Scott. Esa lista sería de gran valor para el que esté interesado en llevar a cabo una investigación seria sobre los efectos de la pornografía.
A continuación ofrecemos la lista sumaria de los principales efectos de la pornografía, cada uno de los cuales es descrito en los párrafos subsiguientes:
  • 1. Aún la pornografía "leve" hace daño a cualquiera.
  • 2. Toda pornografía insensibiliza al que la ve.
  • 3. La pornografía causa adicción.
  • 4. La pornografía degrada al matrimonio.
  • 5. La pornografía aumenta la intención criminal de delincuentes peligrosos.
  • 6. La pornografía impulsa a realizar otros crímenes y los facilita.
1. Aún la pornografía "leve" hace daño a cualquiera
Dieciocho estudios distintos han demostrado que la pornografía "leve", que exhibe actos entre adultos, aun con su consentimiento, definitivamente insensibiliza a todos sus videntes, y puede provocar un comportamiento extremadamente violento (4).
La pornografía afecta adversamente a toda persona que la ve y no sólo a los peligrosos criminales sexuales que aparecen en las tiras cómicas. La pornografía interfiere en las relaciones interpersonales y en el desarrollo moral de todas las personas que la ven.
De hecho, la pornografía "leve" ha sido un factor que ha estado presente en numerosos suicidios de adolescentes varones. El FBI ha informado de muchos casos de jóvenes que se han colgado del cuello y se han masturbado mientras sostenían una revista de pornografía "leve". No es sorprendente que estas muertes (que se clasifican como "asfixia autoerótica") a menudo no son dadas a conocer al público. Se calcula que alrededor de 1.000 de estos suicidios accidentales ocurren en Estados Unidos todos los años. (5).
En muchos casos, hasta ha habido jovencitos que sin quererlo han matado a sus amigos y hermanos por seguir las sugerencias que se encontraban en las revistas de pornografía "leve". Ello demuestra que no son solamente los pervertidos y los criminales endurecidos los que han sido afectados adversamente por la pornografía. Por ejemplo, Zachariah Hurt, de 13 años, leyó una revista de pornografía y luego colocó con cuidado unos cordones de zapato alrededor del cuello de dos niños: su hermanito de 8 años, Benjamin, y Todd Pigg, Jr., de 7 años, luego tiró de los cordones y accidentalmente estranguló a los chicos.
2. Toda pornografía insensibiliza al que la ve
Toda pornografía, "leve", fuerte y aun los materiales de "educación" sexual "neutral", insensibilizan al vidente y lo condicionan a los actos sexuales, violentos o no, como parte integral de la conducta humana --26 estudios distintos han llegado a esta conclusión (4).
Una encuesta de Gallup de 1984 arrojó que dos tercios de los que respondieron creían que el ver violencia en la televisión era dañino para otros, pero sólo el 5% de ellos creía que era dañino para ellos mismos (4).
Neil Malamuth, Ed Donnerstein y Dolf Zillman, tres de los principales investigadores de la violencia sexual, han declarado que, en general: "La pornografía insensibiliza. El ver estos materiales, sean estos violentos o no, coactivos o no, aumenta experimentalmente la conducta agresiva del hombre contra la mujer, y disminuye la sensibilidad, de tanto el hombre como la mujer, hacia la violación sexual y hacia la situación deplorable de las víctimas. Tanto los hombres como las mujeres, después de haber visto este material, creen que la mujer que ha sido víctima de una violación sexual ha sido menos perjudicada, es menos digna y hasta es responsable de su propio sufrimiento (6).
Esta investigación demostró que, luego de haber visto brevemente un material pornográfico, las dos terceras partes de los varones universitarios estarían más dispuestos a obligar a una mujer a realizar actos sexuales, si se les pudiera asegurar que no serían atrapados o castigados. Un tercio de los estudiantes expresó sentir un aumento del deseo de cometer una violación sexual (6). Estos son cambios escalofriantes de la actitud, tomado en cuenta que la mayoría de las violaciones sexuales no se reportan.
La pornografía es particularmente eficaz en insensibilizar a personas emocionalmente perturbadas. Por lo menos 26 estudios han demostrado de forma definitiva que las personas emocionalmente perturbadas y aquellas con una tendencia hacia los actos violentos pueden llegar a ser significativamente insensibilizadas durante varias semanas luego de haber visto películas pornográficas y/o violentas durante tres horas (4).
3. La pornografía es adictiva
Varios estudios han demostrado que todas las personas, normales o desajustadas, que ven pornografía desarrollan el deseo de ver material pornográfico cada vez más perverso, así como los adictos a las drogas desean drogas cada vez más fuertes. Todas las personas fantasean acerca de materiales pornográficos y actos más perversos y aun muchos de ellos los incorporan en sus relaciones sexuales. Muchas personas comienzan a emplear métodos cada vez más violentos en sus relaciones sexuales.
Los psiquiatras británicos Martin Roth y Edward Nelson han declarado que "lejos de tener un efecto catártico, el ver pornografía produce un mayor interés en la desviación sexual" (7).
Donnerstein, Zillman y Malamuth informan que "el ver prolongadamente pornografía común, no violenta y no coactiva, creó el apetito de materiales más inusuales, extravagantes y desviados, incluyendo los violentos en un contexto sexual, como la exhibición del sadomasoquismo y la violación sexual".
Como ocurre con el caso de los drogadictos, aquellos que consumen pornografía llegan a sentir que necesitan materiales más y más perversos para mantener su nivel anterior de excitación sexual (4).
4. La pornografía degrada al matrimonio
Los que consumen pornografía generalmente ven material que muestra a mujeres atractivas que realizan casi cualquier tipo de acto con cualquier número de hombres (o animales). Los usuarios de la pornografía comienzan a creer que sus esposas también deberían realizar actos que sean por lo menos un poquito más "aventurados" o "experimentales" que aquellos a los cuales están acostumbradas. Cuando las esposas de estos irresponsables no satisfacen las fantasías que la pornografía les ha producido, entonces dichos usuarios se sienten insatisfechos. Puede que se sientan aún más insatisfechos con las imperfecciones físicas de sus esposas. Las esposas, por supuesto, se sentirán disgustadas y rechazarán el comportamiento cada vez más pervertido de sus esposos.
Entonces los esposos a menudo buscan a las prostitutas, quienes están acostumbradas a lidiar con estas peticiones tan extravagantes y perversas (3,8).
5. La pornografía aumenta la intención criminal de delincuentes peligrosos
Hay más de 65 estudios que demuestran que los criminales peligrosos (pederastas, asesinos, violadores, padres incestuosos) no sólo son más propensos a cometer sus delitos si consumen pornografía, sino que también son más propensos a usar extensamente la pornografía poco antes de cometer sus crímenes (4). Los hombres delicuentes que usan pornografía pronto comienzan a manifestar un comportamiento adictivo y compulsivo. Todos sus mecanismos para liberar tensión pronto se llegan a relacionar con las perversiones sexuales y su conducta se hace cada vez más criminal.
Cerca de dos millones de pederastas, violadores, sádicos y practicantes de relaciones sexuales con adolescentes o prostitutas infantiles cometen más de 2 millones de delitos al año. Esta cifra se refiere solamente a los incidentes que se reportan, el número total es evidentemente mucho más elevado.
Los ingenuos que creen que la pornografía "no tiene víctimas" deberían bajarse de la nube en que se encuentran durmiendo y darse cuenta de los hechos. Miles de personas han sido torturadas, violadas y asesinadas por seres humanos perturbados como resultado directo de la pornografía. Miles de estos casos abarrotan los archivos de la policía en todo Estados Unidos.
Jeffrey Dahmer, condenado por pederastia y al mismo tiempo un practicante confeso del homosexualismo, logró convencer a 17 jovencitos que fuesen a su apartamento. Una vez allí tuvo relaciones sexuales con ellos y luego los mató y los desmembró.
Este individuo fue un activista en organizaciones que defienden los "derechos de los homosexuales" y participó en desfiles para promover el "orgullo homosexual". La policía también encontró una enorme cantidad de pornografía fuerte y de videocintas en su apartamento (9).
El 24 de enero de 1988, el día antes de ser ejecutado por asesinato, Ted Bundy declaró, en una entrevista que le hizo el Dr. James Dobson de la organización Enfoque en la Familia, que: "Al principio, la pornografía enciende este tipo de corrientes de pensamiento... Como en el caso de las adicciones, sientes deseos de algo que sea más fuerte, más fuerte, algo que te provoque una excitación más intensa, hasta que llegas a un punto en que la pornografía ya no te ofrece más, llegas a un punto de salto en el cual te comienzas a preguntar si a lo mejor el hacerlo te daría aquello que está más allá de sólo leerlo o verlo".
Cuando Enfoque en la Familia publicó los resultados de esta importante entrevista, se encontró con la burla de aquellos que no acaban de aceptar las dañinas consecuencias de la pornografía, pero que en el fondo reconocieron cuán cierto fue lo que arrojó el diálogo de Dobson con Bundy. Evidentemente, las únicas personas que atacaron esta entrevista fueron aquellas que apoyan o lucran inmensamente con la pornografía.
Arthur Gary Bishop, que fue ejecutado en el Estado de Utah en 1983 por violar y matar a cinco niños, entre las edades de 4 y 13 años, declaró lo siguiente: "La pornografía no fue la única influencia negativa en mi vida, pero sus efectos en mí fueron devastadores. Yo soy un homosexual pederasta condenado por asesinato, y la pornografía fue el factor determinante de mi caída".
Los científicos del FBI de Quantico, Estado de Virginia, hicieron unos comentarios del papel que desempeñó la pornografía y sus efectos en el violador de Miami, Estado de la Florida, del caso de "la funda de la almohada". "Adquirió revistas [pornográficas] ... y soñó con realizar violaciones sexuales. Luego cruzó el umbral que separaba la fantasía de la realidad de los asaltos sexuales."
Ray Bauer, un adicto a la pornografía de St. Louis, Estado de Missouri, a menudo obligaba a su esposa de 29 años de edad a mirar películas de pornografía fuerte y luego la ataba y la torturaba. Finalmente, en abril de 1986, la Sra. Bauer no pudo aguantar más este maltrato y mató a su esposo a balazos después de un episodio de tortura particularmente violento. La espalda, el pecho y las posaderas tenían profundas marcas de latigazos. Los agentes del orden registraron la casa y encontraron la extensa colección que su esposo tenía de pornografía violenta y sadomasoquista, también encontraron instrumentos de tortura (10).
Los negociantes de la pornografía dicen que ésta no hace daño. El siguiente caso los desmiente.
En enero de 1986, Linda Lee Daniels, de 22 años de edad, de Albuquerque, Estado de Nuevo México, fue secuestrada en pleno día del estacionamiento de su propia casa por tres jóvenes, cuyo propósito era usarla, contra su voluntad, en una película pornográfica.
El productor de la película, Johnny Zinn, dijo a los tres secuestradores, a quienes él mismo había empleado, que quería un "producto" rubio para su película y que les pagaría $1.500 si encontraban a una mujer con esas características.
Después de raptar a Daniels, los jóvenes la drogaron y la violaron durante toda la noche y filmaron toda la secuencia de las violaciones. Los diarios matutinos del día siguiente mostraron una foto de Daniels. Entonces Zinn ordenó a sus compinches que la mataran. Ellos le dispararon repetidas veces, mientras la pobre víctima suplicaba que no le quitasen la vida.
A Zinn lo condenaron a cadena perpetua. Dos de sus cómplices, aunque los encontraron culpables de violación, ya están en libertad rondando las calles, quizás en búsqueda de más "productos" (11).
El FBI ha encontrado que el 80% (29 de 36) de los más recientes asesinos en masa utilizaron la pornografía extensamente como parte integral de sus crímenes sexuales, los cuales incluían violaciones y asesinatos en serie (4).
Algunos de estos asesinos fotografiaban a sus víctimas ya muertas, recortaban las fotos de sus rostros y los pegaban sobre fotos de pornografía fuerte como preparación para su próximo asesinato.
El FBI y la policía de toda la nación estadounidense han informado que han encontrado extensas colecciones de pornografía en las casas de prácticamente cada asesino en masa y pederasta que han arrestado.
El capítulo 18 del estudio, realizado en 1986, de la Comisión sobre la Pornografía del Fiscal General de Estados Unidos señala que las principales revistas pornográficas para hombres (Playboy, Penthouse, Hustler, Chic, Club, Gallery, Genesis y Oui) tienen una tasa de circulación cinco veces más elevada en los Estados de Alaska y Nevada que en el de Dakota del Norte (12). Es muy significativo que las tasas de violaciones sexuales de Alaska y Nevada son ocho veces más elevadas que la de Dakota del Norte.
Otros investigadores han confirmado que el 64% de todos los pederastas que son practicantes del homosexualismo y el 86% de todos los violadores usaron pornografía durante el momento en que cometían sus crímenes o inmediatamente antes.
Un sondeo de más de 400 criminales jóvenes en prisión demostró que los presidiarios que habían visto grandes cantidades de pornografía eran mucho más propensos a cometer actos violentos y sexualmente perversos que los otros presidiarios que no habían visto pornografía (3).
6. La pornografía impulsa a realizar otros crímenes y los facilita
Los que promueven la pornografía también promueven la pederastia al trivializar los actos sexuales entre niños y adultos.
Organizaciones como la Asociación de Norteamérica para el Amor entre Hombres y Niños o NAMBLA (North American Man-Boy Love Association) y la Rene Guyon Society están muy involucradas en el movimiento en pro del homosexualismo y en la pornografía fuerte. Ambas organizaciones también cabildean para que se eliminen las leyes que prohíben las relaciones sexuales con menores de edad.
Es un hecho que los magnates de la pornografía usan su gran riqueza e influencia para promover directamente los actos ilegales en sus revistas, incluyendo el uso de drogas peligrosas. Ello coincide con su ideología hedonista de que "todo es aceptable".
Según la Dra. Judith Reisman, presidenta del Institute for Media Education (Instituto para la Formación de los Medios de Comunicación Social), con sede en Washington, DC, la legalización de todos los tipos de uso de drogas ha sido una de las metas principales, a nivel económico, editorial y legislativo del imperio de la revista pornográfica Playboy desde 1966. La primera indicación de que Playboy iba a promover el uso de drogas y su legalización tuvo lugar en el número de septiembre de 1966 de esta revista. En ese número, Playboy publicó una entrevista que hizo a Timothy Leary, en la cual la revista se congració sobremanera con este portavoz del movimiento en pro de la legalización de las drogas.
En 1970, la Fundación Playboy formalmente subscribió el establecimiento, por parte del abogado Keith Stroup, de la National Organization for the Repeal of Marijuana Laws o NORML (Organización Nacional para la Anulación de las Leyes que prohiben el uso de la Mariguana). A finales de 1871, la Fundación contribuyó con $100.000, la primera de una larga series de donativos periódicos a NORML para su campaña en pro de las drogas de 1972.
Playboy ha continuado proporcionando una gran cantidad de asistencia, tanto editorial como económica, a la legalización de las drogas desde 1970. En 1973 y en 1975, los esfuerzos de NORML, con el respaldo de Playboy, tuvieron un triste éxito al lograr abolir la criminalidad legal de la mariguana en los Estados de Oregon y Alaska. La revista Playboy ha publicado anécdotas ficticias agasajando muchísimo a los que usaban drogas, ha impreso cuadros sinópticos sobre el uso de las drogas y ha servido de plataforma para numerosos portavoces a favor de las drogas, incluyendo a Timothy Leary y a la estrella de fútbol estadounidense Don Rogers --que luego murió de una sobredosis (13).
Según fuentes del Congreso de Estados Unidos, las drogas ilícitas constituyen un negocio de $70 mil millones al año. En la actualidad tenemos 20 millones de personas que fuman mariguana con frecuencia, 7 millones que usan cocaína con frecuencia y medio millón de adictos a la heroína (14). Nuestra sociedad se está realmente ahogando en un diluvio de drogas y ningún niño está plenamente protegido de las drogas y de la pederastia (¡incluyendo el suyo!)
Lo último que necesitamos es que venga un grupo de libertinos ricos a instigar a los que promueven el uso de drogas con sus ilógicos argumentos publicados en costosas revistas a colores.
Brian Clowes, Ph.D. es el Director del Instituto de Capacitación Pro vida de Human Life International y autor de la monumental obra en inglés Pro-Life Activist's Encyclopedia (Stafford, Virginia: American Life League, Inc., 1993). Este artículo es la traducción del capítulo 133 de esta enciclopedia. La enciclopedia es distribuida por la American Life League, Inc., P.O. Box 1350, Stafford, VA 22555, USA, tel.: (540) 659-4171, página web: www.all.org y por Human Life International, 4 Family Life Lane, Front Royal, VA 22630-6453, USA. Tel. (540) 635-7884. Fax: (540) 636-7363. Email:  hli@hli.org. Página web. http://www.hli.org.
Human Life International (HLI) es la organización católica más grande del mundo dedicada a la defensa de la vida humana y la familia, con más de 80 oficinas en 5 continentes. HLI realiza su labor en total fidelidad al Magisterio de la Iglesia Católica, por medio de la oración, el servicio al prójimo y la educación.
Notas: 1. Christopher Dawson, durante las Conferencias Gifford de 1947, en Edinburgh, Escocia. Citado en laNational Federation for Decency Journal (noviembre-diciembre, 1987). 2. Madonna, Sex (1992). Citado en Suzan Bibisi, Los Angeles Daily News, "Madonna: Sex Has Some Raunchy Text, Artistic Photography." The Vancouver [Washington] Columbian, 22 de octubre de 1992, B2. 3. David A. Scott, Pornography. Its Effects on the Family, Community and Culture. Publicado por Child and Family Protection Institute y por Contact America. Pida su ejemplar (en inglés) a Family Policy Insights, 721 Second Street NE, Washington, DC 20002. 4. The Hill-Link Minority Report of the Presidential Commission on Obscenity and Pornography. Este informe se puede pedir a Morality In Media, 475 Riverside Drive, New York, New York 10115. 5. R. Hazelwood, P. Dietz, y A. Burgess. "The investigation of Autoerotic Fatalities." Journal of Police Science and Administration. September 1981, 404-411. Véase también el Post-Dispatch de St. Louis, 25 de agosto de 1990. 6. P. Zimbardo. "Sexual Murderers." Psychology Today, noviembre de 1977, 69-76 y 148. 7. "Porn Traffickers Share Guilt in Sexual Murders." The Wanderer, 9 de marzo de 1989, 2. 8. Frank Morris. "Pornography and the Degradation of Society." The Wanderer, 9 de febrero de 1989, 4. 9. Michael C. Buelow. "Police Believe Suspect Killed 17." The Oregonian, 26 de julio, 1991, A1 y A24. También: "Relative in Dahmer Case Sues." USA Today, 6 de agosto de 1991, 3A. Véase también la Carta, publicada (en inglés) mensualmente por Focus on the Family, de octubre de 1991. 10. "Woman Kills Porn Addict Husband." National Federation for Decency Journal, mayo-junio, 1986, 7. 11. Dixie L. Gallery, madre de la víctima. "Co-ed Picked at Random is Kidnapped, Raped, Murdered By Pornographers." National Federation for Decency Journal, abril, 1987, 5. 12. Final Report of the Attorney General's Commission on Pornography. Rutledge Hill Press, 513 Third Avenue South, Nashville, Tennessee 37210, USA, 1986. 13. "American Drug Culture Has Roots in Playboy."National Federation for Decency Journal, noviembre-diciembre de 1986, 4. 14. News of Interest. "Drug Use Continues to Grow." National Federation for Decency Journal, agosto, 1987, 15.

La pornografía: Mercancía para los gustos depravados


AVISO: La información que presentamos a continuación es de contenido delicado y no apta para menores de edad ni para personas moralmente vulnerables a este tema.
Lo que dicen los que sostienen una ideología antivida
Los que sostienen una ideología antivida afirman falsamente que así como existen muchas y distintas expresiones sexuales, así también hay muchas maneras de manifestarlas de forma visual o auditiva. La gran variedad que hay de literatura erótica, dicen, meramente refleja el deseo del público de ver estos actos sexuales naturales, tanto impresos como en filmes.
Estas personas equivocadas también afirman que cualquiera que se oponga a esta variedad de literatura sexual explícita, disponible en nuestro mundo moderno, está intentando imponer su estrecha mentalidad sobre el resto de nosotros y no es otra cosa que un censor que quiere limitar la libertad de expresión.
Introducción: La línea divisoria
La sociedad ha marcado una línea divisoria entre el material erótico que considera generalmente de "buen gusto" y relativamente "inofensivo", y el que muestra actividades que la gente en general considera depravado, pervertido y que no merece la protección de la ley como libertad de expresión. Generalmente a la primera se le llama pornografía "leve"y a la segunda pornografía fuerte.
Esta informal manera de clasificar a la pornografía siempre ha tenido profundos problemas morales y legales. En la actualidad, el carácter no viable de dicha clasificación se está manifestando cada vez con mayor claridad ante la avalancha de evidencias que muestran que aun el material erótico que aparenta ser el más inocuo puede dañar profundamente a las personas y, por ende, también a la sociedad.
Los que se dedican a promover la pornografía están contribuyendo ellos mismos a exacerbar el problema al intentar hacer confusa la línea que divide la pornografía "leve" de la pornografía fuerte. Las revistas pornográficas, como Playboy y Penthouse, están mostrando un material, que antes se consideraba pornografía fuerte, como si fuese "leve".
Esta es una estrategia que podríamos llamar "gradualismo", por cuanto consiste en incrementar poco a poco el grado ofensivo del material pornográfico que se exhibe, con el objeto de evitar el rechazo, de primera instancia, de algo francamente perverso y de lograr su aceptación posterior, una vez que se ha conseguido insensibilizar al público.
Definiciones
Una definición de pornografía "leve", que el sentido común nos dicta, sería la exhibición de personas en distintas posturas eróticas, pero que no participan en ningún comportamiento explícitamente violento y/o sexual. La pornografía "leve" también es intrínseca y gravemente inmoral.
En Estados Unidos, probablemente la pornografía "leve" cause mucho más daño que la fuerte debido a que es mucho más accesible al público y también a que sutilmente trivializa conductas tan perversas como la pederastia y la violación sexual.
Según la definición de pornografía "leve" que hemos dado más arriba, la pornografía fuerte consistiría entonces en la exhibición de actos sexuales entre personas de cualquier edad, incluyendo las relaciones sexuales con animales, el fetichismo, etc.
Clases de pornografía
Existen varias maneras de clasificar las perversiones sexuales que tanto la pornografía "leve" como la fuerte promueven. La diferencia entre ambas es que mientras la pornografía "leve" se limita a insinuarlas o a sugerirlas, la pornografía fuerte las manifiesta explícitamente. He a continuación una de esas clasificaciones:
  • 1. Bestialidad (relaciones sexuales con animales).
  • 2. Cautiverio y tortura.
  • 3. Actividad homosexual e intercambio de vestido (travestismo).
  • 4. Pederastia (relación sexual entre un niño y un adulto).
  • 5. Incesto.
  • 6. Violación sexual y otros actos de violencia.
  • 7. Fetichismo.
  • 8. Necrofilia (relaciones sexuales con cadáveres).
  • 9. Satanismo y brujería
  • 10. Representaciones explícitas de relaciones sexuales heterosexuales.
Entrar en el mundo de la pornografía fuerte, aun de forma periférica, es entrar en un mundo de violencia, de locura y de lujuria sin límites, así como de una total falta de control.
Permanecer en ese mundo durante mucho tiempo es convertirse en un esclavo indefenso ante él. La adicción a la pornografía es una de las más difíciles de superar y controlar, y el impulso de adquirir y usar material pornográfico permanece durante toda la vida.
Disponibilidad general
Las diferentes clases de pornografía fuerte, mencionadas arriba, generalmente se encontraban disponibles en dieciséis librerías para "adultos", según el sondeo realizado en 1986 por la Comisión sobre Pornografía del Fiscal General de Estados Unidos. Según la Comisión, este material es estándar en todas las tiendas para "adultos" a través del país.
La Comisión estudió e hizo un listado de 5,420 títulos distintos de libros, filmes y revistas que se encontraban en estas tiendas. Debemos señalar que, prácticamente en todos los casos, el título del material pornográfico en cuestión se ajusta con bastante exactitud a su contenido. Aproximadamente la mitad de los títulos examinados por la Comisión incluían obscenidades (1).
Un pequeño porcentaje de esta pornografía trata de relaciones sexuales normales entre hombres y mujeres (lo cual no quiere decir que no sea perverso el mostrarlas). Sin embargo, la gran mayoría de los materiales mostraban también varias desviaciones sexuales según las categorías que describimos a continuación:
Bestialidad
Una forma particularmente degradante de la pornografía fuerte muestra a seres humanos y animales (usualmente perros y caballos) involucrados en distintos actos sexuales. Algunas actrices de la pornografía se especializan en esta actividad. Algunas veces obligan a niños pequeños a tener relaciones sexuales con animales.
Un tema popular en este material es el que consiste en involucrar a figuras de autoridad (como policías y monjas católicas). Inicialmente "obligan" a estos personajes ficticios a tener relaciones sexuales con distintos animales.
Hugh Hefner, fundador de la revista pornográfica Playboy, declaró en el periódico Los Angeles Times: "Sin dudarlo apruebo los actos de bestialidad. Lo que estoy diciendo es: ¿Qué diferencia hay si el hacerlo excita el deseo? La única cosa que yo veo perjudicial en la bestialidad es el hecho de que la gente iba a la cárcel por hacerlo" (2).
Esta tendencia a promover las relaciones sexuales con animales se han extendido a la "educación" sexual inmoral que hoy en día se imparte en las escuelas públicas de Estados Unidos. La Dra. Patricia Shiller, fundadora de la Asociación de Estados Unidos de Educadores, Consejeros y Terapeutas Sexuales (AASECT, por sus siglas en inglés), dice que el libro de Gary F. Kelly's Learning About Sex: The Contemporary Guide for Young Adults ("Para aprender sobre la sexualidad: La guía contemporánea para los jóvenes adultos") es una lectura "muy importante para todos los jóvenes". Esta publicación incluye la siguiente declaración: "Un porcentaje bastante significativo de gente probablemente ha tenido algún tipo de contacto sexual con un animal durante su vida, particularmente los chicos que viven en el campo. No hay nada que indique que este tipo de contactos sea dañino, excepto el evidente peligro de una higiene deficiente, de una lesión que el animal pueda causar o de la culpabilidad por parte del ser humano" (3).
Wardell Pomeroy, vinculado a Paternidad Planificada (la filial en Estados Unidos de la IPPF, la agencia más proabortista del mundo), tiene dos libros, Boys and Sex y Girls and Sex, cuyos contenidos son tan extremos que se han convertido en las publicaciones que más utilizan los que se oponen a los programas de "educación" sexual inmoral en las escuelas para denunciarlos.
En estos libros de Pomeroy se afirma que "las relaciones sexuales premaritales sí tienen valores, como entrenamiento para el matrimonio o alguna otra relación de compromiso...a manera de comparación...es como conducir un automóvil para probarlo antes de comprarlo... He tenido casos de chicos que vivían en el campo, que tenían una relación amorosa con un animal y que se sentían bien con esta conducta, hasta que fueron a la universidad, donde aprendieron por primera vez que lo que habían hecho era ‘anormal'. Fue entonces que se sintieron mal..." (4)
[Nota del Traductor: Debemos añadir que en los cuadernos que se utilizan para la "educación" sexual en las escuelas de Colombia también se hace referencia a la bestialidad y a otras perversiones sexuales. Véase ¡Alerta!: Programa de "educación" sexual en Colombia. ¿Educación sexual o mercadeo?]
La Comisión ya mencionada encontró filmes, libros y revistas que trataban el tema de la bestialidad.
Cautiverio y tortura
Esta categoría es muy popular y atrae mucho a las personas que han caído en la práctica de la homosexualidad (homosexualismo). Los que practican la homosexualidad a menudo se involucran mucho en la pornografía fuerte.
El tema principal de este tipo de perversión consiste en mostrar a una personaje que representa a alguien indefenso que está bajo el dominio y la tortura de otro personaje que representa a una figura de autoridad, ya sea legítima (como un policía) o ilegítima (como un soldado nazi o un terrorista árabe).
Puede ser que este tipo de material sobre el cautiverio simplemente muestre a una persona luchando por liberarse de distintos tipos de instrumentos de restricción. Sin embargo, muchos filmes a menudo muestran actos de tortura real, en los que se utiliza la flagelación, el marcar con un tizón y el uso de instrumentos medievales que evidentemente infligen un auténtico dolor.
Muchos practicantes del homosexualismo pertenecen a clubes organizados de sadomasoquismo. Estos clubes tienen boletines, reuniones y aun "calabozos", que se organizan con el objeto de permitir a sus miembros infligirse dolor unos a otros en privado.
Algunas estaciones de la policía en Estados Unidos calculan que cada año aproximadamente 100 personas (casi todas adolescentes) son sometidas a una agonía extrema y eventualmente mueren mientras las filman. Estas películas circulan clandestinamente y se usan para el placer sexual. Aunque muchas estaciones de la policía han confiscado este tipo de filmes, su cantidad es difícil de calcular debido a que los usuarios las ocultan con mucho cuidado y usualmente las circulan de mano en mano para mostrarlos solamente en fiestas privadas.
Por ejemplo, en un caso inusual en que se logró condenar a los culpables, dos hombres del Estado de Virginia fueron acusados, en agosto de 1989, de planear la compra o el rapto de un muchacho para utilizarlo en uno de estos filmes de tortura y cautiverio. Los acusados confesaron que su propósito era torturar al chico durante dos semanas y luego matarlo (5). Afortunadamente se logró detener este complot a tiempo, pero se podría especular acerca del número de niños que se pierden cada año y que sufren tan horrible destino.
Otros niños inocentes no han tenido la suerte del chico ya mencionado. En abril de 1985, el diario Mercury News, de San José, California, informó que un círculo de pederastas de esa ciudad habían raptado a varios chicos, luego los habían obligado a comer trozos de ratas y después los habían torturado con cuchillos y lámparas de soldar antes de matarlos. También drogaron a los niños y los obligaron a tener relaciones sexuales con adultos y a participar en ritos satánicos (6).
Este es el tipo de actividad con la que el vendedor local de pornografía está totalmente de acuerdo y también es el tipo de pornografía que la Unión de Estados Unidos para las Libertades Civiles (American Civil Liberties Union) podría defender vigorosamente con el falso pretexto de ser parte de la "libertad de expresión".
La Comisión sobre Pornografía del Fiscal General encontró filmes, libros y revistas que trataban el tema del cautiverio y la tortura.
La homosexualidad y el travestismo
Los distintos aspectos del homosexualismo constituyen temas dominantes y recurrentes en la mayor parte del material de pornografía fuerte. Travestismo, cautiverio y tortura, pederastia, incesto y violación de una persona del mismo sexo, constituyen más de la mitad de los principales temas de la pornografía fuerte. Todas estas actividades están directamente relacionadas con el homosexualismo.
La Comisión sobre Pornografía del Fiscal General encontró filmes, libros y revistas que trataban el tema del homosexualismo y el travestismo.
El incesto
Un gran porcentaje de la pornografía fuerte muestra relaciones incestuosas entre distintos familiares. El tema más popular en este perverso material es el padre que veja sexualmente a una hija, quien algunas veces es una niña pequeña. Al igual que en los otros tipos de pornografía fuerte, los temas se mezclan: el cautiverio, la violación, la prostitución forzosa de niños pequeños, etc. Este tipo de pornografía también contribuye a la degradación de la familia y a que los usuarios de la misma odien a sus padres.
La Comisión sobre Pornografía del Fiscal General encontró filmes, libros y revistas que trataban el tema del incesto.
La violación sexual y otros tipos de violencia
Algunas personas todavía creen que las distintas formas de expresión que existen en los medios de comunicación social, prensa o audiovisuales, no influyen en la conducta humana. Cualquiera que tenga un poco de experiencia en la vida o sentido común sabe que dichas formas de expresión sí influyen en el comportamiento humano.
Aunque la violación sexual y los crímenes sexuales constituyen solamente alrededor del 5% de la pornografía fuerte, para muchas personas que pueden estar mentalmente desajustadas estas perversiones son temas populares.
Esta es la única clase de pornografía fuerte que ha causado enojo a las feministas radicales. Ello se debe a que muestra actos reales de violencia contra las mujeres. A este tipo de feministas no les preocupa las otras clases de pornografía que hemos tratado.
En el artículo que trata sobre Los dañinos efectos de la pornografía, explicamos cómo aun la pornografía "leve" es un factor en muchos casos de violaciones y asesinatos.
La Comisión sobre Pornografía del Fiscal General encontró filmes, libros y revistas que trataban el tema de la violación y otros actos sexuales violentos.
Fetichismo
Algunos de los fetiches más extravagantes aparecen habitualmente en materiales de pornografía fuerte y casi siempre aparecen mezclados con otros actos sexuales perversos. Las fijaciones más populares incluyen objetos de cuero; cadáveres o animales muertos (necrofilia); mujeres embarazadas o lactantes; personas con amputaciones; enanos y otras personas con evidentes malformaciones físicas; ciertas áreas específicas del cuerpo, y mujeres exageradamente obesas.
La Comisión sobre Pornografía del Fiscal General encontró filmes, libros y revistas que trataban el tema del fetichismo.
Satanismo y brujería
Este tipo de pornografía fuerte a menudo muestra escenas de cautiverio y tortura que son extremadamente duras y ocasionalmente fatales, a manos de las supremas figuras de autoridad para los usuarios de esta perversidad: Satanás y sus sirvientes. Otros temas comunes son el vampirismo, así como distintos aspectos extremos de brujería y vudú, todos ellos enfatizan distintas prácticas sexuales perversas.
La Comisión sobre Pornografía del Fiscal General encontró filmes, libros y revistas que trataban el tema del satanismo y la brujería.
La pornografía por teléfono
En enero de 1983, la Comisión Federal para las Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés) permitió a la revista pornográfica (clasificada X) High Society, abrir su primera línea telefónica pornográfica, a la cual se podía tener acceso desde cualquier parte del país.
Inmediatamente la revista comenzó a generar el increíble ingreso de $14.000 al día, del cual más del 70% iba a parar a las arcas de la compañía telefónica. Dicha compañía cerró de mala gana las líneas pornográficas cuando la avalancha de quejas comenzó a llegar. Los costos para High Society eran muy bajos, consistían principalmente del empleo de algunas pocas personas con voces "sexy" para grabar los mensajes pornográficos.
En la actualidad hay docenas de estos mal llamados "servicios" de pornografía telefónica en Estados Unidos.
Las líneas pornográficas se quedan con aproximadamente la tercera parte del ingreso anual de $450 millones de las llamadas para escuchar este tipo de perversiones. Hay dos compañías que controlan la mayor parte del negocio de la pornografía telefónica: Carlin Communications y Megaquest, que el Wall Street Journal describe como el "McDonalds de las líneas pornográficas".
Los efectos de la pornografía por teléfono
Varios padres de familia de la ciudad de Phoenix, Arizona, presentaron una demanda judicial contra la compañía Pacific Bell y los operadores de las líneas pornográficas en octubre de 1987, luego de que un niño de 12 años escuchara un mensaje pornográfico y después violara sexualmente a una niña de 4 años.
El Dr. Victor Kline, profesor de psicología de la Universidad de Utah y especialista en el impacto de la pornografía en los niños, declaró bajo juramento en el testimonio que prestó ante el tribunal que presidió el caso apenas mencionado, que "el haber escuchado la línea pornográfica contribuyó de forma directa y con relación de causa y efecto a esta violación sexual. Si este niño de 12 años no hubiese escuchado estos ‘materiales sexuales', este hecho nunca hubiese ocurrido."
En mayo de 1988, la legislatura del Estado de Maryland votó a favor de restringir el uso de las líneas pornográficas a los suscriptores privados, los cuales recibirían un código de acceso secreto. La Unión de Estados Unidos para las Libertades Civiles, con el pretexto de defender una falsa "libertad de expresión", se opuso a esta medida, la cual, después de todo, sólo limitaba una actividad perversa, en vez de prohibirla totalmente.
La pornografía telefónica y los que practican el homosexualismo
El estilo de vida de las personas que han caído en el homosexualismo se caracteriza también por lo pornográfico. De ello se deriva el apoyo que estas personas le dan a la pornografía. El grupo National Gay Rights Advocates (Defensores de los Derechos de los Homosexuales a nivel Nacional) presentó un documento favorable a las líneas telefónicas pornográficas ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos en un caso en 1988. En ese caso el Tribunal examinó un desafío legal que una compañía de líneas pornográficas presentó contra una ley del Congreso de Estados Unidos que prohibía las llamadas a este tipo de líneas de un estado a otro.
Un editorial muy revelador, que fue publicado en el periódico pro-homosexualismo The Lavender Network, declaró que "la prohibición tajante de una industria sexual telefónica podría perjudicar a los periódicos y revistas homosexuales, la mitad de los cuales derivan un ingreso sustancial de dicha industria" (7).
Un miembro de la Fundación para el SIDA de San Francisco, California, hizo el siguiente insensato comentario: "...la sexualidad por teléfono es, de hecho, un importante escape sexual para mucha gente" (8).
Benjamin Schatz, director ejecutivo del National Gay Rights Advocates AIDS Civil Rights Project (Proyecto para los Derechos Civiles y el SIDA de los Defensores de los Derechos de los Homosexuales a nivel Nacional), enfatizó en un documento favorable a las líneas telefónicas pornográficas ante el Tribunal Supremo en el caso ya mencionado, lo siguiente: "Las líneas porno pueden salvar vidas al proporcionar una alternativa a las relaciones sexuales arriesgadas. Le guste o no a la gente, tienen un importante valor social y ameritan la protección de la Constitución" (9).
Esta actitud ignora la relación de causa y efecto entre la pornografía y la violencia. En vez de ser una alternativa a las relaciones sexuales arriesgadas, las líneas pornográficas sin duda alguna causan un mayor índice de relaciones sexuales arriesgadas (10) y de violencia, como ya hemos demostrado. En realidad la única alternativa a las relaciones sexuales arriesgadas es la castidad.
Brian Clowes, Ph.D. es el Director del Instituto de Capacitación Pro vida de Human Life International y autor de la monumental obra en inglés Pro-Life Activist's Encyclopedia (Stafford, Virginia: American Life League, Inc., 1993). Este artículo es la traducción del capítulo 133 de esta enciclopedia. La enciclopedia es distribuida por la American Life League, Inc., P.O. Box 1350, Stafford, VA 22555, USA, tel.: (540) 659-4171, página web: www.all.org y por Human Life International, 4 Family Life Lane, Front Royal, VA 22630-6453, USA. Tel. (540) 635-7884. Fax: (540) 636-7363. Email:  hli@hli.org. Página web. http://www.hli.org.
Human Life International (HLI) es la organización católica más grande del mundo dedicada a la defensa de la vida humana y la familia, con más de 80 oficinas en 5 continentes. HLI realiza su labor en total fidelidad al Magisterio de la Iglesia Católica, por medio de la oración, el servicio al prójimo y la educación.
Notas: 1. Final Report of the Attorney General's Commission on Pornography. Rutledge Hill Press, 513 Third Avenue South, Nashville, Tennessee 37210, USA, 1986, 571. 2. Hugh Hefner citado en "Hefner Explains Philosophy 7-11 Promotes", National Federation for Decency Journal (abril, 1986): 16. 3. Gary F. Kelly,Learning About Sex: The Contemporary Guide for Young Adults, (Nueva York: Barron's, 1968), 61 y 136. Citado en Gene Antonio, "America's XXX-Rated Sex Education Curricula", New Dimensions Magazine(septiembre, 1990): 72-77. 4. Wardell Pomeroy, Ph.D., Boys and Sex, (Nueva York: Delacorte Press, 1981), 117, 171 y 172. 5. USA Today, 22 de agosto de 1989, 3A. 6. "Snuff Film Ring Uncovered", National Federation for Decency Journal (julio-agosto, 1985): 14. 7. "Adult Phone Lines Under Attack", The Lavender Network, abril, 1990, 50. 8. Just Out [periódico pro-homosexualismo de Portland, Estado de Oregon], abril, 1989, 4.9. The Lavender Network, mayo, 1989, 57. 10. Nota del Traductor: Con la frase "relaciones sexuales arriesgadas", el autor se está refieriendo a las peligrosas relaciones sexuales homosexuales (véase Lo que usted debe saber sobre el homosexualismo). La ya mencionada frase se utiliza también para promover el preservativo, lo cual es un engaño y una falsa seguridad (véase El SIDA y la "planificación familiar"). Esta es precisamente la postura del autor, quien ha escrito en esta misma enciclopedia (véanse los capítulos 139ss) una contundente refutación de la promoción del preservativo.

Introducción a la amenaza de la pornografía


"La pornografía y la violencia sádica degradan la sexualidad, corroen las relaciones humanas, explotan a las personas, especialmente a las mujeres y a los jóvenes, socavan el matrimonio y la vida familiar, fomentan la conducta anti-social y debilitan la fibra social de la sociedad misma" (1).
Lo que dicen los que sostienen una ideología antivida
Los que sostienen una ideología antivida afirman falsamente que la mayor parte del material que es sexualmente explícito es completamente inocuo. De hecho, dicen que si dicho material no contiene violencia alguna contra las mujeres, es bueno para la sociedad, debido a su carácter "catártico". En vez de realizar actos violentos, continúan diciendo, los criminales sexuales en potencia se dedicarían simplemente a fantasear acerca de estos actos y por consiguiente no se sentirían tentados a cometerlos.
¿Qué es la pornografía?
"Que ni siquiera se nombre entre vosotros la fornicación o cualquier otro género de impureza y avaricia...ni palabras torpes, groseras o tontas...Pues sabed bien que ningún fornicario o impuro o avaro --que es un idólatra-- tendrá parte en el Reino de Cristo y de Dios" (Efesios 5:4-5).
Los tribunales de Estados Unidos han presidido cientos de casos cuya característica principal era intentar definir la pornografía. Hombres y mujeres de letras han discutido mucho en torno a ello sin obtener, la mayoría de las veces, un resultado permanente.
Sin embargo, una definición de sentido común sería que la pornografía es "la literatura de la desviación sexual". En otras palabras, es la literatura que personas enfermas mentalmente y sexualmente desajustadas gozan leyendo.
Los psiquiatras han identificado alrededor de sesenta diferentes tipos específicos de desviaciones sexuales o "parafilias", entre las que se incluyen el sadomasoquismo, el homosexualismo, el fetichismo, el travestismo, la pederastia, las relaciones sexuales en grupo, la necrofilia (obsesión sexual con cadáveres) y la bestialidad. Cada una de estas perversiones tiene sus propias revistas, vídeos, clubes, boletines y películas. Se puede definir este vasto material como pornográfico de distintas maneras, por cuanto exhibe prácticas extremas que son inusualmente violentas y/o eróticas.
La pornografía constituye, en Estados Unidos, una industria cuyos ingresos alcanzan los $20 millones anuales y que publica más de 200.000 números de las 800 revistas más populares de pornografía "leve" y fuerte que se venden cada año.
El retorno del paganismo antiguo: Un Lupercal permanente
"La pornografía es el control de hombres sobre mujeres" y "la propaganda de violencia contra las mujeres" (2).
Hace miles de años los romanos disipaban sus bajos impulsos de realizar actividades depravadas en un solo día feriado que se llamaba Lupercal. En ese día, todos, incluyendo los líderes más respetados, se entregaban a actividades que estaban prohibidas el resto del año: violaciones sexuales, adulterio, homosexualismo, bestialidad, pederastia y cualquier otra perversión sexual que se les ocurriese. No había ninguna pena social o legal durante ese día, sin importar cuán violenta o depravada fuese la conducta.
Actualmente, en Estados Unidos hay un Lupercal permanente. Ninguna otra sociedad o época se puede "vanagloriar" de tantos asesinos sexuales en serie, robos, violaciones, divorcios o sobredosis de drogas que Estados Unidos. Tanto este país como esta época están saturados de inmundicia. No hay protección alguna para el inocente y el indefenso. Se desprecia y se ridiculiza hasta la santidad de la vida humana. El arma más poderosa del movimiento antivida contra los valores morales es la propaganda sexual por medio de la pornografía "leve" y la pornografía fuerte. Si una sociedad está saturada de la exhibición de actos depravados, estos actos ya no serán vistos como inmorales o fuera de lo normal.
Hemos visto los efectos de esta propaganda pornográfica, cuyo propósito es insensibilizar la conciencia de los miembros de la sociedad. En los demás artículos de este sitio electrónico informaremos más sobre qué es la pornografía y sobre el terrible daño que causa.
Brian Clowes, Ph.D. es el Director del Instituto de Capacitación Pro vida de Human Life International y autor de la monumental obra en inglés Pro-Life Activist's Encyclopedia (Stafford, Virginia: American Life League, Inc., 1993). Este artículo es la traducción del capítulo 133 de esta enciclopedia. La enciclopedia es distribuida por la American Life League, Inc., P.O. Box 1350, Stafford, VA 22555, USA, tel.: (540) 659-4171, página web: www.all.org y por Human Life International, 4 Family Life Lane, Front Royal, VA 22630-6453, USA. Tel. (540) 635-7884. Fax: (540) 636-7363. Email:  hli@hli.org. Página web. http://www.hli.org.
Human Life International (HLI) es la organización católica más grande del mundo dedicada a la defensa de la vida humana y la familia, con más de 80 oficinas en 5 continentes. HLI realiza su labor en total fidelidad al Magisterio de la Iglesia Católica, por medio de la oración, el servicio al prójimo y la educación.
Notas: 1. Pontificia Comisión para las Comunicaciones Sociales, Pornografía y violencia en los medios de comunicación social: Una respuesta pastoral, 16 de mayo de 1989. 2. Tomado de Eugene E. Russell,Webster's New World Dictionary of Quotable Definitions, 2da edición, (Nueva York: Prentice-Hall, 1988).

La postura de Human Life International sobre la pornografía


Human Life International, en armonía con la enseñanza de la Iglesia Católica y el sentido común, se opone a la fabricación, distribución, venta y uso de la pornografia de cualquier modo. La pornografia no sirve ningún propósito, excepto el de pecar. Degrada a la persona humana en su dignidad y en su valor, y reduce el amor a lo genital. La pornografia promueve comportamientos pecaminosos: la fornicación, el adulterio, la sodomía, la masturbación y según indican las evidencias; el maltrato sexual de los niños, la violación y el asesinato. La pornografia de por sí viola el sexto y el noveno mandamientos.

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que "La pornografía consiste en dar a conocer actos sexuales, reales o simulados, fuera de la intimidad de los protagonistas, exhibiéndolos ante terceras personas de manera deliberada. Ofende la castidad porque desnaturaliza la finalidad del acto sexual. Atenta gravemente a la dignidad de quienes se dedican a ella (actores, comerciantes, público), pues cada uno viene a ser para otro objeto de un placer rudimentario y de una ganancia ilícita. Introduce a unos y a otros en la ilusión de un mundo ficticio. Es una falta grave. Las autoridades civiles deben impedir la producción y la distribución de material pornográfico" (número 2354).
Nadie tiene el "derecho" a hacer el mal. Por tanto, nadie tiene un "derecho" a elaborar, vender o usar la pornografia. Toda ley civil debe de estar de acuerdo con las leyes de Dios. Los que promueven la pornografia a menudo usan una interpretación errónea de la Primera Enmienda a la Constitución de EE.UU. para tratar de justificar esta actividad; porque la realidad es que esa enmienda nunca tuvo la intención de darles a los ciudadanos un derecho absoluto a hablar, escribir o publicar lo que quieran, sin tomar en cuenta los límites de la decencia.
Estos son algunos de los hechos sobre la pornografia, recopilados por la organización Focus on the Family (Enfoque en la Familia):
* La pornografía es un negocio de 8 mil millones de dólares anuales en EE.UU. Los norteamericanos gastan esa cantidad en vídeos, actos sexuales en vivo, programas "adultos" de televisión por cable, objetos sexuales, pornografía a través de la computadora y revistas sobre el sexo. Esa cantidad es mayor que la que recibe Hollywood a través de las taquillas y mayor también que la que proviene de grabaciones de música "rock" y de "country".
* Se ha reportado que cadenas hoteleras como las del Mariott, el Hyatt y el Holiday Inn, obtienen millones de dólares anualmente, proporcionándoles películas "adultas" a sus huéspedes.
* Estados Unidos es el principal productor de pornografía del mundo - cada semana se lanzan al mercado 150 nuevos vídeos pornográficos. Desde 1991, el número de éstos ha aumentado en un 500%.
* Existen 25,000 tiendas de vídeos que alquilan y venden pornografía, casi 20 veces más que el número de librerías "para adultos".
* El "sexo por teléfono", facilitado por compañías como la AT&T, es un negocio millonario. Se ha calculado que entre las 9 p.m. y la 1 a.m. de cada noche, alrededor de 250,000 clientes llaman a líneas telefónicas de este tipo en EE.UU. Los norteamericanos gastan entre 750 millones y mil millones de dólares cada año en el "sexo por teléfono".
* El 77% de los que violaron o maltrataron sexualmente a niños dijeron que hacían uso de la pornografia habitualmente; el 87% de los que violaron o maltrataron sexualmente a niñas dijeron lo mismo. El 86% de los que fueron condenados por violación de adultos dijeron que hacían uso habitualmente de la pornografia; y el 57% de ellos admitieron que habían imitado escenas pornográficas cuando cometían las violaciones, las cuales habían visto anteriormente.
* Después que cerraron 150 negocios relacionados con el sexo en la ciudad de Oklahoma, el porcentaje de violaciones bajó en más de un 27% en cinco años. Al mismo tiempo, las violaciones en el resto de ese estado aumentaron en un 19%.
Antes de ser ejecutado, el asesino en serie Ted Bundy declaró: "He vivido en prisión durante mucho tiempo y he conocido a muchos hombres motivados por la violencia, igual que yo. Y sin excepción, todos ellos estaban involucrados en la pornografía  sin duda, fueron grandemente influenciados y consumidos por su adicción a la pornografía".

La pornografía destruye vidas, familias, sociedades, naciones
Vino de un hogar cristiano y sólido. Sin embargo, desde niño comenzó a obtener revistas pornográficas de la bodega o de la farmacia local. Eso le estimuló el deseo hacia la literatura pornográfica de contenido más violento y gráfico. En su mente adulta, la sexualidad quedó atada a la violencia.
Esa es la primera parte de la historia de Ted Bundy. La segunda parte ha llegado a ser más conocida. Se trata de una historia de asesinatos en serie.
Bundy es el asesino que fue condenado por violar y matar a un sin número de niños. En 1989 fue ejecutado en el Estado de la Florida por el asesinato masoquista de Kimberly Leach, de 12 años de edad.
La obsesión de Bundy con la pornografía infantil fuerte y violenta se conoce menos (debido al temor) que sus horripilantes crímenes. Sin embargo, muchos sospechan que la primera y la segunda parte de las historia de Bundy están conectadas en una relación de causa y efecto. Es decir, el material pornográfico le preparó el camino.
Para los expertos y activistas, la historia de Bundy no es otra cosa que otro horripilante dato que forma parte de la creciente evidencia de que la pornografía tiene sus consecuencias. La cuestión más preocupante se centra en el impacto que tiene la pornografía fuerte en las mujeres y los niños. Ellos son, junto a sus matrimonios y familias respectivas, las víctimas más frecuentes de la pornografía. Víctimas reales como Kimberly Leach.
En una entrevista extraordinaria en la víspera de su ejecución, el hombre que confesó haberla asesinado, describió un perturbador cuadro del camino recorrido por él, cuyo comienzo había sido la pornografía. "Soy totalmente responsable de todas las cosas que he hecho," le dijo Bundy al psicólogo James Dobson. El Dr. Dobson dirige la organización Enfoque en la Familia y también fue miembro de la Comisión sobre la Pornografía de 1986 del Fiscal General de Estados Unidos. Bundy añadió que una vez que se hizo adicto a la pornografía, "seguía buscando materiales más potentes, más explícitos, más gráficos...Sigues queriendo algo que sea más fuerte, más fuerte, hasta que llegas a un punto donde la pornografía ya no da más". Y continuó: "Llegas al borde del abismo, donde comienzas a preguntarte si a lo mejor el hacerlo te va a dar aquello que está más allá de lo que estás viendo o leyendo".
Hay víctimas de la pornografía que han sobrevivido que dicen haber aprendido siniestras lecciones acerca de "aquello que está más allá de lo que estás leyendo".
Cada día, docenas de mujeres se ponen en contacto con "Basta Ya" ("Enough is Enough"), una organización secular no partidista de mujeres, dedicada a la erradicación de la pornografía fuerte. Algunas llaman para compartir sus experiencias de abuso sexual y violento. Otras cuentan cómo sus matrimonios han fracasado y sus familias han sido destrozadas.
Donna Hughes, portavoz de la organización, cuya sede está en Fairfax, Estado de Virginia, Estados Unidos, dijo que las imágenes pornográficas han invadido la intimidad de la vida marital. "Como nos contó una mujer, ‘Cuando mi esposo y yo usábamos la pornografía, sentía que ésta era su amante'. No era ella a quien él le respondía [sexualmente], sino a las mujeres de la pornografía," dijo Hughes. "La pornografía degrada a las mujeres y los niños, y ellos no son las únicas víctimas. Ha habido hombres que nos han llamado y nos han preguntado: ‘Soy adicto a la pornografía. ¿Dónde puedo encontrar ayuda?'."
A las activistas como Hughes les preocupa más la pornografía fuerte, también llamada obscenidad, que es ilegal y no está protegida por las leyes a favor de la libertad de expresión. Pero tampoco consideran inocua, sino todo lo contrario, el otro tipo de pornografía, la pornografía "suave", de las revistas Playboy y Penthouse.
"Playboy y Penthouse son la mariguana que lleva al ‘crack' y a la cocaína de la pornografía fuerte y de la pornografía infantil," dijo el Reverendo Jerry R. Kirk, presidente de la Coalición Nacional para la Protección de los Niños y las Familias (National Coalition of the Protection of Children & Families), con sede en Cincinnati, Estado de Ohio, Estados Unidos. La Comisión de 1986 del Fiscal General concluyó su estudio sobre la pornografía diciendo que "la pornografía no violenta estimula el deseo hacia formas violentas".
En 1987, el psicólogo P. E. Dietz y el abogado de asuntos criminales Alan Sears, examinaron 5.132 libros, revistas y películas que se vendían en librerías para adultos de tres ciudades distintas. Sus pesquisas dieron como resultado que menos del 5% de los materiales fuertes mostraban el acto sexual entre un hombre y una mujer. Más frecuentes eran los casos de "bestialidad, tortura, simulación de incesto, y cautiverio," dijeron los investigadores.
Según Hughes, la experiencia ha mostrado que conforme el material pornográfico se vuelve más fuerte y violento, así se vuelve el comportamiento. Dijo que su organización constantemente se entera de las víctimas de crímenes sexuales, que dan testimonio personal sobre el vínculo entre la pornografía y la violencia. "Cuando hablamos con las víctimas del abuso, nos dicen que la pornografía fue usada de forma habitual en el abuso contra ellas. Los que abusan sexualmente de los niños, muchas veces la usan para tratar de estimular a los niños, o graban vídeos del abuso sexual y usan ese material como pornografía infantil," dijo Hughes.
Pocos dudarían de que los que cometen abusos sexuales han utilizado la pornografía en la ejecución de sus crímenes. Sin embargo, hay algunos que todavía tienen una opinión benigna de la pornografía. La mayoría de las veces los defensores más ardientes de la libertad de expresión, tienden a considerar los materiales pornográficos como una forma inocua de diversión. Más aún, hay grupos a favor de las libertades civiles que alegan que la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que garantiza entre otras cosas la libertad de expresión, debe proteger una buena parte de lo que se considera pornografía fuerte.
Para los que luchan contra la pornografía, no existen los videntes inofensivos de "Bleed Little Girl Bleed" ("Sangra, niñita, sangra"), "Kiddie Killer" ("El asesino de niños") o "Little Boy Snuffed" ("El niñito asesinado"), películas que han sido enjuiciadas en años recientes. Esta convicción ha sido confirmada por un número de estudios que han surgido durante la última década y que resumimos a continuación:
-- Un panel del Congreso de Estados Unidos concluyó que la característica más predecible de los abusadores sexuales de niños es su obsesión con la pornografía infantil. "La pornografía infantil juega un papel central en los abusos sexuales de niños en Estados Unidos, sirviéndoles a los abusadores para ‘justificar' su conducta, asistiéndoles en la seducción de sus víctimas y proporcionándoles un medio para chantajear a los niños que han abusado sexualmente, para así lograr la exhibición de dichos abusos," dijo un informe de 1986 del Subcomité Permanente para la Investigación de la Pornografía Infantil y la Pedofilia del Congreso de Estados Unidos (U.S. Congress Permanent Subcommittee on Investigations of Child Pornography and Pedophilia).
-- El 86% de los violadores estudiados por investigadores canadienses en 1985, se describían a sí mismos como usuarios regulares de la pornografía. El 57% confensó haber imitado escenas pornográficas en la ejecución de sus crímenes, según el informe de la Universidad de Queens en Kingston, Estado de Ontario, Canadá.
-- Durante la entrevista que les hizo el FBI (Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos) en 1981, el 81% de los asesinos masoquistas en serie dijeron que la pornografía fuerte era su "mayor interés sexual". Uno de los entrevistados por el FBI era James Vachuska Jr, de Shreveport, Estado de Louisiana. Después de raptar y violar a una niña de 11 años, le inyectó aire en las venas con una jeringuilla vacía, lo cual es fatal. Luego arrojó el cuerpo desde un puente. Vachuska dijo que la idea se le ocurrió por una película pornográfica que vio.
Estos y otros estudios han ayudado al movimiento contra la pornografía a armarse. Los activistas, sin embargo, confiesan que nadie sabe con absoluta certeza si la pornografía fue lo que hizo que Bundy, o cualquiera de los otros, llevara a cabo sus crímenes.
El mismo Bundy, durante su última entrevista, puntualizó que mientras muchos han sido estimulados por la pornografía, pocos en comparación "han salido a la calle a hacer algo malo". A esto respondió el Dr. Dobson diciendo: "Las adicciones son así. Afectan más a unas personas que a otras. Pero existe un porcentaje de personas muy violentamente afectadas por la pornografía fuerte, y usted es evidentemente una de ellas".
Hughes explica la conexión de la siguiente manera: "Es como darle gasolina y fósforos a un pirómano. Este tipo de personas ya se siente inclinado a destruir. Y si usted le da los medios, eso lo puede llevar a sobrepasar los límites." De esa manera, continúa, la pornografía fuerte ha ayudado a echarle fuego a la epidemia de violencia en las familias norteamericanas y en la sociedad.
Quizás una de las lecciones más alarmantes de la historia de Bundy, es que una tragedia como esta le puede ocurrir a casi cualquier familia. A diferencia de otros que han cometido crímenes sexuales, no se sabe que Bundy haya sido abusado sexualmente de niño. Vino de una familia que oraba y permanecía unida, y que iba a la iglesia todas las semanas. Se desarrolló en lo que sus familiares y amigos consideraban un joven inteligente y normal. Inclusive, se ofreció como voluntario para una línea telefónica de emergencia para la prevención de suicidios.
Bundy, quien se convirtió al cristianismo durante la espera de su ejecución, expresó estos perturbadores pensamientos durante su entrevista final: "Creo que hay personas que necesitan reconocer que aquellos de nosotros que han sido tan influenciados por la violencia en los medios de comunicación, y en particular por la violencia pornográfica, no son, inherentemente, unos monstruos. Somos sus hijos, somos sus esposos. Y crecimos en familias normales. Y la pornografía puede alcanzar y arrebatarle un niño a cualquier hogar. Me arrebató a mí de mi hogar hace unos 20 ó 30 años atrás, a pesar de la diligencia de mis padres, y ellos sí eran diligentes en proteger a sus hijos. Y aunque el hogar sea un buen hogar cristiano (y nosotros sí tuvimos un maravilloso hogar cristiano), no hay protección contra los distintos tipos de influencia que andan sueltos en una sociedad que tolera [tal violencia]."
Nota: William Bole es escritor independiente y corresponsal de la costa este de Estados Unidos del periódico católico Our Sunday Visitor. Este artículo fue escrito para el número de octubre de 1995 de SFLI Newsletter, el boletín de la organización Internacional de Seminaristas pro vida en dicho país.

Pornografía y hedonismo por la web: violación de los derechos humanos


Las páginas web pornográficas agreden en serie la pantalla de su computadora, aún cuando usted indique con un "no", pues se le instalarán en el browser hasta que las quite. Los mercaderes de la suciedad moral que es la pornografía, están tratando de encontrar más adictos para llenar aún más sus bolsillos.
La sociedad es la que paga. Escasamente hay leyes que la prohíban. Y ninguna porno es inocua, ni la "leve". Crea parafilias que comienzan en la fantasía y van subiendo el tono en la imaginación y los sentidos, hasta buscar apagarse en el acto de violación y el crimen. Se pierde la racionalidad, se entorpecen las facultades superiores: la inteligencia, la voluntad, la capacidad de elegir el bien moral, dejándose la persona a la descontrolada fuerza del instinto para el apagamiento. Asesinos y violadores múltiples como Ted Bundy, Ray Bauer y otros, comenzaron con el vicio de la porno (1).
Hay páginas disfrazadas de "derechos humanos" que promueven pornografía y hedonismo. Una editorial española de porno de adultos denuncia la pedofilia y la porno infantil; no quiere competidores. Su anuncio en Internet engañó a organizaciones provida y a favor de la familia que la hicieron enlace. Los negociantes de porno, condones, píldoras y abortos promueven las parafilias y el hedonismo por internet, para vender. Los controladores de la población y sus asociados (FNUAP, UNESCO, UNICEF, IPPF, etc.) apoyan ese hedonismo con fondos millonarios. Se valen de textos y fotos atrayentes, aveces utilizando hasta personajes populares como una "Spice Girl" como su goodwill ambassador, como hizo la FNUAP y Marie Stopes International, desde Inglaterra, para engatusar a los menores con su página (2). Hay algunos que afirman ofrecer "educación sexual" de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica, pero incluyen en su sitio web textos explícitos y eróticos que conducen a los jóvenes al hedonismo, y se enlazan con organizaciones antivida, mezcladas con las católicas. ¡Tenga cuidado! Con el pretexto de "informar", invaden el ciberespacio con su caballo de Troya, para cautivar a los más susceptibles.
La castidad cristiana protege la dignidad del ser humano y las relaciones humanas auténticas (3). Y estos "educadores" no la enseñan por la creencia en el falso "derecho humano" a una "libre expresión" sin límites, en la cual incluyen los más indecentes textos, como si el perenne valor de la virtud moral fuera "anticuado" o quitara a la persona de su libertad. Los promotores de porno, condones, aborto, contraceptivos o "microabortivos" extienden promiscuidad, masturbación, homosexualidad e infecciones de transmisión sexual (ITS), y no respetan la vulnerabilidad característica de los adolescentes; la atacan directamente para sus fines y crean esclavos dependientes de ella. ¿A esto le llaman educación?
¿Qué pueden hacer los padres de familia ?
Los obispos estadounidenses en "Su familia y el ciberespacio" (4) tienen algunas sugerencias: la atmósfera de oración y valores cristianos compartidos en familia, la confianza de tratar abiertamente estas preocupaciones en familia; aplicar al ciberespacio lo que usted ordinariamente espera de sus hijos: saber a dónde van, preguntándoles con quién(es) se conecta(n) y cuándo "salen" al internet. Escúchelos cuando ellos comenten lo que han encontrado. Ponga la computadora en una zona común de la casa, no en un cuarto. Asegúrese de instalar filtros como CyberPatrol, Cybersitter, Net Nanny, Surfwatch, X-Stop (5). Si los padres no se preocupan por el internet, los niños pensarán que tampoco ellos necesitan preocuparse. Existe en la internet una cantidad impresionante de información sana; profundice junto a sus hijos en estos intereses. Anímelos a ver con sentido crítico lo que encuentren en la red; enfatice los sitios y materiales buenos; anímelos a que pregunten todo lo cuestionable o dudoso; adviértales de no dar información personal ni enviar fotos sin su autorización. Pídales que no llenen cuestionarios, ni respondan a contactos sospechosos o que pidan encuentros personales. Y si sus hijos le muestran algo inapropiado, prohíbaselo con amor, pero no tenga una reacción violenta porque podrían cohibirse de contarle las cosas (6). Es necesario que los padres se involucren, en lo que concierne al colegio, las bibliotecas, los medios de comunicación y las leyes civiles. Proteja a su familia cultivando las buenas relaciones y una vida familiar cristiana, donde los miembros conversan y rezan juntos; reúnase con otras familias y grupos que apoyen los verdaderos valores morales.
Esther M. Sousa es la Directora Ejecutiva Auxiliar de VHI y tiene jna maestría en teología del matrimonio y la familia del Instituto Juan Pablo II de Roma.
Notas: 1. Los dañinos efectos de la pornografía, B. Clowes, H.L.I . 2. LifeSite Daily News, oct. 24, 2001. 3. Lea acerca de la castidad y los jóvenes en la página de VHI. LifeSite Daily News, oct. 24, 2001. 4, 6. Your Family and Cyberspace, Conferencia Episcopal de EE.UU., junio 16, 2000, www.nccbuscc.org/comm.cyberspace.htm. 5. www.optenet.com ofrece filtros en América Latina y España.

La pornografía es peor de lo que se piensa


Introducción
La palabra "pornografía" viene del vocablo griego "pornographos", que significa "escrito acerca de las prostitutas". El diccionario la define como "escritos, fotografías, etc., con la intención de despertar el deseo sexual".
La Corte Suprema de Estados Unidos describe la "obscenidad", término legal, como "representaciones o descripciones obviamente ofensivas de los actos sexuales..." y como "la exhibición lasciva de los órganos sexuales" en particular.
Desde el punto de vista cristiano, todas las imágenes carnales son pornográficas. No creamos lo que dicen los que defienden la pornografía de que sólo la pornografía más fuerte (la que exhibe el acto sexual o la violencia), es dañina o ilegal. Un estudio demostró que la pornografía considerada "leve" (como las revistas indecentes) causa mas crímenes sexuales que la pornografía más fuerte. En algunos casos la ley en Estados Unidos ha condenado la revista pornográfica Penthouse.
Y no creamos tampoco el concepto de los católicos "modernos" que dicen que el desnudo con "buen gusto", según ellos, es "necesario" y puede ser presentado perfectamente en las películas de Hollywood. Desde 1930, los papas han insisitido en que Hollywood debe adherirse a un código de decencia para mantener la desnudez fuera de la pantalla. ¿Por qué? Porque la indecencia corrompe a la juventud. Lamentablemente, los líderes católicos y protestantes han dejado de apoyar los códigos de decencia desde los años 60, desatando un alud de corrupción.
Tu propia familia es el blanco de la pornografía
La pornografía prostituye el precioso don de la sexualidad humana: la capacidad que tienen los seres humanos (los esposos) de cooperar con Dios en la transmisión de la vida y de lograr que esa vida llegue a su destino último que es el Cielo. Los que promueven la pornografía la usan para obtener dinero, destruir la sociedad y promover la lascivia y la perversión.
La lujuria es uno de los pecados capitales. Jesús nos advirtió severamente de no mirar a otros con lujuria (Mateo 5:28). Llegar a obsesionarse con la sexualidad despierta la poderosa inclinación que tiene el hombre hacia la lujuria y lo convierte en su esclavo.
La pornografía ataca el centro de nuestro ser. Nuestra humanidad, nuestra sexualidad y nuestra espiritualidad dependen una de otra y como el hombre es y funciona como una unidad compuesta de cuerpo y alma, todo lo que hacemos y cada relación humana es sexuada en el sentido amplio de la palabra. Por consiguiente, la pornografía prostituye todo lo que hacemos y todas nuestras relaciones humanas.
La pornografía distorsiona el sentido moral del hombre y elimina toda ansia de religión y de valores espirituales. Convierte a los hombres en animales salvajes, corrompe a los hombres y a los niños, convierte a las mujeres y a los niños en víctimas de la lascivia, degrada la sexualidad humana, destruye los matrimonios, arruina los vecindarios, debilita la salud pública con enfermedades venéreas como el SIDA, deteriora la seguridad pública incitando a la violación sexual, al incesto y los asesinatos, y, por supuesto, causa que aumenten los impuestos.
Clinton es condescendiente con los "reyes" de la pornografía
Según el grupo anti-pornografía Morality in Media (Moral en las Comunicaciones), que fue fundado por el ya difunto sacerdote jesuita, el Padre Morton Hill, SJ, el crimen organizado está detrás de este negocio multimillonario de la obscenidad y la lujuria. ¿Sabía usted que la mayoría de los vídeos clasificados XXX en las tiendas de su vecindario son controlados por la mafia?
En su campaña de 1992, Bill Clinton prometió una fuerte actuación federal en pro de las leyes contra la obscenidad por parte del Departamento de Justicia, y en particular por parte de la sección de Explotación y Obscenidad en la Niñez. Sin embargo, el gobierno de Clinton y Gore ha casi paralizado toda acción federal contra los "reyes" de la pornografía.
Pero no es sólo el deseo de lucro lo que mueve a la gente a producir tanta porquería, aunque ese es un factor muy importante. Los revolucionarios con frecuencia usan tambien la pornografía como un arma para socavar la sociedad, la nación y la religión. Lenin, el fundador del comunismo en Rusia, se expresaba así: "Si deseas destruir una nación, destruye su moral y esta caerá en tu regazo como una manzana madura".
Cuando viajé detrás de la ex Cortina de Hierro, me di cuenta de que había muy poca o quizá ninguna pornografía, excepto entre turistas en lugares exclusivos. Sin embargo, los comunistas imprimieron toneladas de ella para infectar el mundo occidental, conociendo el funesto efecto que la misma tiene en nuestras sociedades.
Las películas pornográficas del Dr. Alfred Kinsey, el famoso mal llamado "científico" de la sexualidad, y su ideología sobre la sexualidad son la base de casi toda la "educación" sexual inmoral que se imparte en las escuelas hoy en día. Kinsey era un militante anti-cristiano que soñó con revolucionar a Estados Unidos a través de la sexualidad, y lo consiguió. Kinsey apoyaba la pornografia, la coleccionaba, la usaba y hasta llegó a producir películas ponográficas en su propia casa utilizando a sus propios familiares. (Véase elNew Yorker de agosto-septiembre de 1997.)
La producción a gran escala de la pornografía, la prostitución, el aborto y la destrucción a gran escala de la integridad moral de los niños en las escuelas por medio de la "educación" sexual pornografica, son los medios revolucionarios que se usan para propagar el caos sexual en la sociedad.
Los enemigos de Dios conocen muy bien ese caos sexual y saben que es una forma segura de arrancar la idea de Dios de la mente del hombre. Según el estudio de la Dra. Judith Reisman, el uso de la pornografia realmente causa cambios en el cerebro. Los promotores de la pornografía y la perversión sexual son maestros de la peor clase en cuanto a ensuciar el cerebro se refiere.
La pornografía destruye vidas
La obsesión con la sexualidad destruye la responsabilidad personal. Los que abusan de la sexualidad pierden la capacidad de asumir un compromiso individual. No son capaces de mantener un buen matrimonio y no pueden ser buenos ciudadadanos.
Necesitamos controlar el poderoso apetito sexual desde la infancia. La virtud de la castidad es esencial para una verdadera relación social, porque la pornografía ataca la estructura psico-social de la personalidad humana.
Dios nos hizo seres sexuados, en la más amplia extensión de la palabra. Todo lo que hacemos tiene la impronta de nuestra sexualidad, todo se relaciona con la sexualidad. En otras palabras, el ser humano es sexual no solo físicamente, sino psicológica y espiritualmente también. Por ello es que cuando la sexualidad se ve afectada por la pornografía toda la persona humana se ve afectada.
De ello surge lo importante que es saber controlar nuestra sexualidad y encaminarla hacia el fin para el cual Dios la creó: transmitir la vida y expresar el amor en el matrimonio o entregársela a Dios para sublimar su energía al servicio de Dios y del prójimo en la virginidad por el Reino de Dios.
La Biblia afirma que nuestra naturaleza está inclinada al mal por causa del pecado original y la pornografía afecta el área de nuestra personalidad en la cual somos muy débiles. Hay 10 mandamientos, no sólo uno, pero el hombre o la mujer que abusa de la sexualidad simplemente no puede ser una persona amorosa y creativa y seguramente tampoco puede ser una persona feliz.
Oímos muchas opiniones acerca de la explosión demográfica, pero nada sobre la explosión sexual, que es lo que está destruyendo a las personas, a la familia, a la Iglesia y a la sociedad. Hay una gran cantidad de actividad sexual, pero poca transmisión de la vida humana, pues son pocos los nacimientos en relación con dicha actividad sexual debido a los males del aborto, la anticoncepción y la esterilización. Sin embargo los bebés son el futuro de una nación. Todo esto escapa a la vista de una sociedad paganizada, ciega en la búsqueda del placer. Como dijo Chesterton: "El control de los nacimientos significa falta de control sexual y falta de nacimientos."
Podemos luchar contra la pornografía
El hombre es un animal racional con un destino mas allá de este mundo. Los animales obedecen a Dios siguiendo sus instintos. Pero el hombre está dotado de inteligencia y por tanto tiene la posibilidad de abusar de sus instintos animales y de vivir a un nivel aún más bajo que los animales. Y esto es lo que la mayor parte del mundo occidental está haciendo hoy. Pero la experiencia demuestra que las personas con determinación pueden erradicar la pornografía de sus comunidades.
Rece, por favor, para que termine la plaga de la pornografía. Infórmese sobre este grave problema. Diríjase a su policía local en busca de ayuda. Elija a gobernantes que luchen contra la obscenidad. Únase a otros para luchar contra la obscenidad en las revistas, en los vídeos y en la "educación" sexual inmoral. Escriba a su periódico local. Promueva la castidad y la modestia entre los jóvenes, y también entre los menos jóvenes.
Como dijo el Padre Hill: "Nunca se desanime. ¡Dios nos dará los frutos!"
El Padre Paul Marx, OSB, PhD, actualmente retirado, es el fundador de Human Life International, de la cual Vida Humana Internacional es su Sección Hispana. Human Life International (HLI) fue fundada en 1981 y es la organización católica más grande del mundo dedicada a la defensa de la vida humana y la familia, con más de 80 oficinas en 5 continentes. HLI realiza su labor en total fidelidad al Magisterio de la Iglesia Católica, por medio de la oración, el servicio al prójimo y la educación Diríjase (en inglés) a: Human Life International (HLI), 4 Family Life Lane, Front Royal, Virginia 22630-6453 USA. Tels. 1 (800) 549-5433, (540) 635-7884. Fax: (540) 636-7363. Email: hli@hli.org Página web.http://www.hli.org. Para concertar una cita para una entrevista por radio o televisión, llame a Jason Jones al (540) 622-5274.

Lo que dice la Biblia sobre la pornografía


Proverbios 6:25
"No permitas que su belleza encienda tu pasión; ¡no te dejes atrapar por sus miradas!" [Refiriéndose a las prostitutas.]
Mateo 5:28
"...yo les digo que cualquiera que mira con deseo a una mujer, ya cometió adulterio con ella en su corazón".
Marcos 7:21
"Porque de adentro, es decir, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los asesinatos..."
Romanos 13:13
"Actuemos con decencia, como en pleno día. No andemos en borracheras y banquetes ruidosos, ni en inmoralidades y vicios, ni en discordias y envidias."
1 Corintios 6:18
"Huyan, pues, de la inmoralidad sexual. Cualquier otro pecado que una persona comete, no afecta a su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo."
Gálatas 5:19
"Es fácil ver lo que hacen quienes siguen los malos deseos: cometen inmoralidades sexuales, hacen cosas impuras y viciosas..."
Efesios 5:3
"Ustedes, que pertenecen al pueblo de Dios, no deben ni siquiera hablar de la inmoralidad sexual ni de ninguna otra clase de impureza o avaricia."
Colosenses 3:5
"Hagan, pues, morir todo lo que de terrenal hay en ustedes: que nadie cometa inmoralidades sexuales, ni haga cosas impuras, ni siga sus pasiones y malos deseos..."
1 Tesalonicenses 4:3
"Lo que Dios quiere es que ustedes vivan consagrados a Él, que nadie cometa inmoralidades sexuales..."
Judas 4
"Porque por medio de engaños se han infiltrado ciertas personas a quienes las Escrituras ya habían señalado desde hace mucho tiempo para la condenación. Son hombres malvados, que toman la bondad de nuestro Dios como pretexto para una vida desenfrenada, y niegan a nuestro único Dueño y Señor, Jesucristo."

Pornografía y violencia en las comunicaciones sociales. Una respuesta pastoral


Introducción
1. En el curso de estos últimos años ha tenido lugar una revolución mundial en el modo de percibir los valores morales, seguida de cambios profundos en la manera de pensar y actuar de la gente. Los medios de comunicación social han tenido y continúan teniendo un importante papel en este proceso de transformación individual y social, en la medida que introducen y reflejan nuevas actitudes y estilos de vida 1.
2. Algunos de estos cambios han resultado positivos. Hoy, como ha afirmado recientemente el Papa Juan Pablo II, "la primera nota positiva consiste en que muchos hombres y mujeres tienen plena conciencia de su dignidad y de la de todo ser humano... Al propio tiempo, en un mundo dividido y trastornado por conflictos de todo tipo, va creciendo la convicción de una interdependencia radical y, por consiguiente, la necesidad de una solidaridad humana que la asuma y la traduzca en el plano moral" 2. Las comunicaciones sociales han contribuído mucho a que se den estos cambios.
3. Pero muchos de estos cambios han sido negativos. Al lado de los abusos de siempre se están dando nuevas violaciones de la dignidad humana y de los valores e ideales cristianos. Y aquí también las comunicaciones sociales tienen su parte de responsabilidad.
4. Si bien es cierto que estos medios -- como afirma el Concilio Vaticano II -- "prestan grandes servicios al género humano", lo es igualmente que "pueden ser utilizados contra los designios del Creador y convertidos en instrumentos del mal" 3.
5. Uno de los fenómenos alarmantes de estos años ha sido la creciente difusión de la pornografía y la generalización de la violencia en los medios de comunicación social. Libros y revistas, cine y teatro, televisión y videocassettes, espacios publicitarios y las propias telecomunicaciones, muestran frecuentemente comportamientos violentos o de sexualidad permisiva que casi llegan al umbral de la pornografía y que son moralmente inaceptables.
6. La pornografía y la exaltación de la violencia son viejas realidades de la condición humana que evidencian la componente más turbia de la naturaleza humana, dañada por el pecado. Durante el último cuarto de siglo han adquirido una amplitud nueva y han pasado a constituir un serio problema social. Mientras crece la confusión respecto de las normas morales, las comunicaciones han hecho la pornografía y la violencia accesibles al gran público, incluidos niños y jóvenes. Este problema, que quedaba confinado antes en el ámbito de los países ricos, ha comenzado, con la comunicación moderna, a corromper los valores morales de las naciones en vías de desarrollo.
7. Los medios de comunicación social pueden ser a la vez eficaces instrumentos de unidad y comprensión mutua y trasmisores de una visión deformada de la vida, de la familia, de la religión y de la moralidad -- según una interpretación que no respeta la auténtica dignidad ni el destino de la persona humana -- 4. En particular, los responsables familiares de muchas regiones del mundo han expresado una compresible preocupación respecto de los filmes, videocassettes y programas de televisión que sus hijos están en condiciones de ver, así como grabaciones que pueden oír y publicaciones que pueden leer. Y se niegan a que los valores morales inculcados en el hogar queden destruidos por producciones rechazables, en todas partes de fácil acceso gracias a estos medios.
8. Se trata de ilustrar en este documento los efectos más graves de la pornografía y la violencia en el individuo y en la sociedad, así como señalar las causas principales del problema tal como se plantea hoy. Por último se tratará de indicar los pasos necesarios que han de dar los comunicadores profesionales, los padres y educadores, la juventud y el público en general, las autoridades civiles y eclesiásticas, las organizaciones privadas y religiosas, para poner el remedio necesario.
Efectos de la pornografía y la violencia
9. La experiencia cotidiana confirma los estudios realizados en el mundo entero acerca de las consecuencias negativas de la pornografía y de las escenas de violencia que transmiten los medios de comunicación social 5. Se entiende por pornografía, en este contexto, la violación merced al uso de las técnicas audiovisuales, del derecho a la privacidad del cuerpo humano en su naturaleza masculina y femenina, una violación que reduce la persona humana y el cuerpo humano a un objeto anónimo destinado a una mala utilización con la intención de obtener una gratificación concupiscente. La violencia, en este contexto, puede ser entendida como la presentación destinada a excitar instintos humanos fundamentales hacia actos contrarios a la dignidad de la persona, y que describe una fuerza física intensa ejercida de manera profundamente ofensiva y a menudo pasional. Los especialistas a veces no están de acuerdo sobre el impacto de este fenómeno y sobre el modo en que afecta a los individuos y los grupos aquejados por el mismo, pero las líneas maestras de la cuestión parecen claras, limpias e inquietantes.
10. Nadie puede considerarse inmune a los efectos degradantes de la pornografía y la violencia, o a salvo de la erosión causada por los que actúan bajo su influencia. Los niños y los jóvenes son especialmente vulnerables y expuestos a ser víctimas. La pornografía y la violencia sádica deprecian la sexualidad, pervierten las relaciones humanas, explotan los individuos -- especialmente las mujeres y los niños --, destruyen el matrimonio y la vida familiar, inspiran actitudes antisociales y debilitan la fibra moral de la sociedad.
11. Es evidente que uno de los efectos de la pornografía es el pecado. La participación voluntaria en la producción y en la difusión de estos productos nocivos ha de ser considerada como un serio mal moral. Además, esta producción y difusión no podría tener lugar si no existiera una demanda. Así, pues, quienes hacen uso de estos productos no sólo se perjudican a sí mismos, sino que también contribuyen a la promoción de un comercio nefasto.
12. Una exposición frecuente de los niños a la violencia en las comunicaciones sociales puede resultar turbadora para ellos, al ser todavía incapaces de distinguir claramente la fantasía de la realidad.
Además, la violencia sádica en estos medios puede condicionar a las personas impresionables, sobre todo a los jóvenes, hasta el punto de que la lleguen a considerar normal, aceptable y digna de ser imitada.
13. Se ha dicho que puede haber una vinculación psicológica entre la pornografía y la violencia sádica. Una cierta pornografía ya es abiertamente violenta en su contenido y expresión. Quienes ven, escuchan o leen un material así corren el riesgo de introducirlo en el propio comportamiento. Acaban perdiendo el respeto hacia los demás, en cuanto hijos de Dios y hermanos y hermanas de la misma familia humana. Una vinculación tal entre pornografía y violencia sádica tiene especiales implicaciones para quienes están afectados de ciertas enfermedades mentales.
14. También la llamada pornografía blanda ("soft core") puede paralizar progresivamente la sensibilidad, ahogando gradualmente el sentido moral de los individuos hasta el punto de hacerles moral y personalmente indiferentes a los derechos y a la dignidad de los demás.
La pornografía -- como la droga -- puede crear dependencia y empujar a la búsqueda de un material cada vez más excitante ("hard core") y perverso. La probabilidad de adoptar comportamientos antisociales crecerá en la medida que se vaya dando este proceso.
15. La pornografía favorece insalubres preocupaciones en los terrenos de la imaginación y el comportamiento. Puede interferir en el desarrollo moral de la persona y en la maduración de las relaciones humanas sanas y adultas, especialmente en el matrimonio y en la familia, que exigen confianza recíproca y actitudes e intenciones de explícita integridad moral.
16. La pornografía, además, cuestiona el carácter familiar de la sexualidad humana auténtica. En la medida en que la sexualidad se considere como una búsqueda frenética del placer individual, más que como una expresión perdurable del amor en el matrimonio, la pornografía aparecerá como un factor capaz de minar la vida familiar en su totalidad.
17. En el peor de los casos, la pornografía puede actuar como agente de incitación o de reforzamiento, un cómplice indirecto, en agresiones sexuales graves y peligrosas, tales como la pedofilia, los secuestros y asesinatos.
18. Una de las consecuencias fundamentales de la pornografía y de la violencia es el menosprecio de los demás, al considerarles como objetos en vez de personas. La pornografía y la violencia suprimen la ternura y la compasión para dejar su espacio a la indiferencia, cuando no a la brutalidad.
Causas del problema
19. Uno de los motivos básicos de la difusión de la pornografía y de la violencia sádica, en el ámbito de los medios de comunicación, parece ser la propagación de una moral permisiva, basada en la búsqueda de la satisfacción individual a todo coste. Un nihilismo moral de la desesperación se añade a ello, que acaba haciendo del placer la sola felicidad accesible a la persona humana.
20. Un cierto número de causas más inmediatas contribuyen ulteriormente a la escalada de la pornografía y la violencia en los media. Entre éstas cabe citar:
  • el beneficio económico. La pornografía es una industria lucrativa. Algunos sectores de la industria de las comunicaciones han sucumbido trágicamente a la tentación de explotar la debilidad humana, especialmente la de los jóvenes y la de las mentes impresionables, para obtener provecho de producciones pornográficas y violentas. Esta industria pornográfica, en algunas sociedades, resulta lucrativa hasta el punto de que se ha vinculado al crimen organizado;
  • falsos argumentos libertarios. La libertad de expresión exige, según algunos, la tolerancia hacia la pornografía, aún al precio de la salud moral de los jóvenes y del derecho a la intimidad, así como un ambiente de pública decencia. Algunos, también erróneamente, afirman que el mejor medio de combatir la pornografía consiste en legalizarla. Estos argumentos son a veces propuestos por grupos minoritarios que no se suman a los criterios morales de la mayoría y que se olvidan de que a cada derecho corresponde una responsabilidad. El derecho a la libertad de expresión no es un absoluto. La responsabilidad pública de promover el bien moral de los jóvenes, de garantizar el respeto de las mujeres, de la vida privada y de la decencia pública muestra claramente que la libertad no puede equipararse al libertinaje;
  • la ausencia de leyes cuidadosamente preparadas o su no aplicación, para la protección del bien común, en particular de la moralidad de los jóvenes;
  • confusión y apatía por parte de muchos, incluso miembros de la comunidad religiosa, los cuales se consideran erróneamente a sí mismos extraños a la problemática de la pornografía y de la violencia en los media, o sin posibilidades de contribuir a la solución del problema.
Respuestas al problema
21. La propagación de la pornografía y de la violencia a través de los medios de comunicación social es una ofensa a los individuos y a la sociedad y plantea un problema urgente que exige respuestas realistas por parte de las personas y los grupos. El legítimo derecho a la libertad de expresión y al intercambio libre de información ha de ser protegido. Al mismo tiempo, hay que salvaguardar el derecho de los individuos, de las familias y de la sociedad a la vida privada, a la decencia pública y a la protección de los valores esenciales de la vida.
22. Se hará referencia a siete sectores con especiales deberes en la materia: profesionales de la comunicación, padres, educadores, juventud, público en general, autoridades públicas e Iglesia y grupos religiosos.
23. PROFESIONALES DE LA COMUNICACIÓN. Sería desleal sugerir que todos los medios y todos los comunicadores están implicados en este negocio nocivo. Son muchos los comunicadores que se distinguen por sus cualidades personales y profesionales. Tratan de asumir su responsabilidad aplicando con fidelidad las normas morales y les anima un gran deseo de servicio al bien común. Se merecen nuestra admiración y estímulo, especialmente los que se dedican a la creación de sanos esparcimientos familiares.
Se invita encarecidamente a estos comunicadores a unirse para la elaboración y aplicación de códigos éticos en materia de comunicación social y publicidad, inspirados en el bien común y orientados al desarrollo integral del hombre. Estos códigos se hacen especialmente necesarios en el contexto de la televisión, que permite que las imágenes entren en los hogares, allí donde los niños se encuentran a su aire y sin vigilancia. El autocontrol es siempre el mejor control, así como la autodisciplina, en el seno de los propios medios, es la primera y más deseable de las líneas de defensa contra quienes buscan provecho mediante la producción de programas pornográficos y violentos que envilecen los medios de comunicación y corrompen la sociedad misma.
Se urge vivamente a los comunicadores a que, también a través de estos medios, hagan conocer las medidas necesarias que pongan un dique a la marea de la pornografía y de la exaltación de la violencia en la sociedad.
24. PADRES. Se invita a los padres a que multipliquen sus esfuerzos en orden a una completa formación moral de niños y jóvenes. La cual supone una educación en favor de una actitud sana hacia la sexualidad humana, basada en el respeto a la dignidad de la persona como hija de Dios, en la virtud de la castidad y en la práctica de la autodisciplina. Una vida familiar equilibrada, en la que los padres sean fieles practicantes y totalmente entregados el uno al otro y a sus hijos, constituirá la escuela ideal para la formación a los sanos valores morales.
Los niños y jóvenes de nuestro tiempo necesitan la educación que les permita discernir los programas y madurar en su condición de usuarios responsables de la comunicación. El ejemplo de los padres es determinante en esta materia. La pasividad o autoindulgencia de cara a ciertos programas será la fuente de malentendidos perjudiciales para la juventud. Hay que dar especial importancia -- para el bien de los jóvenes -- al ejemplo de los padres en lo que concierne a la autenticidad de su amor y a la ternura que sepan manifestar en su vida matrimonial; así como a su disponibilidad a discutir con los hijos las cuestiones de interés, en una atmósfera amable y afectuosa.
25. EDUCADORES. Los principales colaboradores de los padres, en la formación moral de los jóvenes, son los educadores. Las escuelas y los programas educativos han de promover e inculcar los valores éticos y sociales, de cara a garantizar la unidad y el sano desarrollo de la familia y de la sociedad.
Los programas de mayor valor serán, en el contexto educativo, aquellos que formen a los jóvenes a una actitud crítica y a una capacidad de discernimiento en el uso de la televisión, de la radio y de los otros medios de comunicación social. De este modo los jóvenes serán también capaces de resistir a las manipulaciones y sabrán luchar contra los hábitos meramente pasivos en la escucha y visión de estos medios.
Hay que subrayar la importancia de que las escuelas sepan poner de relieve el respeto a la persona humana, el valor de la vida familiar y la importancia de la integridad moral personal.
26. JÓVENES. Los jóvenes contribuirán a poner muros al avance de la pornografía y la violencia en los media si saben responder, positivamente, a las iniciativas de sus padres y educadores y asumir sus responsabilidades en lo que reclama capacidad de decisión moral, así como en la elección de sus diversiones.
27. EL PÚBLICO. El público en general debe también hacer oír su voz. Los ciudadanos -- incluidos los jóvenes -- tienen la tarea de expresar individual y colectivamente su punto de vista respecto a productores, intereses comerciales y autoridades civiles. Se hace urgente mantener un diálogo continuado entre los comunicadores y los representantes del público, a fin de que quienes actúan en las comunicaciones sociales estén al corriente de las exigencias reales e intereses de los usuarios.
28. AUTORIDAD PÚBLICA. Los legisladores, los encargados de la administración del Estado y de la justicia están llamados a dar una respuesta al problema de la pornografía y de la violencia sádica difundidas por los medios de comunicación. Se han de promulgar leyes sanas, se han de clarificar las ambiguas y se han de reforzar las leyes que ya existen.
Dadas las implicaciones internacionales que presentan la producción y distribución de material pornográfico, hay que actuar a nivel regional, continental e internacional de cara a controlar con éxito este insidioso tráfico. Quienes han tomado ya iniciativas de este tipo merecen todo nuestro apoyo y estímulo 7.
Las leyes y los agentes de la ley tienen el deber sagrado de proteger el bien común, especialmente el que concierne a la juventud y a los miembros más vulnerables de la comunidad.
Ya hemos señalado algunos de los efectos negativos de la pornografía y la violencia. Cabe sacar también la conclusión de que se pone en tela de juicio y amenaza el bien común especialmente cuando este material se produce, expone y distribuye sin restricciones ni reglamentos.
La autoridad civil está obligada a emprender una rápida acción de cara al problema, allí donde exista, y a emanar criterios preventivos en donde la cuestión comience a plantearse o todavía no haya llegado a ser angustiosa y urgente.
29. IGLESIA Y GRUPOS RELIGIOSOS. La primera responsabilidad de la Iglesia consiste en la enseñanza constante y clara de la fe y, asimismo, de la verdad moral objetiva, incluidas aquellas verdades referentes a la moral sexual. Una era de permisividad y de confusión moral como la nuestra pide que la voz de la Iglesia sea profética, lo que la hará aparecer a menudo como signo de contradicción.
La llamada "ética" de la gratificación individual inmediata se opone fundamentalmente a la realización plena e integral de la persona humana. La educación a la vida familiar y a la inserción responsable en la vida social exige la formación a la castidad y la autodisciplina. La pornografía y la violencia generalizada tienden a ofuscar la imagen divina en cada persona humana, debilitan el matrimonio y la vida familiar y dañan gravemente a los individuos y a la sociedad.
En donde sea posible, la Iglesia está llamada a colaborar con otras Iglesias cristianas, comunidades y grupos religiosos a fin de enseñar y promover este mensaje. Debe igualmente empeñar a sus personas e instituciones en una acción formativa al uso de los medios de comunicación social y su papel en la vida individual y social. En este campo los padres merecen una asistencia y atención especial.
Por estos motivos, la formación a la comunicación debiera ser parte de los programas educativos de las escuelas católicas y de otras iniciativas educativas de la Iglesia, así como en la formación en los seminarios 8. Cabe decir lo mismo para los programas de formación de religiosos y religiosas y de los miembros de los institutos seculares, así como para la formación permanente del clero y la catequesis parroquial de jóvenes y adultos. Tanto sacerdotes como religiosos y religiosas que trabajan en la educación pastoral debieran comenzar por ellos mismos dando ejemplo de discernimiento en medios escritos y audiovisuales.
30. Por último, una actitud de pura restricción o de censura por parte de la Iglesia de cara a estos medios no resulta suficiente. La Iglesia también tiene que iniciar un diálogo continuo con los comunicadores conscientes de sus responsabilidades. Debe animarles y sostenerles en su misión allí donde sea posible y deseable. Los comunicadores católicos y sus organizaciones, con sus perspectivas y experiencias propias, están llamados a jugar un papel decisivo en tales conversaciones.
31. La crítica y las organizaciones católicas, al evaluar concienzudamente las producciones y publicaciones en función de criterios morales claros y substanciales, ofrecen una valiosa asistencia a los profesionales de la comunicación y a las familias. Asimismo, las orientaciones que ofrecen los documentos ya existentes sobre comunicación social -- incluidas las recientes tomas de posición de numerosos obispos sobre la pornografía y la violencia -- merecen ser cuidadosamente estudiadas y objeto de aplicación sistemática.
32. El presente documento quiere ser una respuesta a las preocupaciones ampliamente expresadas por familias y pastores de la Iglesia, a quienes se invita a una reflexión -- de carácter ético y práctico -- cada vez más amplia acerda del problema de la pornografía y la violencia en los medios de comunicación social. Al tiempo que se anima a todos a poner en práctica la advertencia de San Pablo: "No te dejes vencer por el mal; antes bien, vence el mal con el bien" (Rom 12:21).
Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales.
Ciudad del Vaticano, 7 de mayo de 1989
XXIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

JOHN P. FOLEY
Presidente
 Mons. PIERFRANCO PASTORE
Secretario
 Notas: 1. Communio et progressio, 22. 2. Sollicitudo rei socialis, 26. 3. Inter mirifica, 2a. 4. Familiaris consortio, 76; cf. Mensaje de Juan Pablo II para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 1 de mayo de 1980. 5. Entre ellos cabe citar: 1) Il Rapporto Longford sulla Pornografia (título original, Pornography: The Longford Report), Ricerche Musia, Milán (Italia), 1978; 2) Final Report of the Attorney General's Commission on Pornography, Rutledge Hill Press, Nashville, Tennessee (U.S.A.), 1986; 3) ISPES (Istituto di Studi Politici, Economici e Sociali), I e II Rapporto sulla Pornografia in Italia, Roma (Italia), 1986 y 1988. 6. Communio et progressio, 67. 7. La CEE (Comunidad Económica Europea), el Consejo de Europa y la UNESCO, entre otras organizaciones, están actuando en este sentido. (Nota de Vida Humana Internacional: Lamentablemente la UNESCO se ha involucrado en la promoción de una "educación" sexual permisiva y hedonista que contradice lo enseñado en este documento. Vida Humana Internacional también expresa reservas con respecto a las otras dos organizaciones citadas en esta nota.) 8. Cf. CONGREGACIÓN PARA LA EDUCACIÓN CATÓLICA, Orientaciones para la formación de los futuros sacerdotes en los medios de comunicación social, Ciudad del Vaticano, 1986.
Publicado por Human Life International - Vida Humana Internacional © 1998. Se permite la reproducción total o parcial de este escrito con fines no lucrativos y con la autorización de Vida Humana Internacional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario